lope garcia de salazar

Sitio de genealogía e historia familiar


Deja un comentario

El Mayorazgo de Terreros

Este documento judicial es una copia encontrada en un pleito consultado de un documento digitalizado, que se conserva en el Archivo de la Chancillería de Valladolid. Los encabezamientos son un añadido realizado para la comodidad del lector, ya que el texto original lo registra todo de corrido, sin hacer distinciones de párrafo o de secciones.

Este documento es inédito pues recoge un testamento del siglo XV, el testamento más antiguo que conozco hasta la fecha, y la fundación de un mayorazgo en texto manuscrito más antiguo hasta ahora, aunque se trate de una copia efectuada un siglo después. Descibe someramente los bienes que los incluye como la Casa Torre, la Ferrería, los molinos y otros bienes inmuebles.

También tiene interés en cuanto a la genealogía, pues se citan a cinco hijos del matrimonio, incluyendo el heredero del mayorazgo y a un sobrino, cuyas identidades salen ahora a la luz.

Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 1296 nº 16 (1574).

(f. 6v.)

Pedimento

Yo el liçençiado Soto de Salazar teniente general en las En / cartaziones fago saber a vos Juan de Urrutia / de Llantada escrivano de Su Magestad vezuno del conçejo de Çalla / en como ante mi paresçio presente Don Antonio de Te / rreros Galindez y en el punto que trata con los herederos / de Maria Ochoa de Urrutia muger que fue de Pedro de Villa / y Françisco de la Quadra vezino de Balmaseda y los herederos / de Yñigo de Avellaneda (…) me hizo rrelazion / que avia pasado un testa / mento que abia otorgado / Ochoa de Terreros de Suº / en presençia de Sancho / Hortiz de Urrutia / vuestro visabuelo es / crivano que fue de Su Magestad y del numero del conçejo de Çalla / (…) y queste dicho testamento y rregistros del dicho / Sancho Hurtiz estavan (…) y tenia neze / sidad de un traslado del dicho testamento ser en guarda de su derecho / en el punto que tratava con los susodichos me pidio nos / mandase entrasedes en los dichos rregistros e bus / case el dicho testamento e buscado se le diese del / sacado en linpio y pidio justiçia y por mi visto su / pedimento e relaçion os mando que dentro de (…) / en los dichos rregistros y allado el dicho testamento le / saquedes en linpio y delo sinado en forma / al dicho Antonio Galindez para que le presente en el dicho punto para en guarda / de su derecho con que sea noteficado a Diego de Capitillo / como a parte que dize mostrarse por los hijos y herederos / de Maria Ochoa de Urrutia dentro de tres dias por ver / sacar y corregir el dicho testamento lo qual dio que man / dava al dicho Juan de Urrutia saque el dicho traslado del dicho / testamento (…) dentro de tres dias allan / doleen sus registros so pena de dos mill maravedies / para la camara de Su Magestas fecho en Avellaneda de las En / cartaziones a veinte dias del mes de junio año / del Señor de mill e quinientos e setenta e tres el liçençiado Soto de Salaçar por mandado de Señor Sancho de / las Heras.

Notificación

Este dicho dia y mes susodichos en el / dicho lugar de Avellaneda dyo Sancho de las / Heras escrivano de Su Magestad de pedimento del dicho / Don Antonio Galindez de Terreros notefyque este / mandamiento en su persona al dicho Juan de Urrutia escrivano / el qual dijo que lo oya y que entraria en / sus rregistros y allando el dicho testamento y code / zilo lo saque. Testigos Diego de Ahedo y Pedro Miguel escrivano / de las Encartaziones Sancho de las Heras // (f. 7r.)

Notificación

En Avellaneda este dicho dias mes e año desta / otra parte contenido yo Sancho de las Heras escrivano notefique / del dicho pedimento del dicho Don Antonio Galindez / este mandamiento en su persona a Diego de Capitillo el qual / dijo que lo oya. Testigos el Bachiller Montaño / e Bernardo de Capetillo.

Pedimento

En la Audiençia de Avella / neda de las Encartaziones a veinte e tres dias / del mes de junio año del Señor / de mill e quinientes y setenta e tres años / ante el muy magnifico Martin Ruiz / de Bonieche teniente general en las dichas / Encartaziones por ausençia del muy magnifico Señor Liçençiado / Soto de Salazar teniente general en las Encartaziones / y en presençia de mi Sancho de las Heras escrivano de Su / Magestad y testigos paresçio presente Don Antonio de Terreros Ga / lindez e dijo que por quanto por su pedimento le a / via sido mandado a Juan de Urrutia escrivano le diese un traslado / de un testamento de Ochoa Galindez de Terreros / y Doña Teresa Gomez de Zamudio y estava / en su presençia el dicho testamento que lo avia pasado ante San / cho Urtiz de Urrutia su bisabuelo escribano y no lo / abia querido hazer pidio a Su Merçed le apre / miase que se le diese el dicho traslado sinado para en guarda / de su derecho y en todo dijo que pedia justiçia y por el Señor / Teniente bisto lo susodicho dijo que mandava e mando al dicho / Juan de Urrutia escribano por segunda bez que dentro / tres dias de al dicho Don Antonio Galindez el traslado / del dicho testamento para que les (…) que es / tava en su poder so pena de dos mill mara para la camara / de Su Magestad e de yntereses de costas de la parte / Testigos Pedro Gsº e Pedro de Traslaviña. Escrivanos Martin / Rruiz Sancho de las Heras.

Notificación

En el lugar de Ave / llaneda este dicho dia mes e año susodicho des / pues de lo susodicho yo Sancho de las Heras / escrivano de Su Magestad de pedimento de Don Antonio note / fique este mandamiento del dicho Señor Teniente en su persona / al dicho Juan de Urrutia escrivano el qual dijo / que el tenia el dicho testamento y que pagado (…) / estava presto y zierto de hazerlo y por el Señor Teniente / le hera el mandado y firmolo de ante testigos Diego de Hahedo / escrivano y Catalina de las Suº vezinos de Salzedo Juan de Urrutia Sancho de las Heras.

Notificación

E despues / de lo susodicho este dicho dia mes e año susodichos // (f. 7v.) en el lugar de Avellaneda yo Sancho de las / Heras escrivano de pedimento del dicho Don Antonio de Te / rreros notefique a Pedro de Capetillo procurador que se dijo / ser de Juan de la Herrera y Françisco de la Herrera y Mençia / de la Herrera hijos de Juan de la Herrera Terreros y de / Maria Saez de Barrenola que dentro de segundo dia / baya como tal curador a ver sacar y corregir / a casa del dicho Juan de Urrutia escribano el dicho testa / mento que ansi se la / mando sacar el qual / dixo que lo oya / testigos Diego Abad Marro / quin y Pedro de Traslaviña escrivano vezinos de las Encar / taziones Sancho de las Heras.

Modelo de interrogatorio a los testigos

En Avellaneda / de las Encartaziones a treinta dias del mes de / junio del año del Señor de mill e quinientos y setenta e tres años / ante el muy magnifico Señor Liçençiado Soto de Salazar teniente general / de las Encartaziones y en presençia de mi Juan de Urrutia / de Llantada escrivano de Su Magestad y testigos de yuso es / critos paresçio ende presente Don Antonio de Terreros / e otros de presente en el Balle de Salzedo y dijo que en presençia / de Sancho Urtiz de Urrutia escrivano de Su Magestad que avia gelo / huvo hecho y otorgado su testamento y postrimera boluntad / Ochoa Galindez de Terreros y Doña Teresa Gomez de / Çamudio su muger fueron vezinos del conçejo de Çalla / destas Encartaçiones e ansimismo huvo hecho / y otorgado su testamento conque fallesçio e Doña Mençia / de la Puente muger que fue de Juan Galindez de Terreros / vezinos que ansimimo fueron del dicho conçejo de Zalla / y Encartaziones en presençia de Yñigo Urtiz de Urrutia / escrivano de Su Magestad y del numero del dicho conçejo de Zalla / despues los quales dichos dos testamentos alle con / bienen para en consecuçion de su derecho en el punto que tratar / la Casa y Torre de Terreros y su mayorazgo provar / y aberiguar como los dichos Sancho Urtiz de Urru / tia e Yñigo Urtiz de Urrutia escrivanos rreales e del / numero del dicho conçejo de Çalla en cada uno dellos en su tiempo / e como las letras de los dichos testamentos / son de mano de los dichos escribanos e ansimismo las firmas / queestan de los testigos en los dichos testamentos oreginales / y de como son y son fieles y legales por ende dijo / que en aquello que aya en forma e aya a lugar // (f.8r.) mande rrezivir y rreziba testigos de ynformazion de lo suso / dicho mandandoles mostrar a los dichos testigos los dichos tes / tamentos oreginales por mejor depongan y agan / la dicha ynformazion preguntando a los dichos testigos el tenor / deste pedimento o se la mando dar sacada en linpio y si / nada e zerrada en publica forma e manda que agase ynter / poniendo a ello su autoridad y decreto judiçial para / mas por la balidaçion y para ver sacar e corregir / la dicha ynformazion e testamento / mande citar las partes a quien toca / y en ello pidio faser fecho y admi / nistrato (…) cumplimiento de justiçia / y para lo nezesario su ofiçio ynploro el Señor / teniente boto rl dicho auto e pedimento dijo que dandole testigos / de ynformazion esta presto y zierto de los rrezibir / e hazer justiçia. Testigos Pedro de Traslaviña e Juan de Trasla / viña e Pedro Gsº de Sobrado escrivano vezinos de las Encarta / ziones Juan de Urrutia.

Presentación de testigos

E luego el dicho Don Antonio / Galindez de Terreros nonbro y presto por testigo a Pedro / de Traslaviña escribano e Ochoa de Gobeo y a / Diego de Ybarra vezinos de las Encartaziones de los qua / les y de cada uno dellos el dicho Señor Teniente tomo e rrezivio / juramento en forma devida de derecho por los susodichos por / Dios Nuestro Señor e por una señal de cruzata como esta / e a las palabras de los santos quatro evangelios / los quales despues de aber jurado cada uno / en si dixeron si juro y amen. Testigos Pedro Gsº de Sobrado y Juan / de Traslaviña y Juan de Avellaneda vezinos de las Encar / taziones Juan de Urrutia.

Declaración de Pedro de Traslaviña

El dicho e depusiçion / de Pedro de Traslaviña escribano vezino del conçejo de Ar / zentales de las Encartaziones testigo de ynformazion / presentado e jurado por el dicho Antonio Galindez de Te / rreros e siendo preguntado por el tenor del / dicho pedimento dixo que es de hedad de setenta e tres / años poco mas o menos tiempo y que no hes pariente / del dicho Don Antonio porque lo sepa que conozio a I / ñigo Hurtiz de Urrutia escribano y sien / dole mostrado los dichos testamentos e por el vis / tos dijo este testigo que el testamento que suena fecho e o / torgado por la dicha Doña Menzia de la Puente muger / que fue del dicho Juan Galindez de Terreros es letra / escrita de mano del dicho Yñigo Hurtiz de Urrutia // (f. 8v.) y este testigo la conoze y tiene por tal por y le bio husar del / dicho ofiçio de escribano rreal y en el numero del dicho conçejo de Zalla / y le vio escribir muchas y dibersas vezes y a / çierto otras muchas escrituras y prozesos escri / tos de su mano del dicho Yñigo Hurtiz de Urrutia es / cribano a la qual como dicho testigo le vio husar del dicho ofiçio / y hera escribano muy fiel y legal y a sus escrituras / se les a dado y dar entera fe / y credito como a es / crituras publicas de escribanos / fieles y legales y por / tal a sido y fue avido / y tenido y dello a avido e ay publica boz y fama y que al dicho / Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano este testigo no le conozio / mas de averle oido dezir y nonbrar y que el era escribano / rreal y del dicho numero de Zalla y que a sus escrituras / se les a dado y da entera fe y credito como a escrituras de escribanos /publicos rreales y que las firmas que estan en el testamento de la / dicha Doña Mençia de la Puente que esta escrita de mano / del dicho Yñigo Hurtiz de Urrutia este testigo tiene la primera / dellas por el dicho Juan Perez de Bolunbro e la otra por / del dicho Juan de la Herrera barquinero porque este testigo los bio / escrevir e firmar muchas vezes y a bisto otras / sus firmas que las firmas que estan en el testamento que di / zen aber pasado ante el dicho Sancho Urtiz de Urrutia es / crivano que estan quatro firmas a las espaldas e una / en la primera plana laszos primeros que dizen Juan Perez / y Juan de la Herrera Terreros y las tiene por firmas dellos / por lo que el dicho testigo de suso y la otra firma que dize Garzia la tiene / por de Garzia de la Puente por le aber bisto le asy firmar y es / crevir muchas vezes y que la otra firma / que dize Yñigo de Terreros no sabria dezir cuya fee / y esto dijo que es verdad y firmolo de su nonbre. El Liçençiado Soto. Saez de Traslaviña escrivano. Juan de Urrutia.

Declaración de Ochoa de Gobeo

Testigo el dicho e de / pusiçion de Ochoa de Gobeo vezino del dicho conçejo de Çalla / testigo tomado e rreçivido de ynformazion presentado por el / dicho Don Antonio de Terreros para en prueba de su yntenzion / e pedimento el qual despues de aber jurado en forma / y siendo preguntado al tenor del dicho pedimento dijo que / hes de hedad de sesenta y quatro años poco mas o menos y que / no hes pariente del dicho Don Antonio por cosa alguna / y que el testamento que paso y dize y suena ser otorgada en presençia / de Sancho Urtiz de Urrutia escrivano por Ochoa Galindez // (f. 9r.) de Terreros y Doña Teresa Gomez de Zamudio que esta escrito / en una plana de papel y firmado devajo de donde dize / Sancho Urtiz a las espaldas del donde estan quatro / firmas dijo que la primera la tiene por Juan de Bolunbro / y la segunda de Juan de la Herrera de Terreros y las demas / que no podria aclarar quienes las hizo mas de / que a los susodichos los vio escrevir y firmar y lo tiene / por letra y firma del dicho Sancho Urtiz / y del dicho Juan Perez e Juan de la Herrera / al qual dicho Sancho Urtiz / dixo este testigo que a oido / dezir publicamente que hera escrivano de Su Magestad y del / numero del dicho conçejo y que hera honbre fiel y legal y las / escrituras que hazia se le davan todas fe y credito y el primero / testamento dixo este testigo que le tiene por el y la del dicho / Yñigo Hurtiz de Urrutia escrivano y tal es publico y notorio / en lo qual se afirmo y y firmolo de su nombre. El Liçençiado Soto. Ochoa de Goveo. Juan de Urrutia.

Declaración de Diego de Ibarra

El dicho y depusiçion / de Diego de Ybarra vezino del dicho conçejo de Çalla testigo presentado por el dicho Don / Antonio de Terreros Galindez para en prueba de su pedimiento / el qual de publico de aber jurado en forma de derecho y / siendo preguntado por el dicho Señor Teniente conforme al pedimiento / dijo que hera de hedad de setenta años poco mas o menos e que / no hera pariente del dicho Don Antonio por cosa que sepa / y rrespondiendo a lo demas siendo preguntado conforme / al dicho pedimiento dijo este testigo que tiene al escrivano que suena / ser otorgado en presençia de Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano / por Ochoa Galindez de Terreros y Doña Teresa Gomez de / Çamudio ser letra de Sancho Urtiz de Urrutia / por aber bisto su letra y forma y le a tenido e oido / dezir publicamente que hera escribano de Su Magestad y del numero del conçejo / de Zalla y a las escrituras que hazia se les dava / entera fe y credito y tal fue publico y notorio y las / demas firmas dijo este testigo y no podria aclarar / cuyas son mas de que a oido dezir de sus nonbres / dellos que heran honbres de bien e muy prençipa / les y esto dijo save y se le acuerda en lo qual se afirma / y rretefica y lo firmo de su nonbre. El Liçençiado Soto. Diego de Ybarra. Juan de Urrutia.

Pedimento

En Avellaneda de las Encartaziones a / treinta dias del mes de julio del año de mill e quinientos ysetenta / y tres años ante el muy Magnifico Señor Liçençiado Soto de Salaçar Teniente General / de las dichas Encartaziones y en presençia de mi Juan de Urrutia de Llan / tada escrivano de Su Magestad y testigos pareçio presente Don Antonio de Terreros / (…) en las Encartaziones y dijo que zerca del pedimiento por el fecho // (f. 9v.) el tiene dada ynformazion bastante para el autor amyº de los dichos / escrivanos que espide. Por ende dijo que pedia a su merçed / mande a mi el dicho escrivano le de un traslado sinado de los / dichos testamentos en publica forma pagandome mis dineros que para ello / mande poner su autoredad y decreto judiçial que / pidio justiçia.

Auto

E luego bisto por el dicho Señor Tenyente / dijo que mandava e mando a mi el dicho escrivano / de un traslado sinado de los dichos testamentos en publica / forma con y antes / y primero las partes / sean çitadas para el ver / sacar y corregir y conzertar señalandoles dia lugar / y hora a lo qual ynterpuso su autoridad y de / creto judiçial tanto quanto podias y a lugar de derecho / y no en mas allende. Testigos Juan de Traslaviña / y Diego de Hahedo y Sancho Perez de las Heras vesinos de las / Encartaziones, el Liçençiado Soto. Juan de Urrutia.

Notificación

En / Avellaneda de las Encartaziones a quatro dias / del mes de julio del año del Señor del mill / y quinientos y setenta y tres años yo Juan de Urrutia escrivano / doi fe que de pedimento de Don Antonio de Terreros presente / notefique y çite a Pedro Capitillo vezino de Sopuerta co / mo curador de los hijos de Juan de las Heras e a Diego de Capitillo / como curador que dixo ser de Santiago de Villa e como procurador / de los demas hijos de Pedro de Villa e Maria Ochoa su muger despues / para que para el mes primero que se contaran seis dias deste / dicho mes e año se allaren presentes a ver corregir y con / zertar los dichos testamentos.

Notificación

En el lugar de Llantada / en casa de mi el dicho escrivano a hora de las ocho / de la mañana las quales dixeron que los anteriores Sancho / Perez de las Heras e Diego de Ahedo y Pedro de Traslaviña / escrivanos vesinos de las Encartaziones. Juan de Urrutia.

Notificación

En / el lugar de Avellaneda de las Encartaziones / a quatro dias del mes de julio del año del Señor de / mill y quinientos y setenta y tres años yo Juan de Urrutia / escrivano doi fe que notefique y zite a Françisco de la / Quadra vezino de la villa de Balmaseda para que para / el dicho dia se alle presente para le sacar el dicho tes / tamento el qual dixo que lo oyo. Testigos Puente Hurtado Yñigo / Avellaneda de la Quadra Juan de Urrutia.

Copia del testamento de Ochoa Galíndez de Terreros y su esposa

Este es un traslado bien y fielmente sacado de un testa / mento según que por el pareze y suena ser otorgado / por Ochoa Galindez de Terreros e Doña Teresa / Gomez de Zamudio su tenor de la qual es este que se sigue: // (f. 10r.)

In Dei nomine. Amen. Sepan quantos esta carta de testamento / vieren como nos Ochoa Galindez de Terreros e Doña Teresa / Gomez de Çamudio anvos dos vezinos del conçejo de Zalla e estando / como estamos enfermos de dolençia que Dios fue servido / de nos dar y en nuestro juiçio y entendimiento encomendando /como encomendamos nuestras animas a Dios Padre que el / las crio y rredemio hechando por ynterzesora a Nuestra Señora la / Virgen Maria para que nos quiera perdonar nuestros peca / dos y llevarnos a la gloria. Amen.

Primera / mente mando que nuestros cuerpos sean se / pultados (…) de mi Ochoa Galindez / en Nuestra Señora de Güeñes y la dicha Tere / sa Gomez en San Juan del Moral de la villa de Val / maseda

el qual mas y cada una dellas oblada / y candela misas y enterramientos en nueve dias y cavo / daño y todos los demas dias acostunbrados.

E mas a la obra y lunbre de las dichas yglesias: a cada una / çien maravedies e demas hermytas de Zalla e Güe / ñes a cada una un rreal e apartamos la Tre / nidad e esequias con cada tres maravedies.

Iten mas / nos lleven las obladas y candela Doña Menzia de / la Puente muger de Juan Galindez de Terreros nuestro hijo / y por su trabaxo es mas mill maravedies.

Iten / mas la Casa Torre de Terreros con el molino de / Maylla y el quarto de la Hera de Terreros / con todo el monte sebe y arbolar que nos tene / mos en el Arroyo de la Maylla asta el / Camyno Rreal de Arriva hasta el casta / ñizar de Ahedo con todos los montes que nos hemos / y tenemos desde Terreros e Valdemonina / con el parral y guerta Juan Galindez de Terreros / nuestro hijo según nos sigue ynfiado por bienes / de mayorazgo y bienes binculados y en fin / de sus derechos los herede y lleve e aya y herede / Juan Galindez su hijo nuestro nieto según que nos fue dado / y heredado e si el Juan Galindez nuestro hijo o nieto / no quedaren hijos o herederos Ochoa nuestro hijo e sino / quedaren hijos del dicho Ochoa a los herede Sancho nuestro / hijo e ansi ba ya por bienes de mayorazgo / suzediendo de mayor en mayor e no hubien / do hijos e herederos con que sean legitimos y no / vastardos.

Item mas a Juan nuestro hijo de y pague // (f. 10v.) a Teresa y a Menzia nuestras hijas cada doze mill maravedies / de la buena moneda corriente lo qual les pague / luego de con lo total y apartamos y los demas vienes mas a Ochoa e a Sancho nuestros hijos lo qual / les apartan Diego Hurtado de Salzedo nuestro sobrinos / e les mas pasen por los quales mandar.

E mas non / bramos por nuestros cavezaleros al dicho Diego Hurtado e a / Sancho Hurtiz de Hurrutia escrivano para que cunplan / lo susodicho.

E mas / a nuestros hijos e hijas / esten por lo que man / daren los susodichos / so para de nuestra bendiçion.

E sacados los dichos bienes bincu / lados rrevocamos e damos por ninguno o de ningun / balor y efeto otro qualquier testamento o testa / mentos que nos ayamos fecho.

E mas este se cunpla y le aga / y se confirme y cada dia en todo tiempo del mundo / fecho en la Casa de Terreros que es en el conzejo de Çalla / a doze dias del mes de setienbre de mill e qua/ troçientos y setenta y dos años . Testigos Doña Teresa Hurtada de / Mendoza, muger de Diego Ybañes de Traslaviña / e Juan Perez de Bolunburu y Juan de Terreros y Garzia de la / Puente y Diego de Gobeo veçinos de Salzedo y Balmaseda. Paso ante mi Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano. Sancho Hurtiz. Juan Perez. / Juan de Terreros. Garzia de la Puente. Yñigo de Terreros.

En / el lugar de Lusa a veinte de mayo de ochenta y siete / el alcalde a pedimento de Ochoa de Terreros en nonbre de / Maria su hermana Juan Perez alcalde mandole dar las / clausolas del testamento la manda de los doze / mill y de como hizo cavezalero a Galindez. Testigos: / Pedro de Goveo y Juan de Garzibañez y Lope de Memetiz / y Sancho de Gardellegui y Pedro Diez su hermano e otros sacada / ser solo de la moneda fecho y sacado fue este dicho / testamento.

Auto y declaración

En el lugar de Llantada que hes / en el conçejo de Zalla y Balle de Salzedo y Encar / taziones de Vizcaya a seis dias del mes de / julio del año del Señor de mill y quinientos y setenta / y tres años estando presente Pedro Ortis a ver sacar corre / gir e conzertar Juan de Ostolaza e Diego de / Orrantia e Françisco de Hazedo vesinos de Çalla / (…) no enpezca e yo el susodicho Juan de U / rrutia de Llantada escrivano de Su Magestad en to / dos los rreinos y señorios y señorios // (f. 11r.) que por mandado del Señor teniente de las Encartaziones entre en los / rregistros que quedaron de Juan de Urrutia de Llantada / escrivano mi padre de numero entre los quales alle / el dicho testamento y siendome mandado por el dicho Señor Teniente / le fize escrevir y sacar del rregistro oreginal del dicho / Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano de numero que doi fe que he oido / dezir publicamente que hera escrivano de Su Magestad e del numero del / dicho conçejo de Çalla el qual da mi / poder y he oido dezir que Yñigo Hur / tiz de Urrutia escrivano de numero suzedio / en sus rregistros Juan de Urru / tia mi padre e Yñigo Hortiz de / Urrutia su hijo en su lugar el qual fize sacar / ene stas siete ojas de papel con esta que ba / my sino lo qual ba sierto e verdadero / en los sustanzial y por ende fize aqueste / mi sino que es tal en testimonio de verdad. Juan de Urrutia.


2 comentarios

Zalla bajo los Reyes Católicos

No se debe pensar que las tensiones entre los parientes mayores se hayan resuelto sin más ni más tras la batalla de Elorrio de 1479, hito que oficialmente acaba con las luchas o guerras de bandos. En un documento de 1486 conocemos que se juzgó a los parientes mayores y a sus clientelas por los crímenes realizados en la contienda, pero en él aún se manifiesta activa la enemistad entre los linajes de Salcedo Mayor y Salcedo Menor, ya que, tras ser juzgados por sus tropelías miembros de ambos linajes e hidalgos de sus respectivas clientelas a penas de muerte, destierro y otras penas. El problema viene porque ambos linajes reclaman la aplicación inmediata de las sentencias que afectan a sus contrarios, provocando una inmensa conmoción en el Valle de Salcedo1. La parca documentación nos impide conocer la identidad de los que recibieron la pena de muerte o de destierro.

Otro capítulo de los conflictos entre los linajes de Salcedo Mayor y Salcedo Menor es un pleito apelado en Chancillería en 1487 entre Diego Hurtado de Salcedo y Juana de Salazar, mujer de Juan de Salcedo. Como consecuencia de la alianza de los Salcedo Menor y los Salazar a mediados del siglo XV se concertó el matrimonio entre Juan de Salcedo y Juana Salazar y Butrón, hija del cronista Lope García de Salazar. Al parecer la alianza matrimonial no suponía en el momento del matrimonio una fusión de propiedades sino que cada parte se mantenía independiente y soberana, de la misma forma en que la unión matrimonial de los Reyes Católicos no supuso una fusión inmediata de las Coronas de Castilla y de Aragón sino que cada reino mantuvo su propia soberanía. Este supuesto es fundamental para entender la causa del pleito, por el cual Diego Hurtado de Salcedo recibe en pago por razón de una sentencia, cuyo fondo se nos escapa, de 216.323 maravedies a enajenar de los bienes muebles y raíces de Juan de Salcedo. Juana de Salazar sale a la palestra para reclamar que no se enajene de la parte de su dote. A continuación se tasan las costas en largo más de 5.000 maravedies, quedando la cuestión en suspenso, sin saber el desenlace2.

Es probable que Juana Salazar saliera vencedora del evento, pues existe otro caso del siglo XVIII en el que José Ignacio Arrieta Mascarua tiene un pleito con sus sobrinos, y en cierto momento del pleito sale a defender Rosa Anastasia Chavez Erquiñigo, mujer de Jose Ignacio Arrieta Mascarua, su dote, en concreto 18.228 reales con sus réditos de 120 reales anuales, 320 ducados de las obras pías de Juan Pérez de Gordejuela y el Licenciado Miguel Ugarte, de Juan José Ugaz Ormaeche y Francisca Antonia Irazagorria, aumento de dote de 2.000 ducados, y la mitad de los bienes raíces, muebles, frutos y rentas, derechos y acciones. También así protege el legado de sus hijos José Ignacio, Ramón y Nicolasa. Para defender sus tesis, aporta un pleito en que la mujer de un vecino de Munguia y Lemóniz reclama su mitad en vida de su marido para protegerse de un concurso de acreedores. Para justificar las rentas de las obras pías aporta el testamento de María Francisca de Irazagorria, mujer de Joaquin José Ugaz Ormaeche, Caballero de la Orden de Santiago, vecino de Bilbao, entregado en Bilbao en Agosto de 1708 ante Sebastian de Garay, y otorgado el 29 de Enero de 1711. También el testamento de Miguel Ugarte sigando ante Juan José Jugo el 10 de Marzo de 1680 ante Juan Bautista Asturiazaga. Todo esto para lograr desembargar su parte. En la sentencia Rosa Anastasia Chavez Erquiñigo logra recuperar su dote3.

El siguiente dato para ahondar más las diferencias entre estos dos linajes: se trata de una deuda que tiene Juan Salcedo de Aranguren con Diego Hurtado de Salcedo de 30.000 maravedíes. Por impago de la deuda. Se incoó un pleito que se resolvió con el embargo de bienes de Juan de Salcedo4.

En la documentación exigua que existe para Zalla durante el reinado de los Reyes Católicos se perfilan otras familias hidalgas que no menciona el cronista banderizo Lope García de Salazar. Así conocemos una familia nuclear formada por los esposos Juan Sánchez de Zariquete y María Sánchez de Mendieta , que tienen por hijas a Teresa y Mencia de Salcedo, a quienes por testamento lega bienes ráices, muebles y joyas valorados en 100.000 maravedies. Sin embargo, estos bienes se los apropió Pedro Sáez de Artebizcarra, su hijo Pedro de Artebizcarra, y acaso sus nietos Catalina de Arambarri, Catalina de Zariquete y Juan de Zariquete5.

No se sabe con certeza el origen de la fortuna, si fue un linaje inducido o espontáneo, o si pertenecía a la clientela del linaje Salcedo Menor. Si podemos deducir que la onomástica nos puede dar varias pistas. Los apellidos Zariquete y Artebizcarra se crean por los topónimos del mismo nombre. Zariquete es un topónimo que da nombre a la ermita de San Pedro de Zariquete, y Artebizcarra en un barrio de Zalla que se encuentra entre el colegio de las Irlandesas y el Tepeyac. Por tanto, una familia o un linaje adquirió el apellido por el nombre del lugar, o al revés, el apellido generó el topónimo. Quizá la familia o el linaje Zariquete fuere la patrona de la ermita de San Pedro de Zariquete. Parece que las diferencias entre Teresa y Mencia de Salcedo con Pedro Saez de Artebizcarra y su parentela radican en el reparto de la herencia. Mientras las primeras reclaman justificademente la herencia, los segundos se los apropian, pensando que les corresponde legítimamente tal fortuna. Afortunadamente no dirimen sus diferencias con el uso de la violencia sino que recurren ambas partes a la vía judicial. Quizá con el paso del tiempo, previendo la reproducción de estas disputas, se recurriera a la institución del mayorazgo para transmitir la herencia con seguridad.

Parecidas dudas nos asaltan al examinar un documento en el que se acusa a Sancho de Zóquita y a sus hijos Juan y Pedro de herir con intenciones homicidas a Pedro de la Torre, vecino del concejo de Ayega (Valle de Mena). Aunque el mencionado Zóquita reconozca la gravedad de las acusaciones, apela a la Chancillería Real para moderar la sentencia dada por Juan de Velasco, alcalde del Valle de Mena, consistente en destierro y confiscación de bienes. La razón de apelar la sentencia fue la denuncia de parcialidad por parte del alcalde por consentir la representación de la acusación a un menor de edad, concretamente al hijo del acusado, y por manifiesta detracción hacia los acusados: (…) se avian presentado personalmente ante nos en el dicho nuestro tribunal por allí so salvar de todo ello porque la Tierra de Valle de Mena // (f. 1v.) non les era cato nin seguro letigar porque el nuestro alcalde que dio la dicha sentencia les era muy odioso e sospechoso e otra confirma su odiosa / ynjusta sentencia que avia dado (…)6.

Al final la sentencia dada a Sancho de Zóquita fue de seis meses de destierro y a sus hijos de dos meses de destierro, con la condición de no acercarse al Valle de Mena a menos de 12 leguas de él. Las misma consideraciones que dábamos anteriormente a los apellidos Artebizcarra y Zariquete se pueden aplicar al de Zóquita, que en este caso es un topónimo que se encuentra al sur de Zalla, entre Somocurcio y Sollano, y cerca del límite con el Valle de Mena. La hipótesis barajada en la causa de este incidente si sería una rivalidad latente entre las clientelas del linaje Salcedo Menor y la de los Velasco del Valle de Mena. Dado que hubo rivalidades durante las guerras de bandos entre los Velasco y los Salcedo Menor, la actitud del alcalde Juan de Velasco, probablemente pariente del Condestable de Castilla, de odio hacia la familia Zóquita reflejaría los conflictos latentes entrambos linajes.

También conocemos un linaje de apellido Avellaneda pero que, en principio, no tiene nada que ver con el linaje Avellaneda que tenía su solar en la casa torre de Avellaneda, aunque no se puede descartar que fuere un linaje inducido. Hacia 1480 Diego de Avellaneda, repostero de plata de la reina de Aragón en 1512, hereda de su padre Perón de Avellaneda y de su abuela materna María Martínez de Santibáñez muchos bienes muebles e rrayses / e semobyentes casas e heredades e mançanales e frutales e he / desas e arvoles e ganado bacuno e obejuno e dyneros oro e plata // (f. 1v.) moneda modedada rropas asy de vestyr como de paño e lino e otras / muchas cosas alayas e (…) de casa e deudas que les devyan e otros / muchos byenes sytuados en este conçejo de Çalla e Galdames e So / puerta y en otras partes que podyan valer al comunal estymaçion çiento / çinquenta mill maravedies e mas7. Debido a que murieron padre e abuela, siendo Diego de Avellaneda menor de edad, se designó a un tutor que administrase los bienes de su abuela materna, que estarían en Zalla y en el barrio de Avellaneda (Sopuerta), y otro para administrar los de su padre, que sería el resto.

La vida del concejo de Zalla no fue tranquila. En las postrimerías del siglo XV hubo tensiones e inestabilidad política, cuyo protagonismo recaía en el linaje Salcedo Menor, más en particular sobre Juan de Salcedo de Aranguren. En líneas anteriores nos hemos referido a él como uno de los grandes protagonistas de las guerras de bandos en su última fase. Debido al recuerdo de su pasado belicoso consistente en que Juan de Salzedo alcalde en el conçejo de Güeñes en los tienpos pasados tenia una casa fuerte sobre una puente e termino rreal en el yer / mo e despoblado en una tierra que se llama Aranguren que es en las dichas Encartaçiones e que para los males / e rrobos e desafueros e ynpusiçiones que en la dicha casa se fazia por el dicho Juan de Salzedo e por los que en ellas / estaban por (…) e porque robo a mercaderes de la çibdad de Burgos e de otras partes fue mandada derribar por Juan / e fue derribada por el suelo puede aver veynte e cinco / años poco mas o menos que le fue mandado que no la fiziera mas8, los vecinos del Valle de Salcedo se alarmaron al comprobar que después de lo qual el dicho Juan de Salzedo contra derecho e contra la dicha proybiçion e defendimiento e contra las leyes de nuestros rreynos de veynte años a esta parte torno a fazer edificar e hizo edyficar la dicha casa fuerte en el mismo lugar (…) antes estaba e muchas mas fuerte dos vezes e mas grueso el muro porque agora tiene diz pies de muro e mas que esta casa fuerte quanto muy rrezia et tellia no se podría derribar e de mas desir diz que tiene sobarrera con muchas troneras // (f. 1v.) e saeteras e la casa esta muy alta de mas de quinze tapias e después de asy fecha la dicha casa fuerte a fecho e cometido e mandado fazer los delitos pasados señaladamente fas fecho llevar e lleva ynpusiçiones nuevas9.

Este texto pone de relieve la reedificación de la Torre de Salcedo de Aranguren, y dado que en la Enciclopedia Auñamendi se publicó una foto de esta casa torre de 1933, poco antes de su desaparición, confirma el dato ya conocido de reedificaciones de las Casas Torre de Aranguren, Terreros y La Piedra10. Afortunadamente para los vecinos no hubo vuelta a las hostilidades, pero además se denuncia que, siendo alcalde de Güeñes, cometió diversas irregularidades, favoreciendo a parientes y amigos11.

En 1499 la alcaldía de Zalla era detentada por Juan Pérez de Bolumburu, pero fue suspendido de su función por los Reyes Católicos por razones desconocidas, y en su lugar fue nombrado Íñigo de Bolívar, mozo de espuelas del rey12, pero un mes después se concede la alcaldía a Pedro Gil, mozo de espuelas de la reina, porque Juan Salcedo de Aranguren ejercía la alcaldía, sin tener título o autoridad para ello13. Al año siguiente fue nombrado como tal a Juan de Lacabex, hijo de Sancho Ruiz de Lacabex, vecino de Güeñes, que sustituía al mozo de espuelas Íñigo de Salcedo14. Por otro documento parece argumentarse que Íñigo de Bolívar e Íñigo de Salcedo son la misma persona, ya que este último es hijo del clérigo Ruy Sánchez de Bolívar y de Elvira de Gordejuela15. Por lo que se ve, en muy poco espacio de tiempo Zalla tuvo cuatro alcaldes en el corto espacio de un mes, creando una gran conmoción política en la localidad.

De estos dos nombramientos de alcalde, conocemos que los criterios para que los reyes los eligieran eran vuestra ydonyedad y sufiçiençia a los muchos e buenos servicios que nos abeys fecho e entendiendo ser asy conplideron a nuestro servicio e execuçion de la nuestra justicia. Los alcaldes poseían la jurisdiccion en primera instancia para conocer pleitos civiles y criminales. Podían delegar esta atribución en otra persona por poder dado por él mismo, y en razón de su cargo poseían privilegios16. Otras instituciones municipales de esta época son el conçejo, el justicia, los regidores, los hijosdalgo, sin que sepamos más de ellos por el momento. Se cita también al escribano, pero sólo en sus labores de notario público17.

Es necesario mencionar a Lope de Salcedo, del linaje de Salcedo Menor, hijo de Juan Salcedo de Aranguren, pues por un documento de la chancillería regia que guarda los privilegios de Xiquena en 149018. Indudablemente el interés de los Reyes Católicos fue en dar con varias formas de domesticar a los parientes mayores, siendo una de ellas la de sacarlos de sus tierras para acompañarlos en las campañas de Granada. De esa forma se relacionarían con otras personas, se familiarizarían con otros modos de socialización, etc., todo ello con el objetivo de atraerlos al vasallaje de los Reyes Católicos.

La guarda del privilegio de Xiquena por Lope de Salcedo responde a uno de esos modos. Xiquena era una villa en las inmediaciones de Lorca (Murcia), que se pretendió repoblar a fines del siglo XV con nobles castellanos. Así también servía de marca fronteriza a la vertiente oriental del Reino de Granada y una reserva militar a utilizar por los Reyes Católicos en sus campañas contra los musulmanes. Por desgracia las rivalidades entre el Marqués de Villena y el Adelantado Mayor de Castilla por el control de los recursos de la comarca condujeron al fracaso el proyecto de repoblación.

Otra forma de domesticar a las clientelas de los parientes mayores era darles oficios en la Corte. Tenemos noticias de dos personas que recibieron el oficio de mozo de espuelas: se llamaban Íñigo de Bolívar y Pedro Gil19. Según Covarrubias, Moço de espuelas, el que va a pie junto al estrivo del caballero o poco delante; ya no le llamamos sino lacayo, vocablo alemán20. Según el Diccionario de Autoridades, al analizar la palabra espuela, dice de este título: Mozo de espuelas. El que camina a pie junto al estribo del caballero u poco delante […] La nueva recopliación de leyes del reino: libro 6 tít. 20 l. 1: Mandamos que ningún Grande ni Caballero, ni ninguna otra persona … no pueda traer , ni tenga ni traiga más de dos lacayos o mozos de espuelas21. Según se demuestra, el título de mozo de espuelas era un servidor personal de los Reyes Católicos. De hecho, Íñigo de Bolívar lo era del Rey Fernando, y Pedro Gil de la reina Isabel. Esto lo remarca el cronista Gonzalo Férnandez de Oviedo, cuando dice de su propia experiencia: Ningún ofiçio ay en la Casa Real que no sea muy onrrado, e aqueste de moço de espuelas e de la vallesta tienen mucho aparejo, mas que otros a causa de la conversación e familiaridad que con el príncipe es forçado que tengan en los caminos, e caás e monterías; e açiertan algunos dellos a servir tan bien que, de aquel ofiçio, pasan a otros mas onrados en provechosos en la Casa Reale se les hacen merçedes, e tienen lugar para pedirlas e averlas en muchos tiempos22.

De este modo se tenía un modo de hacerles medrar en la Corte, alejarles de los problemas existentes en el Valle de Salcedo, captarles el favor real para que en el momento oportuno darles la oportunidad de representar a la autoridad regia en el Valle de Salcedo, cuando lo estipularan los Reyes Católicos. El modo de impulsarles a simpatizar con la figura de los Reyes Católicos surge del propio carácter itinerante de la Corte, que obligaba a realizar largas jornadas de camino desde una villa a otra, o de la afición a la caza de los príncipes, hijos de los Reyes Católicos, como en caso del príncipe Juan. Sea como fuere, la compañía de los mozos de espuelas con los Reyes Católicos y la familia real crea un ambiente de familiaridad y complicidad.

Sin embargo, en el nombramiento de ellos como alcaldes de Zalla no funcionó, pues fueron suspendidos de sus funciones por razones no aducidas en la documentación consultada. Se puede aventurar que, al regresar a la vida política encartada, no pudieron evitar inclinarse de forma decisiva por alguno de los dos linajes de Salcedo.

Se mencionó con anterioridad que el mozo de espuelas Íñigo de Salcedo era hijo ilegítimo de un clérigo. Parece que durante la Edad Media los hijos ilegítimos tenían restringidos muchos derechos por razón de su nacimiento. A fines del siglo XV se consiguió que pudieran administrar, heredar y recibir bienes raíces, muebles y semovientes y el derecho de obtener oficios23.

Algo parecido podría decirse del oficio de repostero de plata de la reina de Aragón, que lo ejerció Diego de Avellaneda a principios del siglo XVI, cuando Fernando el Católico se retiró al Reino de Aragón, después de la muerte de Isabel La Católica en 1504, y poco después se casó con Germana de Foix, y ella pasó a ser reina de Aragón, hasta la muerte de Fernando. Bajo la supervisión del camarero del rey, se encargaba de ordenar y colocar los objetos de plata y la vajilla en las alacenas o en las gavetas para su almacenamiento y guarda. Registraba los recibos de ellos, anotando su peso y valor.

El linaje Murga no se ha tratado hasta ahora aunque el cronista Lope García de Salazar los menciona en su relato de las guerras de bandos en el siglo XV de forma incidental, al ser desterrado Ochoa de Murga junto con Juan Salcedo de Aranguren y Lope Hurtado de Salcedo, como ya se vio, y a participar en algunas batallas y lances. Aparentemente es un linaje inducido, surgido de los Loizaga24. Ochoa de Murga se casó con la segunda hija de Lope García de las Ribas, señora de la Torre de Salcedo de Aranguti. Le sucede su hijo Lope García de Murga, quien en 1498 testó a favor de su hijo Ochoa de Murga.

Ochoa de Murga protagoniza dos incidentes en el primer decenio del siglo XVI. En el primero de 1503, siendo sobrino de Diego Bolumburu, asesinado de forma violenta, representa a su viuda Teresa, a sus hijos y al tutor de ellos Diego Mimetiz. No se sabe la causa del homicidio, pues en el documento no se relatan detalles que pudieran apuntar al móvil del crimen. Al final, el acusado es liberado por falta de pruebas25.

En el segundo de 1510 Ochoa de Murga es acusado junto con su cómplice Pedro Basualdo de robar a Juan Salcedo de Urrutia con la ayuda inestimable de Mencia de la Quadra, esposa de este último. El botín era de 30.000 maravedies en metálico y en tochos de plata de cinco marcos cada uno, ropa, sayas, joyas de plata y de oro, prendas de percal, ropa de lana, entre otros, y todo ello sumaba un importe de 150.000 maravedies. Los acusados fueron sentenciados a restituir lo robado y a pagar las costas del juicio que ascendía a algo más de 12.000 maravedies26.

El móvil del delito sería la inercia iniciada en las guerras de bandos de efectuar toda clase de robos y hurtos. Al llegar la paz, la costumbre de robar no se apaciguaría sino que continuaría para satisfacer una economía familiar nada boyante, a juzgar por el monto de lo robado.

Por un documento de 1494 nos adentramos en un elemento de historia de las mentalidades: la blasfemia. La blasfemia alude a ofensas verbales contra las creencias cristianas, siendo una palabra impía o injuriosa contra Dios o la Virgen. La blasfemia refleja el abandono que siente el blasfemo por Dios, lo cual provoca su cólera. Se pensaba que la blasfemia atraía la cólera de Dios, pero también se tomaron medidas para evitarlas como la denuncia.

Concretamente Martin de Oquendo se queja de que Pedro Laiseca blasfeme recurrentemente contra Dios y la Virgen María: Pedro de Layseca visino del conçejo de Çalla que es en el dicho Valle de Salsedo blasfemador e rrenegador de nuestro Señor e de los señores e porque lo toviesse de uso e de costunbre e porque avya puesto (…) muchas beses la lenga con Nuestra Señora desyendo feas pala / vras contra su virginidad27 .Más adelante se incoa una investigación para saber si la autoridad eclesiástica, o sea, la Inquisición, o la autoridad civil, es decir, el Corregidor de Vizcaya, debe conocer este delito. Por desgracia el documento no manifiesta el fondo del asunto: no concreta la expresión con que el acusado blasfemó, ni el contexto, ni la razón de la misma. Sólo expresa que era blasfemo reincidente. Los Reyes Católicos en las Cortes de Madrigal de 1476 legislaron sobre la blasfemia28, y en 1492 una pragmática sobre lo mismo remitida a la provincia de Guipúzcoa. Sin embargo, el texto prueba que hubo, a pesar de los esfuerzos de reforzar la autoridad real, disputas entre la autoridad civil y la autoridad eclesiástica sobre quién debiera conocer judicialmente del delito de la blasfemia.

En líneas generales se puede concluir que Zalla bajo los Reyes Católicos siguió viviendo tensiones entre los Parientes Mayores de los linajes Salcedo Mayor y Menor, y entre sus respectivas parentelas y clientelas. Los Reyes Católicos trataron de robustecer la autoridad regia mediante la figura del corregidor y del teniente de las Encartaciones y la elección de alcalde afectos a ellos, aunque la inestabilidad política no siempre jugó a su favor. También vemos unas pinceladas de la sociedad de Zalla que nos permiten entrever el desarrollo de los acontecimientos a inicios del Antiguo Régimen.

1 Archivo General de Simancas. Registro General del Sello. Vizcaya (1485 – 1486). Donostia. Eusko Ikaskuntza. 2003. Fuentes documentales medievales del País Vasco, 120, 21 – 23.

2 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Registro de Ejecutorias emitidas en Vizcaya (1486 – 1502). Donostia. Eusko Ikaskuntza. 2010. Fuentes documentales medievales del País Vasco, 1400, 102 – 104.

3Archivo Foral de Bizkaia. Judicial. Corregimiento Leg. 595 nº 23.

4 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,149808,189. Archivo General de Simancas, Registro General del Sello, LEG,150003,396.

5 Archivo General de Simancas. Registro General del Sello. Vizcaya (1483). Donostia. Eusko Ikaskuntza. 2002. Fuentes documentales medievales del País Vasco, 118, 3 – 6.

6 Archivo General de Simancas,Registro Generla del Sello. LEG,148711,88

7 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 274 nº 31

8 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149810,251

9Ibidem.

10 GONZÁLEZ CEMBELLÍN, J.M.: Torres de las Encartaciones, I, p. 156

11 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149810,251.

12 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149908,96

13 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149909,120

14 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello ,LEG,150005,178

15 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,150005,204

16 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149909,120: e vos acudan e fagan guardar todas las onrras e gracias e merçedes franquezas e libertades e premynençias e perrogativas ynmunydades e todas las otras cosas al dicho ofiçio anexas e pertenecientes. Ibidem

17 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,150004, 41.

18 Archivo General de Simancas. Registro General del Sello ,LEG,149005,89.

19 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149908,96. Archivo General de Simancas,RGS,LEG,149909,120.

20 COVARRUBIAS OROZCO, S.: Tesoro de la lengua española. Madrid. 1611, p. 380

21DICCIONARIO DE AUTORIDADES, II, p. 613.

22 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Gonzalo: “Libro de la Cámara Real del Príncipe Don Juan, oficios de su casa y servicio ordinario”. Universidad de Valencia. Valencia. 2006. p. 128

23 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,150005,204

24 GONZÁLEZ CEMBELLÍN, J. M.: Torres de las Encartaciones. Diputación Foral de Bizkaia. Bilbao. 2004, p. 86

25 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 180 nº 7 (1503).

26 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 250 nº 40 (1510).

27Archivo General de Simancas. Registro General del Sello. LEG,149405,301

28Novisima Recopilación Lib. 12 Tít. 5 Ley 3.


1 comentario

Sobre el Molino de Longar (1738)

Quizá recuerden las CONDICIONES del Molino de Longar dadas el 24 de Agosto de 1738 ante Francisco Antonio de Palacio, y publicadas aquí hace un año.  En una fuente judicial inédita (Archivo Histórico Provincial de Bizkaia. Judicial. 379 / 10903). Los porcioneros del Molino de Longar eran Antonio de Bezi y Yermo y Juan Manuel de Arzabe.

Se puso a remate el reedificio del Molino de Longar, y se remató en Miguel de LLANO y Miguel de OREÑA en 1.220 reales. Presentaron por fiadores a Antonio de SANTA MARINA y Manuel de ASUNSOLO. Dado que los rematantes no eran expertos en trabajar por si mismos, y viendo que no lo hacían bien, trajeron al maestro cantero Domingo de GARAGORRI, vecino de Valmaseda, sin haber consultado a los dueños, declarando que había que deshacer lo que se había trabajado, lo cual aceptaron los dueños.

En el Molino de Longar el 27 de Octubre de 1738 se presentó Domingo de GARAGORRI, vecino de Valmaseda y maestro perito nombrado por Miguel de LLANO y Miguel de OREÑA, rematantes de la obra que se está ejecutando en dicho molino. En el escudal y bocas de cocinos para rodetes se hayan de deshacer, y deshechos, se hayan de echar unas losas bien juntadas para encima de ellos volver a fundar las piedras que están puestas de sillería, bien juntadas, echándoles buena mezcla de cal, y también después de enlosado y puestas las piedras de sillería, se echen por encima buenas piedras juntadas conforme el grueso de la pared de una quarta de grueso por el peso de la dicha pared, y que las piedras de las dichas bocas donde se han de poner los cocinos a la entrada, tengan un pie de alto y grueso y pie y medio de ancho, bien juntadas a regla y con buena mezcla.

Los rematantes dicen que ya tienen hecha la obra, y nombran al maestro cantero Simón GUTIERREZ para que reconozca la obra.

El 14 de Marzo de 1739 se hace el reconocimiento de la obra concluida. Simón GUTIERREZ declara lo siguiente:

Primeramente declaro haber visto el escudal que se alla parte atrás del dicho molino, y que la presan dichas condiciones, y alla que por no se aber concluido y enrrejolado perfectamente según dichas condiciones, y puesto en el remate de el esquinal que hace frente las esquinas que contienen, se debe rebajar a los rematantes setenta reales de vellón, con más de otros seis reales por no haber asentado en la sangradera los tranqueros que tambien mencionan dichas condiciones paea los que tienen buenos por el exceso de tres pies de largura en dicho escudal diez y siete reales, y otros seis por el ronpimiento de la losa de la sangradera y exceso en el alto de las agujas de ella, con que en todo dicho escudal tienen de rebaja cinquenta y tres reales.

Y en quanto a las tres bocas de silleria para los rodetes que ha de llebar dicho molino, declara se allan perfeccionadas según arte y condiziones, y tener de mejora en ellas veinte y ocho pies y quarto de sillería, por haberles dado un quarto de pie en alto a cada una de dichas mas que contienen dichas condiziones, se le dan por su precio cinquenta y seis reales de vellón que tendrán de abono; y se advierte que si la losa que se alla en la boca de hacia el rrio mayor y en la parte interior de ella, se rompiese en el término de un año desde que empiece a moler dicho molino, a de ser de la quenta de los rematantes y obligados echar otra y arreglada a dichas condiziones.

Asi bien declara tener de abono en los arcos de la estolda de dicho molino treinta y nueve pies y medio de manposteria por los que les abona treinta y cinco reales; y otros cinco reales por la mitad de el costo que tuvieron en las piedras que se allan en las cepas de dichos cercos sobre que se asentaron, que todos hacen quarenta, de que se les rebajan ocho reales por no estar las rejolas de dichos arcos enteras, parte de ellas ni entradas en esquadra perfectamente, con que sólo tienen de mejora en dichos arcos treinta y dos reales.

Mas tienen a su favor dichos maestros ejecutantes cinquenta y siete reales y medio por el exceso que ai en la pares de sobre dichos arcos, por no tener obligación a haberla echo, sino de ladrillo o escoria arreglados a dichas condiciones. Como también cinquenta y cinco reales por el costo de ciento y veinte y quatro pies y tres quartillos que tiene el esquinal de junto a la puerta de dicho molino, y otros siete reales de el reparo que hicieron en la escarela de el, y un poco de pares que dicen demolió Manuel Burgos para entrar una coloma para el marco de dicha puerta.

Mas declara tener de mejora y exceso dichos egecutantes cinco brazas de escudal que hizieron parte atrás al dicho molino, frente de el mencionado,y por ellos ciento y setenta reales a toda costa.


Deja un comentario

Balance de la investigación sobre la Historia de Zalla

Después de tres años seguidos dedicados a la investigación de la Historia de Zalla desde sus orígenes, estoy tratando de finiquitar el siglo XVIII. Luego de extraer toda la información referente a las fuentes judiciales consultadas en el Archivo Foral de Bizkaia, y la documentación notarial, queda pendiente consultar las fuentes judiciales de la Tenencia del Corregidor de Valmaseda y los libros de hipotecas, ambas en el Archivo Histórico Provincial de Bizkaia.

El volúmen de información recogida superó con creces mis expectativas. Lo mismo puede decirse de las novedades historiográficas que he visto, y que parcialmente se han publicado en este blog. Entre ellas se encuentra desmontar un mito, el de que después del fin de las guerras de bandos todo fue paz y tranquilidad. Durante el reinado de los Reyes Católicos y buena parte del siglo XVI se caracterizó por la violencia, protagonizada especialmente por el linaje de Murga, que no dejó de hostilizar al nuevo orden que se trataba de institucionalizar. La Casa Salcedo de Aranguren también conoció dificultades que trató de resolver mediante la vía judicial.  En el siglo XVII hubo tensiones sociales de todos los colores, de arriba abajo, de abajo arriba,  e incluso entre los estamentos medios.

Desde el punto de la economía cabe resaltar confirmar lo que pensaba que se aplicaba como en Güeñes, que la admetería de ganado podría ser beneficioso para el receptor por la posibilidad de compra al finalizar el contrato. Pero a fines del siglo XVI con la crisis y el cambio de coyuntura, se quitó en los contratos la posibilidad de compra.

Pero lo más destacado es el estado de las ferrerías: Terreros, Bolumburu, Valdemollina, principalmente, que tienen una biografía más definida, con datos de producción en determinados años, trabajadores de origen guipuzcoano, y multitud de contratos de carboneo. Las consecuencias de venta de hierro no sólo se destina a la exportación, sino también a la venta interior mediante el depósito de hierro de Zubileta (Baracaldo), y la venta al interior de Castilla.

Las citas de intercambios comerciales con Valmaseda y Bilbao, aunque no sean numerosos en cantidad, si son significativos de los intereses comerciales de la élite zallense.

El estudio de la sociedad zallense es más nítida en los notables que en los estados medios y bajos, debido principalmente a la pérdida irremediable de los protocolos notariales de los siglos XVI, XVII, y buena parte del XVIII, en especial de la dinastía Yermo de escribanos.

El capítulo de la mentalidad religiosa está todavía por construir, hay que remarca que la religión marcaba fuertemente la vida cotidiana de la población. Existían tres parroquias y un número elevado de ermitas, dos cofradías y un hospital. El cementerio, debajo de los pies de los feligreses en la iglesia, eran un símbolo del enlace entre el mundo terrenal y el de ultratumba. Los testamentos estaban llenos de una profesión de fe, que no se sabe si su redacción era sincera o era ritualizada, y eran un ajuste de cuentas espiritual y temporal, es decir, con Dios y los hombres, pero lo claro es que la salvación no estaba garantizada para nadie, incluso para los que llevaban una vida ascética. Sólo los santos llevaron una vida perfecta. El resto de la población tenía que conformarse con salir del purgatorio mediante las exequias, y diversas misas como las de los 12 Apóstoles, Cinco Llagas de Cristo, y las de San Gregorio. Las ermitas que recibían mayor devoción eran las de San Pedro y de San Pantaleón, donde se mezclaban la intercesión de santos con supersticiones.

Esperando a que lleguen más asuntos, mi objetivo es hacer un estudio del estudio de la sociedad y del crédito en el siglo XVIII. Lo que más mi ojo desea ver es si el inquilinato alto percibido en las postrimerías del siglo XVIII coincide con una ascensión social de nuevas personas cuyos apellidos son desconocidos a principios del siglo XVIII como Novales, Yarto, Eguía, etc.


Deja un comentario

Gabriel José de Quirce, un comerciante de Zalla en Ultramar.

A inicios del siglo XIX se conoce la referencia de un zallense que hace comercio en Venezuela. Se trata de Gabriel José Quirce, de quien Nicolás Agustín de la Sota recibe informes del precio del café, cacao, y zarzaparrilla en el puerto de La Guayra en 18041. En esta misma fecha recibe la ayuda de Juan Antonio Manuel de Bolívar y de Narciso Antonio de Cereceda Chávarri para sus tratos comerciales2. En 1816 salió de Vigo con su socio Joaquín Reyna Capetillo, pero al llegar a las costas de Venezuela, el barco fue incautado por la autoridad real, seguramente para prevenir su asalto por las fuerzas independentistas. Regresó a Zallaen 1820, donde fue Síndico Procurador General en 1822 y 18253. Al finalizar el Trienio Liberal se presentó voluntario en las fuerzas absolutistas, llegando a alcanzar el grado de sargento. Dado que era un pequeño propietario y sus bienes no daban mucho de sí para ser autosuficiente, pidió licencia en 1829 para embarcar en Cádiz con destino a Puerto Rico, para retomar su carrera de comercio, siendo soltero y de 48 años de edad4.

1 Archivo Foral de Bizkaia. Judicial. Familias. Sota. 2871/006.

2 Archivo General de Indias. Indiferente General. 2136 n º158 y 2134 nº 6.

3 Archivo Foral de Bizkaia. Municipal. Zalla. 0035/063, 0075/006.

4 Archivo General de Indias. Ultramar. 496 nº 63.


1 comentario

Reedificación de la Ferrería de Valdemollina (1712)

Archivo Histórico Provincial de Bizkaia. Notarial. 1383. Francisco de Fica. 6 Abril 1712, f. 15-19.

Condiziones con que se a de favircar la obra que se neçesita en la ferreria que esta en Valdemollina, jurisdizion del conzexo de Zalla, en el que se incluye una puente, para cuyo efecto se saca a remate publico de horden del Señor Don Joseph Antonio de Arechega Urtado, Alcalde Ordinario de esta villa de Balmaseda, como dueño que es de la mitad de dicho edificio, que la otra mitad perteneze a los hixos y herederos de Don Juan Inocencio de Vedia y Quevedo, son del thenor siguiente =

Primeramente con condizion que el maestro en quien se rrematare dicha obra a de soltar el arbol de maxar y desençellarle y linpiarle a voca de açuela todo el y bolberlo a enzellar, y ponerle las piezas que nezesitare y guiones, bolbiendolo a su sitio =

Item que a la rueda de dicho arbol le ha de poner toda la enbasadura necesaria dejandola en perfezion =

Item que se ha de echar dos guardas nuevas al diflon de dicha rueda vien ajustadas = Y dicho arbol de majar sovre dos cavezales buenos de encina =

Item que al arbol de sonar se le an de echar dos pies debajo del camarado derechos con sus bainas para fundar los cavezales = Y a dicho arbol se le an de echar seis çellos, y el uno en medio de los malogreros, haviendole de dar dichos cellos al maestro = Y asimismo se an de echar en dicho arbol tres sonadores bien nibelados que tanbien se le an de dar = Y tanvien se le a de echar al referido arbol un zelemin nuevo = Y a la rueda de el se a de acoçinar con sus quadras, y se le an de echar dos cavezales de ençina a un lado y a otro =

Item que se a de echar un zepo nuevo en la varquinera con su cavallo, y pie el cepo de dos pies, y dicho cavallo y pie de uno = Y tanvien se a de echar un pie junto al cocino de la fragua de veinte pies de largo, para cuyo effecto sercira el cavallo que se a de quitar de la varquinera = Y en el camarado de dicha ferreria se a de echar seis abuxas nuevas con sus pies, que an de tener de grueso un pie de tercia a todos lados = Y se an de echar en dicho camarado todas las soleras nuevas de un pie de ancho y una quarta parte de alto, y todos los quartones nuevos, y arrimado a dichas soleras se ayan de herrar otras soleras junto a ellas en ttodo el = Y tanvien de an de echar en dicho camarado nueve pies derechos para rezivir los cavallos y otros tres pies cavallos nuevos = Y de viga a viga a de tener pie y medio de claro = Y los cayreles an de ser nuevos, todos menos dos alrededor, y la mexor cureña que se le entregare a dicho maestro, se a de echar al lado de las manos =

Item que se an de echar las mazas con sus cavallos según artte como las que oy tiene = Y en la primer sangradera junto a la casilla se an de echar una solera nueva de un pie de grueso ronpida y treinta y dos pies de largo, y no siendo en una pieza, en dos, echando pie para senttar la cureña en ellas = Y mas un cumbre de quarenta pies de largo, y otro de ancho, y si fuere de dos piezas, dicho cumbre tanvien se le a de poner su pie = Y en dicha sangradera se an de echar dos vainas nuevas con sus punttales, y en cureñarla toda ella, según lo estava = Y en la otra sangradera se a de echar tanvien un cumbre de quarentta pies de largo en dos piezas, y una quarta de grueso con un pie en medio; y el que tiene oy a de servir para abajo = Y mas se an de echar dos vainas nuevas en dicha sangradera y quatro puntales vien encureñada y galatitiado uno y otro = Y en la conpuerta se an de echar dos vainas nuevas con sus conpuertas y sus mastes con sus arroncaderos por la parte de atras =

(Al margen) Puente = Es condizion que la puente se a de hazer sovre el Rio Mayor para el paso de dicha ferreria y a de llevar dos anguilas vien asentadas en la peña para fundar los pies de las asnillas =  Y en el otro lado haçia la calzada se ha de echar otra anguila como las antezedentes = Y dicha puente ha de llevar diez y ocho pontones con el que tiene a tres en cada tramo con sus asnillas y a de llevar seis pies derechos para dichas asnillas de un pie de grueso y su alto según corresponde a los pilares = Y dicha puente se ha de entregonar enbarada con sus pies, toda ella de parte de seis en seis pies =

Item es condizion que dicho maestro ha de retexar dicha ferreria y casa, y echar quatro cavrios, dos en la ferreria y dos en la casa, y cineto cinquenta latas, dando la teja =

Item es condizion que ha de ser de la obligazion de dicho señor Don Joseph de Arechaga, quien manda executar dicha obra, dar todo el clavazon y herraxe que nezesittare todo ello, y toda la cureña que fuere nezesaria para dicha obra, puesta de su quenta al pie de ella = Y tanvien a de dar monttes livres para que el maestro rematante cortte toda la madera nezesaria para dicha puente, ferreria, y demás obra, abiendo de ser de quenta de dicho señor la carreteria de ella, y de dicho maestro corttarla y lavrarla = Y la dicha puente se ha de dar acavada para quinze de Mayo que viene de este presente año, y ademas obra que ba expresada para el dia de San Juan de Junio de dicho año, y de no executarlo asi an de ser los daños que se siguieren por quenta de dicho maestro, quien se a de obligar tanvien a executar toda la referida obra segura y segun arte y a vista de maestros peritos a contentamiento  de dicho señor, dando fianzas a su satisfacion, quien asimismo a de aprobechar toda la madera y cureña que pudiere servir de lo viexo, que se alla en la dicha puente y ferreria, y lo que no fuere de probecho, a de ser para dicho señor Don Joseph de Arechaga, quien a de pagar la cantidad en que se remattare la obra en tres terçios, el primero al enpezar la obra, el segundo al medio, y el terzero al fin y entrego de ella, como es estilo, y que se aya de pagar por mitad por dicho señor, y la parte remattante el coste de estas condiziones a Thomas de las Rivas, maestro carpintero, quien las a executado, haviendole de dar dos excudos de plata=

Y el dicho Thomas de las Rivas antte dicho señor Don Joseph Antonio de Arechaga, y por testimonio de mí, el escribano, dixo que, según dichas condiziones que tiene puestas, haze postura, y se obliga ha favricar dicha obra en mill y ochocientos reales de vellón, y por dicho señor se le admitio para que sovre ella se ponga a remate público, como está prevenido para las dos de la tarde del dia quatro de este presente mes de Abril, y en fee de ello yo, el escribano = Don Joseph Antonio de Arechaga Hurtado (Firma y rúbrica).

En 4 de Abril arriba referido en publico remate Seabastian Bringa, vezino de Zalla, en 1785 reales.

Bartolome de Montellano, vezino de Zalla, lo bajo a mill y seiscientos reales.

Juan Anttonio en mill quinientos reales con quinze de prometido.

Franzisco de Collado en 1300 reales con un real de a ocho de prometido.

Rematose y doi fee y de que le notifique el remate.

(Al margen) Escritura. Franzisco de Collado, vezino del Valle de Truzios y residente en esta villa, en cumplimiento del remate de arriba, se obliga a hazer la obra en conformidad que se expresa en las condiziones de arriba y para el tienpo en el señalado a satisfazion del señor Don Joseph de Arechaga, y a bista de ofiziales para la mas puntual ejecuzion,da por sus fiadores a Thomas de las Ribas, Vartolome de las Ribas, vezinos de esta villa, y el dicho señor Don Joseph de Arechega se obliga a darle los mill trezientos reales de vellón en que se remató dicha obra por terzias partes, según se aze relazion en dichas condiziones.

Sepan quantos esta escritura de obligazion y lo en ella contenido vieren como io Franzisco de Collado, residente en esta villa de Valmaseda y vezino del Balle de Truzios, como prinzipal, y Thomas y Vartolome de las Ribas, vezinos de esta dicha villa, como sus fiadores de mancomunados, todos tres juntos de mancomun in solidum con renunziazion de las leies de la mancomunidad y devajo de ellas, ottorgamos y dezimos que, aviendose puesto al remate para el señor Don Joseph Antonio de Arechega, Alcalde y Juez Ordinario en esta dicha villa, la fabrica de la puente de Baldemollina y el reparo de la ferreria que se nonbra asi, y echo condiziones de lo que se avia de reparar, que son las antezentes a esta escritura, como mejor postor se avia rematado dicha puente y reparos por testimonio del presente escribano en mí, el dicho Franzisco de Collado, en mill y treszientos reales de vellón con quinze de prometido pagados por terzias partes, y en cumplimiento de dicho remate, nos obligamos el prinzipal y fiadores de mancomun antes nominados de fabricar dicha puente, arreaglados a las dichas condiziones para el dia catorze del mes de maio primero que viene y los reparos de dicha ferreria de Valdemollina para el dia de San Juan de Junio mas inmediato, pena de execuzion, costas y daños, y la daremos todo ello fabricado segun arte y condiziones y avista de maestros peritos en el antes nombrados por todas partes con tal que el dicho señor Alcalde cumpla conponer al pie de la obra la madera nezesaria y pagar los dichos mill trezientos reales en que se remato dicha obra  a los plazos que le corresponda=

Y su merced el dicho Señor Don Joseph Antonio de Arechega Urtado, Alcalde Ordinario de este dicha villa y  dueño que es de la mettad de la dicha ferreria, se obligo por esta escritura de pagar al dicho Francisco de Collado rematante los dichos mill y trezientos reales de vellon por terzeras partes yguales, y de poner al pie de la obra ttoda la madera, clavazón, y demás material que fuere nezesario para la perfeczion de dicha obra, y, no lo aziendo puntualmente, no prozeder a contra el dicho Franzisco de Collado, ni sus fiadores, y para que asi como queda referido a cada una de las dichas partes por lo que le ttoca ottro cunpliese, se lo agan guaradr y cumplir, obligaran sus personas y vienes muebles y raizes, avidos y por aver, y daban poder a las justizias del Rey Nuestro Señor que conpettenttes les sean, a las queles se sometian, con renunziazion de su fuero y domizilio y la ley sit convenerit de jurisdizione omnium judicum, y lo llebaran y tendrán por sentenzia definitiva pasada en autoridad de cosa juzgada sobre que renunziaron ttodas las las demas leies, fueros y derechos de su fabor con la xeneral que lo proibe.

Yasi lo otorgaron en esta dicha violla de Valmaseda a seis dias del mes abril de mill y setezientos y doze años, siendo testigos Manuel de Uberichaga, Franzisco de Zorrilla, y Gaspar de Therreros, vezinos y estantes en esta dicha villa, y los otorgantes, a quienes yo, el escribano, conozco. Lo firmo el dicho Señor Alcalde, y Francisco de Collado, y por los dichos Vartolome de los Heros y Thomas de las yo, el dicho escribano  Rribas que dijeron no saber, firmaron dos testigos, y en fe yo, el dicho escribano =

Don Joseph Anttonio de Arechega Hurtado (Firma y rúbrica). Francisco de Collado (Firma y rúbrica). Gaspar de Therreros (Firma y rúbrica). Testigo. Manuel de Uberichaga (Firma y rúbrica). Ante mí Franzisco de Fica Hurtado (Firma y rúbrica).


1 comentario

Condiciones de la reedificación de la Ferrería de Bolumburu (1753)

Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 3484 nº 29, f. 41-44.

Condiziones con las que se han de fabricar mediante la voluntad de Dios en el centro de la Ferreria del lugar de Bolumburu quatro paños de pared y lo demás que se espresara, y a pedimento de Don Josef Joaquin de Villa Urrutia, vezino de este consejo de Zalla, hoy síndico procurador de él, en la forma siguiente.

Primeramente es condizión que el maestro o rematante haia de demoler las paredes viejas que hoy se allan en dicho sitio, y romperá nuebos cimientos en los dichos quatro paños, profundandolos asta encontrar peña, cascajo o tierra muy fuerte, dándole a una mano sesenta pies de hueco y altto veinte y quatro sin exceder cosa alguna mas que lo que al presente tiene, y los gruesos que han de ser en la forma que se mencionaron al pago que mira acia la barquinería y tiraje de dicha ferrería, ha de tener de planta quatro pies y medio hasta el alto y elezion de tres puertas carboneras, que en dicho hueco se han de partir iguado que sea con dicho alto, cortaría una zapatta de medio pliego, digo, de medio pie por la parte de la espresada barquinera en forma, que ha de haber una quarta de piso desde el terreno que hoy se alla presente asta las soleras de las referidas puertas, las que han de ser enteras, y si no, de dos medias, bien juntadas y asentadas a nivel, y sobre ellas las referidas puertas, y en igual proporcion, dándole a cada una de hueco quatro pies y medio, formando en cada una de ellas dos pilastras de manposteria, compuesto la la que han de serbir astta el alto correspondiente, y el remate de ella ha de ser con su arco de rejola bien asentado según arte, y desde las referidas soleras y la patta antes dicha, no salir dicho paño astta el altto de treze pies, y coronado con dicho alto cortara una lapata de un pie por la parte de dicha barquinera, y en ella ha de asentar dicho maestro quatro o cinco pasaderas que buelen cada una medio pie del marizo y en los parajes necesarios para sobre ellas asentar las centeras que han de recibir las zopardas y cunmbre del tejado astta recibir el referido cunbre de dicho tejado, ha de subir dicho paño con el grueso de tres pies por razon del grabe peso que se considera ha de ttener, y los tres paños corresponden las dos han de ser de un grueso que son de fuera a laragua, y es asta mediodía, cuio grueso ha de ser de cinquenta pies de planta astta nivelar con la zapatta del paño anttedicho y llenos, que se an dichos cimientos ha de asentarse los quatro estremos quatro esquinas de madera, ponería conpuerta echo de esquadra, y en dicho alto ha de corttar medio pie de zapatta en cada uno de los dos, y por la parte que mas conbenga, y desde dicho sitio astta recibir el mencionado tejado han de subir con el grueso de dos pies y medio, y el que mira al Camino Real ha de tener tanbien de plantta tres pies y medio en el que ha de cortar tanbien otro medio pie para la parte del centro mas seis carboneras, y desde alli astta el aze de diez pies, ha de subir con el grueso de tres pies y en dicha altura contara otro medio pie de zapatta, y subirá con la restante astta recibir el referido cunbre de dicho tejado, y con dicho paño hace elijir tanbien otras tres puertas, y correspondencia de las antedichas para en ellas derramar el carbon a las referidas carboneras, las que han de quedar en el alto que fuere mas conbeniente, y que ttenga cada uno de hueco tres pies y medio en forma que no queden mas bajas que la que le corresponde astta el dicho tejado, demando bos pilastras de mamposteria y en cada una de ellas y en la misma conformidad que en las anttes el hai unas y otras bien ligadas y asentadas según artte como tanbien en los demas paños arriba espresados, debera el dicho maestro de coger los lacos asi de esquinas como de rincones de zapatta? Y antterior, uno y otro bien trabajado con buenos trascantos en los remates de las esquinas y trincado según arte.

Item es condizión que el dicho maestro ejecutante haya de romper otros dos tramos de cimiento en el zentro y huxen los zepos sesenta pies para la separacion de tres carboneras que en dicho hueco ha de haver, y en igual properçion según y como queda dicho, los que han de tener de planta tres pies cada uno astta la flor de la tierra, profundandolos tambien asta encontrar plantta de bastante firmeza y llenos que sean asta dicho sitio, ha de contar con quatro de pie de zapatta por cada lado y en cada uno de los dos para que desde allí suba y remate con dos y media asta el tejado de dichas carboneras en forma que han de lebantarse, tiene mismo tiempo los referidos quatro pies en los cuios medianiles, para que viendo asi los pueda enlatar y ligar los unos con los otros para mas seguridad y permanencia, y la mezcla de cal que las dichas paredes han de llevar para la ejecución, han de ser echandole dos ralas de cal y tres de arena bien battido para que haga unión lo uno con lo otro, haciendo dicha mezcla quinze dias antes que se haya de usar de ella.

Item es condizión que dicho rematante haya de dar concluidas y acabadas dichas paredes para en todo el mes de julio de estte presente año de mil setezientos cinquenta y tres, pena de costas y daños que de lo contrario se siguiere.

Item es condizión que dicho maestro haya de aprobecharse de los materiales en quanto en manposteria que en dicho sitio parecieren, sin que por ello sea pedido cosa alguna.

Item es condizión que el referido Don Josef Joaquin de Villa haya de darle al dicho rematante caminos y canttera libre para la saca y acarreo de los materiales conducentes para el cunplimiento de dicha obra, y con duda que sea la maya de dar y entregar dicho rematante la cantidad en que se rematare, haya de ser en tres tercios, la metad al empeçar la dicha obra, y la otra mitad en dos tercios iguala al medio y fin de ella, dando fianzas legas y abonadas a satisfación del mencionado Don Josef Joaquin de Villa y Urrutia.

Asimismo es condición que en el paño de parte que mira a la cittada barquinera, haya de dejar dicho maestro los dentellones necesarios, y en el grueso tres pies para que en ellos mejor pueda enlatar el paredon del ordenante que a de.

Item se ha de fabricar, aunque por ahora se omite y atento a estas condicion arriba espresadas, yo, Simon Gutiérrez, digo que hago postura en cada una de las trazas que parecieron ejecutadas en precio y cantidad de quarenta reales de vellón medida y linealmente, y habiendo otro mejor postor, han de pagar por el costo y trabajo de condicion ante dicho Simon veinte reales de vellón, los que deberan pagar por metad el referido Don Josef Joaquin de Villa y rematante i tradiendo a estas referidas condiciones los reparos siguientes:

Primeramente es necesario fabricar de planta nueba el paredon que pega al camarado de la citada ferreria en la distancia a sesenta pies a los largo, y el referido rematante debera demoler el que hoy existe y sacar de planta de el, profundandolo asta encontra peña o planta y firme, el grueso de el ha de ser de cinco pies hasat el alto y recibimiento del camarado que hoy se alla presente igualado, que sea en dicho alto ha de cortar con pie de zapatta por la parte del referido camarado para que sobre ella descansen y asienten las maderas que le reciben, y desde alli subira como que el grueso restante asta el alto seis pies en dicho alto.

Con condición otro pie de zapatta mediandole por dentro y fuera de el y con el grueso restante debera subir y lebantar asta que reciba el referido cunbre de la citada ferreria.

Item es condición que dicho maestro haya de dejar en el referido paredon el buque necesario y arquiado de rajola para en el enorar el arbol de sonar, dejandole con toda libertad, y los demas que en el referido paredón se ofreciesen, siendo precisos y necesarios.

Item en condición que dicho rematante haya tambien de demoler el paredon y cadenante en el hueco del paredon de dicho camarado y de citada carbonera, y demoliendose tanbien el que al presente se alla rompido su planta asta encontrar planta muy firme y en el modo antedicho, y el grueso de el ha de ser de tres pies y medio y llenos que sean dicho (…) cortara medio de pie de zapatta en el alto y superficie de la tierra, sin que impida la entrada y salida de dicha ferreria para que en ella elija dos pilastras de manposteria conpuestas y dandole de hueco seis pies las que han de lebantar asta el alto de los mismos seis pies para sobre ellas asentar un arco de rejola, el que ha de ser bien asentado con el punto y alto correspondiente, y las rejolas de el sean de toda calidad y que tengan cada una dos pies de hasta para mas seguridad y permanencia.

Asimismo debera dicho maestro ejecutante dejar otro arquilla en sitio y parajes mas comodos y necesarios para en el tras la tobera para el descanso de los cañones y es arquinena que en el dicho sitio ha de haber fabricado tanbien en los terminos antedichos por el (…) paño y coronado que sea con el alto y cumplimiento del referido arco, haya cortar otro medio pie de zapatta midiendole por arriba prs y con el grueso restante ha de serbir hasta recibir el mencionado cumbre.

Item es condicion que dicho rematante haya de fabricar un hornillo, el que para dar ejecucion, debera dicho maestro limpiar y profundar la planta de el hasta encontrar la peña muy fuerte, mazizandole según se refiere, y en la circunferencia y hueco de diez pies trabajado con piedra muy menuda, y la mezcla para su ejecucion ha de ser material de cal y la esta de Miñon cernida uno y otro bien batido y amazado para que haga union lo uno con lo otro.

Asimismo debera dicho maesto ejecutante de cortar ottra qualesquiera que las que parecieren ser perjudicanttes a la fragua de dicha ferreria, porque de no hacer así se sigue grave perjuizio, para lo cumplir se quitaran a su costa.

Item es condizion que dicho rematante haya de fabricar un pedazo de escudos en el calce de dicha ferreria que oviere del Camino Real por la del (…) y ocho pies de largo profundándole asta encontrar planta muy firme, y el grueso de el ha de ser tres pies de planta asta el altto y en belacion de la Calzada y Camino Real, y en dicho altto cortara un pie de zapatta por los dos estremos de dentro y fuera, y de alli ha de subir con el resttante grueso astta el alto a dos pies, y el remate de el ha de ser en rejolado con los de bastante peso y por como serle necesario, ser fabricado con mezcla de cal y arena, debera fabricarle de piedra seca asta el alto y en nivel de la referida calzada, ejecutando lo restante que ha de ser fabricado con buena mezcla de cal y arena, uno y otro con buenos tirones y masaderas, y fabricado según artte.

Item es condizion que dicho maestro ejecutante haya de fabricar otros dos tramos de escudal en el sitio y entrada de agua, los que han de ser el uno acia parte y madre del río caudal, y el otro hacia el referido Camino Real, los que han de tener de largo el primero, que es el que mira y se alla partte de el dicho Camino Real, ha de ttener nobenta y dos pies a lo largo incluida de con su distancia diez pies, porque son los mismos que dicho maestro ha de fabricar desde dicha entrada de agua hacia arriba, el que ha de tener de grueso por su plantta tres pies, con el que ha de subir astta el alto de dos pies mas que la tierra que hoy se alla presente para el recojimiento de la agua que dicha ferreria necesita para su manutencion

Asimismo debera dicho maestro fabricar el antesdiho que mira a la parte y mira a la madre del río, y en el largo de quarenta y cinco pies, mobiendo y bajando una braza para que en el ella deje el mechinal o mechinales necesarios para en ellos entrar el cumbre y de modo necesario de la presa que hoy existe y se aia presente y que sirba de estribo a ella, los que han de ser uno y otro fabricados de palnta muy firme y a eleccion del referido Don Josef Joaquin, de ella y con la mezcla de dos palas de cal y tres de arena bien battido y amasado y en el modo antedicho por el remate y conclusion de uno y otro haia ser enrejolado con buenas rejolas entteras que lleven los gruesos de dichos escudales y ripado tanbien según artte.

Item es condizion y cargo a dicho rematante el que haya de llevar la camaretta y quartto de dormir propio para los herreros que en dicha ferreria trabajan en la escoria o ladrillo que mas conbeniente fuere.

Item es necesario que dicho ejecutante haya de dejar en el referido paño que mira a la ragua, una benttana escorzanada y en el paraje que mas conbeniente sea aquella para derramar la vena al cuerpo y zentro de dicha ferreria con la libertad necesaria.

Item es condizion que dicho maestro haya de ensanchar todo el cuerpo y circunferencia de la referida ragua dos pies en toda la distancia y hueco de ella por ser preciso y necesario el remate y conclusión de ella, ha de ser asenttar bien enrejolada para mas hasistencia y con el grueso nezesario.

Item es condizion que dicho rematante haya de fabricar tambien en los dos estremos de la referida ragua y su cabimiento, los que son el que mira de poniente, para cuio fin debera sacar y ronper cimientos con el grueso de dos pies y medio de plantta astta la superficie de la tierra y igualado que sea corvera medio de pie de zapatta por iguales partes, y con el grueso de dos, ha de serbir astta el altto de cinco pies para el anparo de la referida ragua y bena, que en este zenttro se va a recoger, y su remate ha de ser tanbien rejolado y bien juntado según se prebiene, y en los dos estremos de los dos paños dichos formará dos pilastras tambien de manposteria compuertas sean y como ba dicho, y la mezcla para su ejecucion ha de ser tambien en los mismos términos antedichos, aunque arriva dize que ha de haber una braza de dicha compuertta abajo bien entendido ha de ser desde el sittio y paraje que hoy se alla el referido cumbre de dicha presa hacia bajo.

E yo, el referido Simón Gutiérrez digo que me obligo con mi persona y vienes a hacer y ejecutar cada una de las brazas añadidas correspondientes a escudales y paredones en el precio y canttidad de settenta y cinco reales de vellón a ttodo costto y medida lineal y la demas que pareciesen en el cuerpo de la referida ragua, digo que me obligo tambien a hazer y ejecutar cada una de ellas y las que en dicho sitio en el precio y canttidad de treinta reales de vellón cada una, y para lo correspondiente a la dicha camareta digo tambien que me obligo en los mismos términos a hazer y ejecutar una de las brazas que en ella pareciesen en el precio de veinte reales de vellón cada una tanbien a todo costo y rebocada por la parte interior.

Item es condizion que dicho rematante haya de fabricar tambien otro pedazo de escudal en el sitio de la sangradera que hoy se alla y hacia la parte de dicho río mayor y en el largo de veinte y un pies, y elijiendo con el la casa para en ella  enular la compuerta como tanbien en el paredon viejo una vena de piedra labrada a picón asentadas como una suela a solera que coja ttodo el grueso del citado paredón elofra de tenor de grueso tres pies y medio, profundando la planta en el asta encontrar planta firme y cortara medio pie de zapatta y pilastras de dicho rio mayor y con los tirantes hara subir astta el altto que ha de tener, y su rematte ha de ser enrejolado y trabajado en la misma conformidad que lo arriba dicho.

Asimismo se adbierte que la meseta que ha de llevar el referido paredón de dicho camarado ha de ser mezclando bien una pala de arena y dos de cal astta el alto y carga de agua que dicho camarado ha de ser.

Item se advierte y es condizion que ttodas las mejoras que se ejecutaren en dicha obra de ganacia, se han de satisfazer y pagar al maestro rematante a bista y tasacion de peritos inteligentes.

Condiciones e redificio de la Ferreria de Bolumburu de Don Josef de Villa en estte consejo de Zalla según la voluntad de Dios con las condiciones siguientes:

Primeramente es condicion que se ha de redificar el ttejado de las carboneras de dicha ferreria, los que se han de partir en tres carboneras con sus paredes maestras y dos medianiles, y sobre dichas paredes maestras y medianiles se han de asenttar quatro gateras en el ambitto de dichas carboneras, y lo que no se ha de salir de la planta y ambito que hoy tiene dichas carboneras de a una quarta de grueso cada una en quadro bien asentadas y clabadas sobre su nudillos, y en tres claros que corresponden entre paredes maestras y medianiles, se han de asentar tres abarcones de largo necesario de treze onzas de grueso a lo altto, y a la ottra mano onze onzas tanbien de grueso, y dichos abarcones han de ser corbos en su vuelta, bien asentados y clabados sobre sus nudillos, y sobre dichos abarcones se han de asentarse un cunbre y dos sopardas de una quentta de gruesa cada una, en quadro bien asentados y clabados sobre nudillos en dichas paredes; y se advierte han de volar dichas gateras, sopardas y cumbre una bara afuera de la pared que pega al Camino Real y sobre dichas gatera, cumbre y sopardas ha de ser bien cabriado con cabrios de medio pie de grueso cada uno, bien asentados y clavados, y ha de haber de uno a otro dos pies en claro, bien asegurados con bugias y clavijas, y sobre dichos cabrios ha de ser bien lattados con buena latta, bien clabado, y sobre ello bien rretejado.

Iten es condicion que en el cuerpo y tanbien sobre los parajes de dicha ferreria, sobre las paredes maestras que corresponden a dicho cuerpo, se asenttaran un cumbre seis gateras, y han de tener de grueso cada una onze onzas de grueso a lo altto y onze onzas de grueso a la ottra mano, bien asentados sobre sus nudillos, y han de ser ensanblada, y el cumbre con sus cantteras de ocho onzas, en quadro cada una de grueso, y en dichas paredes maestras se asentaran en los parajes conbenientes, sus piedras compuestas bien entradas en dichas paredes que salgan medio pie afuera en los parajes mas conbenientes a fin de hagan estribo para recibir dichas cantteras; y se advierte que la gattera que biene a la parte de abajo del árbol de majar, la gattera ha de ser recivida con un poste de onze onzas de grueso en quadro con su gatera, digo, canttera del mismo grueso que las susodichas, bien asentadas, y sobre dicho cumbre y gateras ha de ser bien cabriado y clabado con buenas clavijas y lattado y rettejado en el mismo modo que el dicho ttejado de las carboneras, y este dicho ttejado de las carboneras ha de lebantar mas que el que hoy esta presente siete pies, y el otro dicho ttejado de sobre dichos parajes ha de quedar tres pies mas bajo al ttejado de dichas carboneras, y asi bien dichos tejados han de quedar con el agrio necesario e mando las aguas al modo que hoy esta el ttejado viejo sobre la fragua y a plomo se ejecutara una chimenea de quattro pies de altto con quatro postes bien asentados y regostados, bien asegurados y clabados con buenas clabijas, y sobre ellos se espigarase dos gateras bien aseguradas, y asi postes como gateras han de tener una quentta de grueso en quadro, y sobre dichas gateras ha de ser bien cabriado con buenos cabrios de medio pie de grueso cada uno, bien asentados, clabados y bien lattado, clabado y rettejado.

Item es condizion que al árbol de majar se ha de ejecutar y asentar nuevo en dicha ferreria con las condiciones siguientes:

Primeramente es condicion que ha de ser bien labrado según corresponde y ha de ser bien enjamelado con buenas jamelas de fierro de a cinco pies de largo cada una y una onza de grueso, bien enbevidas y ajustadas en las cajas de malogreros.

Item ha de ser embenidado en los quarttos de dichos malogreros, bien ajustada, y de seis pies y medio de largas, y en los quarttos de las cruzes de dicho árbol se han de asentar las bandas necesarias de a siete pies de largas cada una.

Item ha de ser condicion que ha de ser enttellado dicho árbol con veinte y dos sellos bien sujetos de buen fierro ajusttados, que asi bien se enttraran dos gurriones de fierro bien asentados, y si se ha de ejecutar una rueda nueba bien ejecutada de onze pies y medio de radio con sus cruzes y corbas nuevas y enbasadura ttodo nuevo bien rreparada, dandole a sus cruzes de grueso cinco onzas y a las corbas nueve onzas tambien de grueso, y a la enbasadura quattro onzas, y ha de tener dicha rueda media vara de ancha, bien asegurada.

Item se ha de lebantar dicho árbol de majar una quarto mas que según está el árbol biejo que esta presente, y para dicho lebante se asiente dos bandas sobre los marranos donde descansa el durmiente, embebidas, a que paguen con las bandas que tiene el empotrado que se alla pegante al durmiente, y sobre dichas bandas a plomo de los marranos enbebidos para que peguen con los marranos debajo, bien asegurados, quedando en el alto correspondiente, y sobre dichos marranos se asenttaria dicho durmiente bien (…)cado y asegurado con tres contraparegues por lançete de afuera.

Item para la correspondencia de dicho lebante se ha de lebantar ondarça y chiflen, y se ha de asenttar sus tres suelas en los parajes mas conbenientes bien aseguradas.

Item por el lado de los mismos se han de solttar los cepos de dicho árbol y puerta, y se arrimaran al pasar para que mejor combenga, bien asegurados y empottrados, y los zepos de las ttrancas se corttaran a esquadra a fin de lebantar dichas ttrancas.

Item se ha de sacar el árbol y zepo mayor, y se ha de corttar ottro nuevo del largo necesario, y quattro pieças gruesas, bien assenttado y empotrado, con dos de ellos de fierro, bien asegurado y abiertta su caja para enttrar de el, aunque sea la correspondencia de dicho arbol majar se han de dar los desnibeles correspondientes a fin de que se a de lebantar la fragua y barquinera, y los zepos y árbol (…) y se han de echar y ejecutar nuevos los caballos de la barquinera, bien asentados y asegurados, de un pie de grueso, en quanto mas se ha de poner y asentar la meza de los barquines para asegurar las gurdas de las trabas, y se ha de entrar y asentar la puerta de la barquinera de la parte de atrás por sus zepos nuebos, y han de tener de grueso cada zepo dos pies menos quarto en quadro, y dicha puerta de grueso de la una mano y a la otra mano pie y quarto de grueso, bien espigados en dicha puerta con sus colas en las espigas y bien asegurados con sus llabes, y bien asentados y enpotrados seguramente, haciendoles sus aberturas para entrar los laterales.

Item se han de entrar nuevos ondarça y chiflon de la rueda del arbol de sonar que han de sonar, digo, han de tener de grueso, así ondarça como chiflon, dos pies de grueso cada uno de largo correspondiente, bien abiertos y asentados.

Item en el camarado de dicha Ferreria seis cayreles de largo necesario y de medio pie de grueso cada uno en el costtado del lado de la fragua, bien asentados y clabados, y en dicho camarado se entraran a las seis brazas de cureña nuevo, sacando las cureñas que no entran de suficiencia y entrando las nuevas bien asentadas y clabadas y juntadas a juntta reja de garlopa, y bien galateveado con mofo, y dicha cureña nueva se entrara en el costado de lado del lado de la fragua.

Item es condizion que ha de redificar la presa de dicha ferreria en la largura que hoy tiene en la misma planta que hoy esta la presa vieja, y en dicha planta se asentaran una renqua de marranos, de a siete pies de largo cada uno, y a pie y quarto de grueso en quadro tanbien cada uno, y reparttidos en ocho pies, declaro a uno y otro bien asentados y enmuñecados, y asegurados en la peña, y de la metad de dicha presa hacia el conportaje se asentaran dos renques levantadas sobre dichos (…) bien trancados y enmuñecados, y han de tener de grueso un pie en quadro cada uno de dicha banda, se asentara otra (…) de pie y quarto de grueso en quadro a plomo de los de abajo, bien asentados y enmuñecados, y han de tener a lo largo seis pies cada uno, sobre dichos marranos se asentara (…) con toda la largura la dicha presa de un pie de grueso en quadro, bien asentado y enmuñecado, sobre dichos marranos con buen contrapa (difícil de leer por tinta traspasada) bien clabado con buenas clavijas tanbien una quarta de claro y de grueso correspondiente, y ha de ser bien latta fracada con mefe y retterttadas dichas cureñas a nivel según la alttura correspondiente.

Item es condizion que el maestro que le rrematare que ha de poner ttodos los martillos (o mazizos) asi la madera, latta y clabazon serraje para esecuttar, todo lo qual ba condizionado a su costta, aprovechandose de ttodos los mazizos (o martillos) que fuesen de suficiencia y dar fianzas a satifacion de dicho Don Joseph de Villa y se cobre con espresion que el maestro que lo remattare, ha de aptar y de sacar los tejados de dicha ferreria, y solar, y sacar el árbol majar y zepos y todo lo demás a su costa, mas se adbierte que en dicha presa se han de assentar dos llabes con sus baynas de medio pie de gruesa cada una, a una mano y a la otra mano una quarta bien asentadas y aseguradas con buenas clabijas, a pie de larga cada una de grueso, correspondientes.

Item en la estolda de árbol de majar se asentaran dos marranos de a media bara de grueso en quadro cada uno desde el empotrado del durmiente de dicho árbol astta una peña altta que mira a la partte de abajo, bien enmuñecada y asegurada con ttres trabesaños de un pie de grueso cada uno, y embebidos a media madera, bien enmuñecados, y se ha de empotrar con buena piedra a rrejola bien asegurado.

Item es condizion que estte de cinquenta y tres se ha de redificar el tejado ca la carbonera según ba condicionado, mas se ejecutara en el camarado otro (…) seis cayreles de largo necesario, y de medio pie de grueso cada uno, bien asenttados y clavados en los pies de dicho camarado, que en el costtado de seis brazas de cureña nueba en los parajes donde se sacaran diferentes cureñas, que esttan dañadas y ttodas de dicho costado, asi nuebas como biejas, han de ser ajunttadas a juntta rasa de garlopa, y bien ajustadas y clabadas, y se adbierte que estte que ba acondisionado, ha de ser de la rueda de majar asta la rueda de aspas, todo bien ejecutado.

Item en dicho camaredo se ha de entrar y asentar un poste nuevo a la partte del río enttero de abajo astta los caballos, bien asentado en la peña con su ombral que ttenga tres onzas para recibir una abuja el dicho camarado espiga en dicho poste, y estte ha de tener de grueso al ombral abajo pie y quarto en quadro, y de alli arriba a una amno un pie de grueso, y a la otra mano tanbien pie y quarto de grueso, y en la espiga de dicha buja por la parte de afuera bien encabillado.

Iten sobre quatro postes de dicho camarado se ha de asentar y espigar dos caballos bien espigados y asegurados del largo necesario que han de tener de grueso cada uno un pie en quadro con buenas cabezas y los ombrales por la parte de abajo, y donde se han de asentar dichos caballos, se asentaran otros dos caballos biejos que no sean de probecho.

Item en la barquinera de dicha ferreria se asentaran dos caballos en dos pies de dicha barquinera, bien espigados y asegurados, y en la puerca de reportillos con la viña de la otra con seguridad, y han de tener (…) cada uno a pie en quadro, y lo demas esta acondicionado, entendiendose que se ha de ejecutar astta el año de cinquenta y quattro, y se adbierte al maestro que lo rematare que ha de aprobechar todos los materiales biejos que fuesen en su satisfacion, y ha de dar fianzas abonadas a satisfacion de dicho Don Josef de Villa, y dicho rematante ha de poner todos los materiales de madera, latta y clavazón y cureña a su costa con el redificio de dicha ferreria.

Attento a dichas condiciones, yo, Pedro de Yermo, hago postura en cattorze mill reales

Item tambien es condizion se ponga por adberetencia que todas las mejoras que hiciese en estte particular el rematante y ejecutante, se le ayan de pagar a vista y tasacion de peritos intelijentes en el arte.


Deja un comentario

Ejemplo de ADN genealógico

Originally posted on Encantamiento Genealógico: Cuando realicé mi análisis materno de ADN mitocondrial con la empresa Family Tree DNA (FtDNA) me informaron que este correspondía al haplotipo U5b1f y me dieron unos datos al respecto. Pero para comprender más a profundidad qué quiere decir ese “código” hay que remitirse a la teoría actual de la…

a través de Euskal Herria: mi orígen genético mitocondrial — Frame Focus and Click


Deja un comentario

Patrimonio histórico

La casa-torre de Salazar, una auténtica casa-torre, es uno de los edificios más emblemáticos del casco viejo de Portugalete por su antigüedad y por su historia. Fue construida por Ochoa García de Salazar hacia 1379 junto a la Basílica de Santa María, en un lugar estratégico desde donde se dominaba toda la desembocadura de la ría. La heredó después […]

a través de SAN JORGE EN PORTUGALETE — Santurtzi Historian zehar