lope garcia de salazar

Sitio de genealogía e historia familiar


Deja un comentario

El Mayorazgo de Terreros

Este documento judicial es una copia encontrada en un pleito consultado de un documento digitalizado, que se conserva en el Archivo de la Chancillería de Valladolid. Los encabezamientos son un añadido realizado para la comodidad del lector, ya que el texto original lo registra todo de corrido, sin hacer distinciones de párrafo o de secciones.

Este documento es inédito pues recoge un testamento del siglo XV, el testamento más antiguo que conozco hasta la fecha, y la fundación de un mayorazgo en texto manuscrito más antiguo hasta ahora, aunque se trate de una copia efectuada un siglo después. Descibe someramente los bienes que los incluye como la Casa Torre, la Ferrería, los molinos y otros bienes inmuebles.

También tiene interés en cuanto a la genealogía, pues se citan a cinco hijos del matrimonio, incluyendo el heredero del mayorazgo y a un sobrino, cuyas identidades salen ahora a la luz.

Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 1296 nº 16 (1574).

(f. 6v.)

Pedimento

Yo el liçençiado Soto de Salazar teniente general en las En / cartaziones fago saber a vos Juan de Urrutia / de Llantada escrivano de Su Magestad vezuno del conçejo de Çalla / en como ante mi paresçio presente Don Antonio de Te / rreros Galindez y en el punto que trata con los herederos / de Maria Ochoa de Urrutia muger que fue de Pedro de Villa / y Françisco de la Quadra vezino de Balmaseda y los herederos / de Yñigo de Avellaneda (…) me hizo rrelazion / que avia pasado un testa / mento que abia otorgado / Ochoa de Terreros de Suº / en presençia de Sancho / Hortiz de Urrutia / vuestro visabuelo es / crivano que fue de Su Magestad y del numero del conçejo de Çalla / (…) y queste dicho testamento y rregistros del dicho / Sancho Hurtiz estavan (…) y tenia neze / sidad de un traslado del dicho testamento ser en guarda de su derecho / en el punto que tratava con los susodichos me pidio nos / mandase entrasedes en los dichos rregistros e bus / case el dicho testamento e buscado se le diese del / sacado en linpio y pidio justiçia y por mi visto su / pedimento e relaçion os mando que dentro de (…) / en los dichos rregistros y allado el dicho testamento le / saquedes en linpio y delo sinado en forma / al dicho Antonio Galindez para que le presente en el dicho punto para en guarda / de su derecho con que sea noteficado a Diego de Capitillo / como a parte que dize mostrarse por los hijos y herederos / de Maria Ochoa de Urrutia dentro de tres dias por ver / sacar y corregir el dicho testamento lo qual dio que man / dava al dicho Juan de Urrutia saque el dicho traslado del dicho / testamento (…) dentro de tres dias allan / doleen sus registros so pena de dos mill maravedies / para la camara de Su Magestas fecho en Avellaneda de las En / cartaziones a veinte dias del mes de junio año / del Señor de mill e quinientos e setenta e tres el liçençiado Soto de Salaçar por mandado de Señor Sancho de / las Heras.

Notificación

Este dicho dia y mes susodichos en el / dicho lugar de Avellaneda dyo Sancho de las / Heras escrivano de Su Magestad de pedimento del dicho / Don Antonio Galindez de Terreros notefyque este / mandamiento en su persona al dicho Juan de Urrutia escrivano / el qual dijo que lo oya y que entraria en / sus rregistros y allando el dicho testamento y code / zilo lo saque. Testigos Diego de Ahedo y Pedro Miguel escrivano / de las Encartaziones Sancho de las Heras // (f. 7r.)

Notificación

En Avellaneda este dicho dias mes e año desta / otra parte contenido yo Sancho de las Heras escrivano notefique / del dicho pedimento del dicho Don Antonio Galindez / este mandamiento en su persona a Diego de Capitillo el qual / dijo que lo oya. Testigos el Bachiller Montaño / e Bernardo de Capetillo.

Pedimento

En la Audiençia de Avella / neda de las Encartaziones a veinte e tres dias / del mes de junio año del Señor / de mill e quinientes y setenta e tres años / ante el muy magnifico Martin Ruiz / de Bonieche teniente general en las dichas / Encartaziones por ausençia del muy magnifico Señor Liçençiado / Soto de Salazar teniente general en las Encartaziones / y en presençia de mi Sancho de las Heras escrivano de Su / Magestad y testigos paresçio presente Don Antonio de Terreros Ga / lindez e dijo que por quanto por su pedimento le a / via sido mandado a Juan de Urrutia escrivano le diese un traslado / de un testamento de Ochoa Galindez de Terreros / y Doña Teresa Gomez de Zamudio y estava / en su presençia el dicho testamento que lo avia pasado ante San / cho Urtiz de Urrutia su bisabuelo escribano y no lo / abia querido hazer pidio a Su Merçed le apre / miase que se le diese el dicho traslado sinado para en guarda / de su derecho y en todo dijo que pedia justiçia y por el Señor / Teniente bisto lo susodicho dijo que mandava e mando al dicho / Juan de Urrutia escribano por segunda bez que dentro / tres dias de al dicho Don Antonio Galindez el traslado / del dicho testamento para que les (…) que es / tava en su poder so pena de dos mill mara para la camara / de Su Magestad e de yntereses de costas de la parte / Testigos Pedro Gsº e Pedro de Traslaviña. Escrivanos Martin / Rruiz Sancho de las Heras.

Notificación

En el lugar de Ave / llaneda este dicho dia mes e año susodicho des / pues de lo susodicho yo Sancho de las Heras / escrivano de Su Magestad de pedimento de Don Antonio note / fique este mandamiento del dicho Señor Teniente en su persona / al dicho Juan de Urrutia escrivano el qual dijo / que el tenia el dicho testamento y que pagado (…) / estava presto y zierto de hazerlo y por el Señor Teniente / le hera el mandado y firmolo de ante testigos Diego de Hahedo / escrivano y Catalina de las Suº vezinos de Salzedo Juan de Urrutia Sancho de las Heras.

Notificación

E despues / de lo susodicho este dicho dia mes e año susodichos // (f. 7v.) en el lugar de Avellaneda yo Sancho de las / Heras escrivano de pedimento del dicho Don Antonio de Te / rreros notefique a Pedro de Capetillo procurador que se dijo / ser de Juan de la Herrera y Françisco de la Herrera y Mençia / de la Herrera hijos de Juan de la Herrera Terreros y de / Maria Saez de Barrenola que dentro de segundo dia / baya como tal curador a ver sacar y corregir / a casa del dicho Juan de Urrutia escribano el dicho testa / mento que ansi se la / mando sacar el qual / dixo que lo oya / testigos Diego Abad Marro / quin y Pedro de Traslaviña escrivano vezinos de las Encar / taziones Sancho de las Heras.

Modelo de interrogatorio a los testigos

En Avellaneda / de las Encartaziones a treinta dias del mes de / junio del año del Señor de mill e quinientos y setenta e tres años / ante el muy magnifico Señor Liçençiado Soto de Salazar teniente general / de las Encartaziones y en presençia de mi Juan de Urrutia / de Llantada escrivano de Su Magestad y testigos de yuso es / critos paresçio ende presente Don Antonio de Terreros / e otros de presente en el Balle de Salzedo y dijo que en presençia / de Sancho Urtiz de Urrutia escrivano de Su Magestad que avia gelo / huvo hecho y otorgado su testamento y postrimera boluntad / Ochoa Galindez de Terreros y Doña Teresa Gomez de / Çamudio su muger fueron vezinos del conçejo de Çalla / destas Encartaçiones e ansimismo huvo hecho / y otorgado su testamento conque fallesçio e Doña Mençia / de la Puente muger que fue de Juan Galindez de Terreros / vezinos que ansimimo fueron del dicho conçejo de Zalla / y Encartaziones en presençia de Yñigo Urtiz de Urrutia / escrivano de Su Magestad y del numero del dicho conçejo de Zalla / despues los quales dichos dos testamentos alle con / bienen para en consecuçion de su derecho en el punto que tratar / la Casa y Torre de Terreros y su mayorazgo provar / y aberiguar como los dichos Sancho Urtiz de Urru / tia e Yñigo Urtiz de Urrutia escrivanos rreales e del / numero del dicho conçejo de Çalla en cada uno dellos en su tiempo / e como las letras de los dichos testamentos / son de mano de los dichos escribanos e ansimismo las firmas / queestan de los testigos en los dichos testamentos oreginales / y de como son y son fieles y legales por ende dijo / que en aquello que aya en forma e aya a lugar // (f.8r.) mande rrezivir y rreziba testigos de ynformazion de lo suso / dicho mandandoles mostrar a los dichos testigos los dichos tes / tamentos oreginales por mejor depongan y agan / la dicha ynformazion preguntando a los dichos testigos el tenor / deste pedimento o se la mando dar sacada en linpio y si / nada e zerrada en publica forma e manda que agase ynter / poniendo a ello su autoridad y decreto judiçial para / mas por la balidaçion y para ver sacar e corregir / la dicha ynformazion e testamento / mande citar las partes a quien toca / y en ello pidio faser fecho y admi / nistrato (…) cumplimiento de justiçia / y para lo nezesario su ofiçio ynploro el Señor / teniente boto rl dicho auto e pedimento dijo que dandole testigos / de ynformazion esta presto y zierto de los rrezibir / e hazer justiçia. Testigos Pedro de Traslaviña e Juan de Trasla / viña e Pedro Gsº de Sobrado escrivano vezinos de las Encarta / ziones Juan de Urrutia.

Presentación de testigos

E luego el dicho Don Antonio / Galindez de Terreros nonbro y presto por testigo a Pedro / de Traslaviña escribano e Ochoa de Gobeo y a / Diego de Ybarra vezinos de las Encartaziones de los qua / les y de cada uno dellos el dicho Señor Teniente tomo e rrezivio / juramento en forma devida de derecho por los susodichos por / Dios Nuestro Señor e por una señal de cruzata como esta / e a las palabras de los santos quatro evangelios / los quales despues de aber jurado cada uno / en si dixeron si juro y amen. Testigos Pedro Gsº de Sobrado y Juan / de Traslaviña y Juan de Avellaneda vezinos de las Encar / taziones Juan de Urrutia.

Declaración de Pedro de Traslaviña

El dicho e depusiçion / de Pedro de Traslaviña escribano vezino del conçejo de Ar / zentales de las Encartaziones testigo de ynformazion / presentado e jurado por el dicho Antonio Galindez de Te / rreros e siendo preguntado por el tenor del / dicho pedimento dixo que es de hedad de setenta e tres / años poco mas o menos tiempo y que no hes pariente / del dicho Don Antonio porque lo sepa que conozio a I / ñigo Hurtiz de Urrutia escribano y sien / dole mostrado los dichos testamentos e por el vis / tos dijo este testigo que el testamento que suena fecho e o / torgado por la dicha Doña Menzia de la Puente muger / que fue del dicho Juan Galindez de Terreros es letra / escrita de mano del dicho Yñigo Hurtiz de Urrutia // (f. 8v.) y este testigo la conoze y tiene por tal por y le bio husar del / dicho ofiçio de escribano rreal y en el numero del dicho conçejo de Zalla / y le vio escribir muchas y dibersas vezes y a / çierto otras muchas escrituras y prozesos escri / tos de su mano del dicho Yñigo Hurtiz de Urrutia es / cribano a la qual como dicho testigo le vio husar del dicho ofiçio / y hera escribano muy fiel y legal y a sus escrituras / se les a dado y dar entera fe / y credito como a es / crituras publicas de escribanos / fieles y legales y por / tal a sido y fue avido / y tenido y dello a avido e ay publica boz y fama y que al dicho / Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano este testigo no le conozio / mas de averle oido dezir y nonbrar y que el era escribano / rreal y del dicho numero de Zalla y que a sus escrituras / se les a dado y da entera fe y credito como a escrituras de escribanos /publicos rreales y que las firmas que estan en el testamento de la / dicha Doña Mençia de la Puente que esta escrita de mano / del dicho Yñigo Hurtiz de Urrutia este testigo tiene la primera / dellas por el dicho Juan Perez de Bolunbro e la otra por / del dicho Juan de la Herrera barquinero porque este testigo los bio / escrevir e firmar muchas vezes y a bisto otras / sus firmas que las firmas que estan en el testamento que di / zen aber pasado ante el dicho Sancho Urtiz de Urrutia es / crivano que estan quatro firmas a las espaldas e una / en la primera plana laszos primeros que dizen Juan Perez / y Juan de la Herrera Terreros y las tiene por firmas dellos / por lo que el dicho testigo de suso y la otra firma que dize Garzia la tiene / por de Garzia de la Puente por le aber bisto le asy firmar y es / crevir muchas vezes y que la otra firma / que dize Yñigo de Terreros no sabria dezir cuya fee / y esto dijo que es verdad y firmolo de su nonbre. El Liçençiado Soto. Saez de Traslaviña escrivano. Juan de Urrutia.

Declaración de Ochoa de Gobeo

Testigo el dicho e de / pusiçion de Ochoa de Gobeo vezino del dicho conçejo de Çalla / testigo tomado e rreçivido de ynformazion presentado por el / dicho Don Antonio de Terreros para en prueba de su yntenzion / e pedimento el qual despues de aber jurado en forma / y siendo preguntado al tenor del dicho pedimento dijo que / hes de hedad de sesenta y quatro años poco mas o menos y que / no hes pariente del dicho Don Antonio por cosa alguna / y que el testamento que paso y dize y suena ser otorgada en presençia / de Sancho Urtiz de Urrutia escrivano por Ochoa Galindez // (f. 9r.) de Terreros y Doña Teresa Gomez de Zamudio que esta escrito / en una plana de papel y firmado devajo de donde dize / Sancho Urtiz a las espaldas del donde estan quatro / firmas dijo que la primera la tiene por Juan de Bolunbro / y la segunda de Juan de la Herrera de Terreros y las demas / que no podria aclarar quienes las hizo mas de / que a los susodichos los vio escrevir y firmar y lo tiene / por letra y firma del dicho Sancho Urtiz / y del dicho Juan Perez e Juan de la Herrera / al qual dicho Sancho Urtiz / dixo este testigo que a oido / dezir publicamente que hera escrivano de Su Magestad y del / numero del dicho conçejo y que hera honbre fiel y legal y las / escrituras que hazia se le davan todas fe y credito y el primero / testamento dixo este testigo que le tiene por el y la del dicho / Yñigo Hurtiz de Urrutia escrivano y tal es publico y notorio / en lo qual se afirmo y y firmolo de su nombre. El Liçençiado Soto. Ochoa de Goveo. Juan de Urrutia.

Declaración de Diego de Ibarra

El dicho y depusiçion / de Diego de Ybarra vezino del dicho conçejo de Çalla testigo presentado por el dicho Don / Antonio de Terreros Galindez para en prueba de su pedimiento / el qual de publico de aber jurado en forma de derecho y / siendo preguntado por el dicho Señor Teniente conforme al pedimiento / dijo que hera de hedad de setenta años poco mas o menos e que / no hera pariente del dicho Don Antonio por cosa que sepa / y rrespondiendo a lo demas siendo preguntado conforme / al dicho pedimiento dijo este testigo que tiene al escrivano que suena / ser otorgado en presençia de Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano / por Ochoa Galindez de Terreros y Doña Teresa Gomez de / Çamudio ser letra de Sancho Urtiz de Urrutia / por aber bisto su letra y forma y le a tenido e oido / dezir publicamente que hera escribano de Su Magestad y del numero del conçejo / de Zalla y a las escrituras que hazia se les dava / entera fe y credito y tal fue publico y notorio y las / demas firmas dijo este testigo y no podria aclarar / cuyas son mas de que a oido dezir de sus nonbres / dellos que heran honbres de bien e muy prençipa / les y esto dijo save y se le acuerda en lo qual se afirma / y rretefica y lo firmo de su nonbre. El Liçençiado Soto. Diego de Ybarra. Juan de Urrutia.

Pedimento

En Avellaneda de las Encartaziones a / treinta dias del mes de julio del año de mill e quinientos ysetenta / y tres años ante el muy Magnifico Señor Liçençiado Soto de Salaçar Teniente General / de las dichas Encartaziones y en presençia de mi Juan de Urrutia de Llan / tada escrivano de Su Magestad y testigos pareçio presente Don Antonio de Terreros / (…) en las Encartaziones y dijo que zerca del pedimiento por el fecho // (f. 9v.) el tiene dada ynformazion bastante para el autor amyº de los dichos / escrivanos que espide. Por ende dijo que pedia a su merçed / mande a mi el dicho escrivano le de un traslado sinado de los / dichos testamentos en publica forma pagandome mis dineros que para ello / mande poner su autoredad y decreto judiçial que / pidio justiçia.

Auto

E luego bisto por el dicho Señor Tenyente / dijo que mandava e mando a mi el dicho escrivano / de un traslado sinado de los dichos testamentos en publica / forma con y antes / y primero las partes / sean çitadas para el ver / sacar y corregir y conzertar señalandoles dia lugar / y hora a lo qual ynterpuso su autoridad y de / creto judiçial tanto quanto podias y a lugar de derecho / y no en mas allende. Testigos Juan de Traslaviña / y Diego de Hahedo y Sancho Perez de las Heras vesinos de las / Encartaziones, el Liçençiado Soto. Juan de Urrutia.

Notificación

En / Avellaneda de las Encartaziones a quatro dias / del mes de julio del año del Señor del mill / y quinientos y setenta y tres años yo Juan de Urrutia escrivano / doi fe que de pedimento de Don Antonio de Terreros presente / notefique y çite a Pedro Capitillo vezino de Sopuerta co / mo curador de los hijos de Juan de las Heras e a Diego de Capitillo / como curador que dixo ser de Santiago de Villa e como procurador / de los demas hijos de Pedro de Villa e Maria Ochoa su muger despues / para que para el mes primero que se contaran seis dias deste / dicho mes e año se allaren presentes a ver corregir y con / zertar los dichos testamentos.

Notificación

En el lugar de Llantada / en casa de mi el dicho escrivano a hora de las ocho / de la mañana las quales dixeron que los anteriores Sancho / Perez de las Heras e Diego de Ahedo y Pedro de Traslaviña / escrivanos vesinos de las Encartaziones. Juan de Urrutia.

Notificación

En / el lugar de Avellaneda de las Encartaziones / a quatro dias del mes de julio del año del Señor de / mill y quinientos y setenta y tres años yo Juan de Urrutia / escrivano doi fe que notefique y zite a Françisco de la / Quadra vezino de la villa de Balmaseda para que para / el dicho dia se alle presente para le sacar el dicho tes / tamento el qual dixo que lo oyo. Testigos Puente Hurtado Yñigo / Avellaneda de la Quadra Juan de Urrutia.

Copia del testamento de Ochoa Galíndez de Terreros y su esposa

Este es un traslado bien y fielmente sacado de un testa / mento según que por el pareze y suena ser otorgado / por Ochoa Galindez de Terreros e Doña Teresa / Gomez de Zamudio su tenor de la qual es este que se sigue: // (f. 10r.)

In Dei nomine. Amen. Sepan quantos esta carta de testamento / vieren como nos Ochoa Galindez de Terreros e Doña Teresa / Gomez de Çamudio anvos dos vezinos del conçejo de Zalla e estando / como estamos enfermos de dolençia que Dios fue servido / de nos dar y en nuestro juiçio y entendimiento encomendando /como encomendamos nuestras animas a Dios Padre que el / las crio y rredemio hechando por ynterzesora a Nuestra Señora la / Virgen Maria para que nos quiera perdonar nuestros peca / dos y llevarnos a la gloria. Amen.

Primera / mente mando que nuestros cuerpos sean se / pultados (…) de mi Ochoa Galindez / en Nuestra Señora de Güeñes y la dicha Tere / sa Gomez en San Juan del Moral de la villa de Val / maseda

el qual mas y cada una dellas oblada / y candela misas y enterramientos en nueve dias y cavo / daño y todos los demas dias acostunbrados.

E mas a la obra y lunbre de las dichas yglesias: a cada una / çien maravedies e demas hermytas de Zalla e Güe / ñes a cada una un rreal e apartamos la Tre / nidad e esequias con cada tres maravedies.

Iten mas / nos lleven las obladas y candela Doña Menzia de / la Puente muger de Juan Galindez de Terreros nuestro hijo / y por su trabaxo es mas mill maravedies.

Iten / mas la Casa Torre de Terreros con el molino de / Maylla y el quarto de la Hera de Terreros / con todo el monte sebe y arbolar que nos tene / mos en el Arroyo de la Maylla asta el / Camyno Rreal de Arriva hasta el casta / ñizar de Ahedo con todos los montes que nos hemos / y tenemos desde Terreros e Valdemonina / con el parral y guerta Juan Galindez de Terreros / nuestro hijo según nos sigue ynfiado por bienes / de mayorazgo y bienes binculados y en fin / de sus derechos los herede y lleve e aya y herede / Juan Galindez su hijo nuestro nieto según que nos fue dado / y heredado e si el Juan Galindez nuestro hijo o nieto / no quedaren hijos o herederos Ochoa nuestro hijo e sino / quedaren hijos del dicho Ochoa a los herede Sancho nuestro / hijo e ansi ba ya por bienes de mayorazgo / suzediendo de mayor en mayor e no hubien / do hijos e herederos con que sean legitimos y no / vastardos.

Item mas a Juan nuestro hijo de y pague // (f. 10v.) a Teresa y a Menzia nuestras hijas cada doze mill maravedies / de la buena moneda corriente lo qual les pague / luego de con lo total y apartamos y los demas vienes mas a Ochoa e a Sancho nuestros hijos lo qual / les apartan Diego Hurtado de Salzedo nuestro sobrinos / e les mas pasen por los quales mandar.

E mas non / bramos por nuestros cavezaleros al dicho Diego Hurtado e a / Sancho Hurtiz de Hurrutia escrivano para que cunplan / lo susodicho.

E mas / a nuestros hijos e hijas / esten por lo que man / daren los susodichos / so para de nuestra bendiçion.

E sacados los dichos bienes bincu / lados rrevocamos e damos por ninguno o de ningun / balor y efeto otro qualquier testamento o testa / mentos que nos ayamos fecho.

E mas este se cunpla y le aga / y se confirme y cada dia en todo tiempo del mundo / fecho en la Casa de Terreros que es en el conzejo de Çalla / a doze dias del mes de setienbre de mill e qua/ troçientos y setenta y dos años . Testigos Doña Teresa Hurtada de / Mendoza, muger de Diego Ybañes de Traslaviña / e Juan Perez de Bolunburu y Juan de Terreros y Garzia de la / Puente y Diego de Gobeo veçinos de Salzedo y Balmaseda. Paso ante mi Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano. Sancho Hurtiz. Juan Perez. / Juan de Terreros. Garzia de la Puente. Yñigo de Terreros.

En / el lugar de Lusa a veinte de mayo de ochenta y siete / el alcalde a pedimento de Ochoa de Terreros en nonbre de / Maria su hermana Juan Perez alcalde mandole dar las / clausolas del testamento la manda de los doze / mill y de como hizo cavezalero a Galindez. Testigos: / Pedro de Goveo y Juan de Garzibañez y Lope de Memetiz / y Sancho de Gardellegui y Pedro Diez su hermano e otros sacada / ser solo de la moneda fecho y sacado fue este dicho / testamento.

Auto y declaración

En el lugar de Llantada que hes / en el conçejo de Zalla y Balle de Salzedo y Encar / taziones de Vizcaya a seis dias del mes de / julio del año del Señor de mill y quinientos y setenta / y tres años estando presente Pedro Ortis a ver sacar corre / gir e conzertar Juan de Ostolaza e Diego de / Orrantia e Françisco de Hazedo vesinos de Çalla / (…) no enpezca e yo el susodicho Juan de U / rrutia de Llantada escrivano de Su Magestad en to / dos los rreinos y señorios y señorios // (f. 11r.) que por mandado del Señor teniente de las Encartaziones entre en los / rregistros que quedaron de Juan de Urrutia de Llantada / escrivano mi padre de numero entre los quales alle / el dicho testamento y siendome mandado por el dicho Señor Teniente / le fize escrevir y sacar del rregistro oreginal del dicho / Sancho Hurtiz de Urrutia escrivano de numero que doi fe que he oido / dezir publicamente que hera escrivano de Su Magestad e del numero del / dicho conçejo de Çalla el qual da mi / poder y he oido dezir que Yñigo Hur / tiz de Urrutia escrivano de numero suzedio / en sus rregistros Juan de Urru / tia mi padre e Yñigo Hortiz de / Urrutia su hijo en su lugar el qual fize sacar / ene stas siete ojas de papel con esta que ba / my sino lo qual ba sierto e verdadero / en los sustanzial y por ende fize aqueste / mi sino que es tal en testimonio de verdad. Juan de Urrutia.


2 comentarios

Zalla bajo los Reyes Católicos

No se debe pensar que las tensiones entre los parientes mayores se hayan resuelto sin más ni más tras la batalla de Elorrio de 1479, hito que oficialmente acaba con las luchas o guerras de bandos. En un documento de 1486 conocemos que se juzgó a los parientes mayores y a sus clientelas por los crímenes realizados en la contienda, pero en él aún se manifiesta activa la enemistad entre los linajes de Salcedo Mayor y Salcedo Menor, ya que, tras ser juzgados por sus tropelías miembros de ambos linajes e hidalgos de sus respectivas clientelas a penas de muerte, destierro y otras penas. El problema viene porque ambos linajes reclaman la aplicación inmediata de las sentencias que afectan a sus contrarios, provocando una inmensa conmoción en el Valle de Salcedo1. La parca documentación nos impide conocer la identidad de los que recibieron la pena de muerte o de destierro.

Otro capítulo de los conflictos entre los linajes de Salcedo Mayor y Salcedo Menor es un pleito apelado en Chancillería en 1487 entre Diego Hurtado de Salcedo y Juana de Salazar, mujer de Juan de Salcedo. Como consecuencia de la alianza de los Salcedo Menor y los Salazar a mediados del siglo XV se concertó el matrimonio entre Juan de Salcedo y Juana Salazar y Butrón, hija del cronista Lope García de Salazar. Al parecer la alianza matrimonial no suponía en el momento del matrimonio una fusión de propiedades sino que cada parte se mantenía independiente y soberana, de la misma forma en que la unión matrimonial de los Reyes Católicos no supuso una fusión inmediata de las Coronas de Castilla y de Aragón sino que cada reino mantuvo su propia soberanía. Este supuesto es fundamental para entender la causa del pleito, por el cual Diego Hurtado de Salcedo recibe en pago por razón de una sentencia, cuyo fondo se nos escapa, de 216.323 maravedies a enajenar de los bienes muebles y raíces de Juan de Salcedo. Juana de Salazar sale a la palestra para reclamar que no se enajene de la parte de su dote. A continuación se tasan las costas en largo más de 5.000 maravedies, quedando la cuestión en suspenso, sin saber el desenlace2.

Es probable que Juana Salazar saliera vencedora del evento, pues existe otro caso del siglo XVIII en el que José Ignacio Arrieta Mascarua tiene un pleito con sus sobrinos, y en cierto momento del pleito sale a defender Rosa Anastasia Chavez Erquiñigo, mujer de Jose Ignacio Arrieta Mascarua, su dote, en concreto 18.228 reales con sus réditos de 120 reales anuales, 320 ducados de las obras pías de Juan Pérez de Gordejuela y el Licenciado Miguel Ugarte, de Juan José Ugaz Ormaeche y Francisca Antonia Irazagorria, aumento de dote de 2.000 ducados, y la mitad de los bienes raíces, muebles, frutos y rentas, derechos y acciones. También así protege el legado de sus hijos José Ignacio, Ramón y Nicolasa. Para defender sus tesis, aporta un pleito en que la mujer de un vecino de Munguia y Lemóniz reclama su mitad en vida de su marido para protegerse de un concurso de acreedores. Para justificar las rentas de las obras pías aporta el testamento de María Francisca de Irazagorria, mujer de Joaquin José Ugaz Ormaeche, Caballero de la Orden de Santiago, vecino de Bilbao, entregado en Bilbao en Agosto de 1708 ante Sebastian de Garay, y otorgado el 29 de Enero de 1711. También el testamento de Miguel Ugarte sigando ante Juan José Jugo el 10 de Marzo de 1680 ante Juan Bautista Asturiazaga. Todo esto para lograr desembargar su parte. En la sentencia Rosa Anastasia Chavez Erquiñigo logra recuperar su dote3.

El siguiente dato para ahondar más las diferencias entre estos dos linajes: se trata de una deuda que tiene Juan Salcedo de Aranguren con Diego Hurtado de Salcedo de 30.000 maravedíes. Por impago de la deuda. Se incoó un pleito que se resolvió con el embargo de bienes de Juan de Salcedo4.

En la documentación exigua que existe para Zalla durante el reinado de los Reyes Católicos se perfilan otras familias hidalgas que no menciona el cronista banderizo Lope García de Salazar. Así conocemos una familia nuclear formada por los esposos Juan Sánchez de Zariquete y María Sánchez de Mendieta , que tienen por hijas a Teresa y Mencia de Salcedo, a quienes por testamento lega bienes ráices, muebles y joyas valorados en 100.000 maravedies. Sin embargo, estos bienes se los apropió Pedro Sáez de Artebizcarra, su hijo Pedro de Artebizcarra, y acaso sus nietos Catalina de Arambarri, Catalina de Zariquete y Juan de Zariquete5.

No se sabe con certeza el origen de la fortuna, si fue un linaje inducido o espontáneo, o si pertenecía a la clientela del linaje Salcedo Menor. Si podemos deducir que la onomástica nos puede dar varias pistas. Los apellidos Zariquete y Artebizcarra se crean por los topónimos del mismo nombre. Zariquete es un topónimo que da nombre a la ermita de San Pedro de Zariquete, y Artebizcarra en un barrio de Zalla que se encuentra entre el colegio de las Irlandesas y el Tepeyac. Por tanto, una familia o un linaje adquirió el apellido por el nombre del lugar, o al revés, el apellido generó el topónimo. Quizá la familia o el linaje Zariquete fuere la patrona de la ermita de San Pedro de Zariquete. Parece que las diferencias entre Teresa y Mencia de Salcedo con Pedro Saez de Artebizcarra y su parentela radican en el reparto de la herencia. Mientras las primeras reclaman justificademente la herencia, los segundos se los apropian, pensando que les corresponde legítimamente tal fortuna. Afortunadamente no dirimen sus diferencias con el uso de la violencia sino que recurren ambas partes a la vía judicial. Quizá con el paso del tiempo, previendo la reproducción de estas disputas, se recurriera a la institución del mayorazgo para transmitir la herencia con seguridad.

Parecidas dudas nos asaltan al examinar un documento en el que se acusa a Sancho de Zóquita y a sus hijos Juan y Pedro de herir con intenciones homicidas a Pedro de la Torre, vecino del concejo de Ayega (Valle de Mena). Aunque el mencionado Zóquita reconozca la gravedad de las acusaciones, apela a la Chancillería Real para moderar la sentencia dada por Juan de Velasco, alcalde del Valle de Mena, consistente en destierro y confiscación de bienes. La razón de apelar la sentencia fue la denuncia de parcialidad por parte del alcalde por consentir la representación de la acusación a un menor de edad, concretamente al hijo del acusado, y por manifiesta detracción hacia los acusados: (…) se avian presentado personalmente ante nos en el dicho nuestro tribunal por allí so salvar de todo ello porque la Tierra de Valle de Mena // (f. 1v.) non les era cato nin seguro letigar porque el nuestro alcalde que dio la dicha sentencia les era muy odioso e sospechoso e otra confirma su odiosa / ynjusta sentencia que avia dado (…)6.

Al final la sentencia dada a Sancho de Zóquita fue de seis meses de destierro y a sus hijos de dos meses de destierro, con la condición de no acercarse al Valle de Mena a menos de 12 leguas de él. Las misma consideraciones que dábamos anteriormente a los apellidos Artebizcarra y Zariquete se pueden aplicar al de Zóquita, que en este caso es un topónimo que se encuentra al sur de Zalla, entre Somocurcio y Sollano, y cerca del límite con el Valle de Mena. La hipótesis barajada en la causa de este incidente si sería una rivalidad latente entre las clientelas del linaje Salcedo Menor y la de los Velasco del Valle de Mena. Dado que hubo rivalidades durante las guerras de bandos entre los Velasco y los Salcedo Menor, la actitud del alcalde Juan de Velasco, probablemente pariente del Condestable de Castilla, de odio hacia la familia Zóquita reflejaría los conflictos latentes entrambos linajes.

También conocemos un linaje de apellido Avellaneda pero que, en principio, no tiene nada que ver con el linaje Avellaneda que tenía su solar en la casa torre de Avellaneda, aunque no se puede descartar que fuere un linaje inducido. Hacia 1480 Diego de Avellaneda, repostero de plata de la reina de Aragón en 1512, hereda de su padre Perón de Avellaneda y de su abuela materna María Martínez de Santibáñez muchos bienes muebles e rrayses / e semobyentes casas e heredades e mançanales e frutales e he / desas e arvoles e ganado bacuno e obejuno e dyneros oro e plata // (f. 1v.) moneda modedada rropas asy de vestyr como de paño e lino e otras / muchas cosas alayas e (…) de casa e deudas que les devyan e otros / muchos byenes sytuados en este conçejo de Çalla e Galdames e So / puerta y en otras partes que podyan valer al comunal estymaçion çiento / çinquenta mill maravedies e mas7. Debido a que murieron padre e abuela, siendo Diego de Avellaneda menor de edad, se designó a un tutor que administrase los bienes de su abuela materna, que estarían en Zalla y en el barrio de Avellaneda (Sopuerta), y otro para administrar los de su padre, que sería el resto.

La vida del concejo de Zalla no fue tranquila. En las postrimerías del siglo XV hubo tensiones e inestabilidad política, cuyo protagonismo recaía en el linaje Salcedo Menor, más en particular sobre Juan de Salcedo de Aranguren. En líneas anteriores nos hemos referido a él como uno de los grandes protagonistas de las guerras de bandos en su última fase. Debido al recuerdo de su pasado belicoso consistente en que Juan de Salzedo alcalde en el conçejo de Güeñes en los tienpos pasados tenia una casa fuerte sobre una puente e termino rreal en el yer / mo e despoblado en una tierra que se llama Aranguren que es en las dichas Encartaçiones e que para los males / e rrobos e desafueros e ynpusiçiones que en la dicha casa se fazia por el dicho Juan de Salzedo e por los que en ellas / estaban por (…) e porque robo a mercaderes de la çibdad de Burgos e de otras partes fue mandada derribar por Juan / e fue derribada por el suelo puede aver veynte e cinco / años poco mas o menos que le fue mandado que no la fiziera mas8, los vecinos del Valle de Salcedo se alarmaron al comprobar que después de lo qual el dicho Juan de Salzedo contra derecho e contra la dicha proybiçion e defendimiento e contra las leyes de nuestros rreynos de veynte años a esta parte torno a fazer edificar e hizo edyficar la dicha casa fuerte en el mismo lugar (…) antes estaba e muchas mas fuerte dos vezes e mas grueso el muro porque agora tiene diz pies de muro e mas que esta casa fuerte quanto muy rrezia et tellia no se podría derribar e de mas desir diz que tiene sobarrera con muchas troneras // (f. 1v.) e saeteras e la casa esta muy alta de mas de quinze tapias e después de asy fecha la dicha casa fuerte a fecho e cometido e mandado fazer los delitos pasados señaladamente fas fecho llevar e lleva ynpusiçiones nuevas9.

Este texto pone de relieve la reedificación de la Torre de Salcedo de Aranguren, y dado que en la Enciclopedia Auñamendi se publicó una foto de esta casa torre de 1933, poco antes de su desaparición, confirma el dato ya conocido de reedificaciones de las Casas Torre de Aranguren, Terreros y La Piedra10. Afortunadamente para los vecinos no hubo vuelta a las hostilidades, pero además se denuncia que, siendo alcalde de Güeñes, cometió diversas irregularidades, favoreciendo a parientes y amigos11.

En 1499 la alcaldía de Zalla era detentada por Juan Pérez de Bolumburu, pero fue suspendido de su función por los Reyes Católicos por razones desconocidas, y en su lugar fue nombrado Íñigo de Bolívar, mozo de espuelas del rey12, pero un mes después se concede la alcaldía a Pedro Gil, mozo de espuelas de la reina, porque Juan Salcedo de Aranguren ejercía la alcaldía, sin tener título o autoridad para ello13. Al año siguiente fue nombrado como tal a Juan de Lacabex, hijo de Sancho Ruiz de Lacabex, vecino de Güeñes, que sustituía al mozo de espuelas Íñigo de Salcedo14. Por otro documento parece argumentarse que Íñigo de Bolívar e Íñigo de Salcedo son la misma persona, ya que este último es hijo del clérigo Ruy Sánchez de Bolívar y de Elvira de Gordejuela15. Por lo que se ve, en muy poco espacio de tiempo Zalla tuvo cuatro alcaldes en el corto espacio de un mes, creando una gran conmoción política en la localidad.

De estos dos nombramientos de alcalde, conocemos que los criterios para que los reyes los eligieran eran vuestra ydonyedad y sufiçiençia a los muchos e buenos servicios que nos abeys fecho e entendiendo ser asy conplideron a nuestro servicio e execuçion de la nuestra justicia. Los alcaldes poseían la jurisdiccion en primera instancia para conocer pleitos civiles y criminales. Podían delegar esta atribución en otra persona por poder dado por él mismo, y en razón de su cargo poseían privilegios16. Otras instituciones municipales de esta época son el conçejo, el justicia, los regidores, los hijosdalgo, sin que sepamos más de ellos por el momento. Se cita también al escribano, pero sólo en sus labores de notario público17.

Es necesario mencionar a Lope de Salcedo, del linaje de Salcedo Menor, hijo de Juan Salcedo de Aranguren, pues por un documento de la chancillería regia que guarda los privilegios de Xiquena en 149018. Indudablemente el interés de los Reyes Católicos fue en dar con varias formas de domesticar a los parientes mayores, siendo una de ellas la de sacarlos de sus tierras para acompañarlos en las campañas de Granada. De esa forma se relacionarían con otras personas, se familiarizarían con otros modos de socialización, etc., todo ello con el objetivo de atraerlos al vasallaje de los Reyes Católicos.

La guarda del privilegio de Xiquena por Lope de Salcedo responde a uno de esos modos. Xiquena era una villa en las inmediaciones de Lorca (Murcia), que se pretendió repoblar a fines del siglo XV con nobles castellanos. Así también servía de marca fronteriza a la vertiente oriental del Reino de Granada y una reserva militar a utilizar por los Reyes Católicos en sus campañas contra los musulmanes. Por desgracia las rivalidades entre el Marqués de Villena y el Adelantado Mayor de Castilla por el control de los recursos de la comarca condujeron al fracaso el proyecto de repoblación.

Otra forma de domesticar a las clientelas de los parientes mayores era darles oficios en la Corte. Tenemos noticias de dos personas que recibieron el oficio de mozo de espuelas: se llamaban Íñigo de Bolívar y Pedro Gil19. Según Covarrubias, Moço de espuelas, el que va a pie junto al estrivo del caballero o poco delante; ya no le llamamos sino lacayo, vocablo alemán20. Según el Diccionario de Autoridades, al analizar la palabra espuela, dice de este título: Mozo de espuelas. El que camina a pie junto al estribo del caballero u poco delante […] La nueva recopliación de leyes del reino: libro 6 tít. 20 l. 1: Mandamos que ningún Grande ni Caballero, ni ninguna otra persona … no pueda traer , ni tenga ni traiga más de dos lacayos o mozos de espuelas21. Según se demuestra, el título de mozo de espuelas era un servidor personal de los Reyes Católicos. De hecho, Íñigo de Bolívar lo era del Rey Fernando, y Pedro Gil de la reina Isabel. Esto lo remarca el cronista Gonzalo Férnandez de Oviedo, cuando dice de su propia experiencia: Ningún ofiçio ay en la Casa Real que no sea muy onrrado, e aqueste de moço de espuelas e de la vallesta tienen mucho aparejo, mas que otros a causa de la conversación e familiaridad que con el príncipe es forçado que tengan en los caminos, e caás e monterías; e açiertan algunos dellos a servir tan bien que, de aquel ofiçio, pasan a otros mas onrados en provechosos en la Casa Reale se les hacen merçedes, e tienen lugar para pedirlas e averlas en muchos tiempos22.

De este modo se tenía un modo de hacerles medrar en la Corte, alejarles de los problemas existentes en el Valle de Salcedo, captarles el favor real para que en el momento oportuno darles la oportunidad de representar a la autoridad regia en el Valle de Salcedo, cuando lo estipularan los Reyes Católicos. El modo de impulsarles a simpatizar con la figura de los Reyes Católicos surge del propio carácter itinerante de la Corte, que obligaba a realizar largas jornadas de camino desde una villa a otra, o de la afición a la caza de los príncipes, hijos de los Reyes Católicos, como en caso del príncipe Juan. Sea como fuere, la compañía de los mozos de espuelas con los Reyes Católicos y la familia real crea un ambiente de familiaridad y complicidad.

Sin embargo, en el nombramiento de ellos como alcaldes de Zalla no funcionó, pues fueron suspendidos de sus funciones por razones no aducidas en la documentación consultada. Se puede aventurar que, al regresar a la vida política encartada, no pudieron evitar inclinarse de forma decisiva por alguno de los dos linajes de Salcedo.

Se mencionó con anterioridad que el mozo de espuelas Íñigo de Salcedo era hijo ilegítimo de un clérigo. Parece que durante la Edad Media los hijos ilegítimos tenían restringidos muchos derechos por razón de su nacimiento. A fines del siglo XV se consiguió que pudieran administrar, heredar y recibir bienes raíces, muebles y semovientes y el derecho de obtener oficios23.

Algo parecido podría decirse del oficio de repostero de plata de la reina de Aragón, que lo ejerció Diego de Avellaneda a principios del siglo XVI, cuando Fernando el Católico se retiró al Reino de Aragón, después de la muerte de Isabel La Católica en 1504, y poco después se casó con Germana de Foix, y ella pasó a ser reina de Aragón, hasta la muerte de Fernando. Bajo la supervisión del camarero del rey, se encargaba de ordenar y colocar los objetos de plata y la vajilla en las alacenas o en las gavetas para su almacenamiento y guarda. Registraba los recibos de ellos, anotando su peso y valor.

El linaje Murga no se ha tratado hasta ahora aunque el cronista Lope García de Salazar los menciona en su relato de las guerras de bandos en el siglo XV de forma incidental, al ser desterrado Ochoa de Murga junto con Juan Salcedo de Aranguren y Lope Hurtado de Salcedo, como ya se vio, y a participar en algunas batallas y lances. Aparentemente es un linaje inducido, surgido de los Loizaga24. Ochoa de Murga se casó con la segunda hija de Lope García de las Ribas, señora de la Torre de Salcedo de Aranguti. Le sucede su hijo Lope García de Murga, quien en 1498 testó a favor de su hijo Ochoa de Murga.

Ochoa de Murga protagoniza dos incidentes en el primer decenio del siglo XVI. En el primero de 1503, siendo sobrino de Diego Bolumburu, asesinado de forma violenta, representa a su viuda Teresa, a sus hijos y al tutor de ellos Diego Mimetiz. No se sabe la causa del homicidio, pues en el documento no se relatan detalles que pudieran apuntar al móvil del crimen. Al final, el acusado es liberado por falta de pruebas25.

En el segundo de 1510 Ochoa de Murga es acusado junto con su cómplice Pedro Basualdo de robar a Juan Salcedo de Urrutia con la ayuda inestimable de Mencia de la Quadra, esposa de este último. El botín era de 30.000 maravedies en metálico y en tochos de plata de cinco marcos cada uno, ropa, sayas, joyas de plata y de oro, prendas de percal, ropa de lana, entre otros, y todo ello sumaba un importe de 150.000 maravedies. Los acusados fueron sentenciados a restituir lo robado y a pagar las costas del juicio que ascendía a algo más de 12.000 maravedies26.

El móvil del delito sería la inercia iniciada en las guerras de bandos de efectuar toda clase de robos y hurtos. Al llegar la paz, la costumbre de robar no se apaciguaría sino que continuaría para satisfacer una economía familiar nada boyante, a juzgar por el monto de lo robado.

Por un documento de 1494 nos adentramos en un elemento de historia de las mentalidades: la blasfemia. La blasfemia alude a ofensas verbales contra las creencias cristianas, siendo una palabra impía o injuriosa contra Dios o la Virgen. La blasfemia refleja el abandono que siente el blasfemo por Dios, lo cual provoca su cólera. Se pensaba que la blasfemia atraía la cólera de Dios, pero también se tomaron medidas para evitarlas como la denuncia.

Concretamente Martin de Oquendo se queja de que Pedro Laiseca blasfeme recurrentemente contra Dios y la Virgen María: Pedro de Layseca visino del conçejo de Çalla que es en el dicho Valle de Salsedo blasfemador e rrenegador de nuestro Señor e de los señores e porque lo toviesse de uso e de costunbre e porque avya puesto (…) muchas beses la lenga con Nuestra Señora desyendo feas pala / vras contra su virginidad27 .Más adelante se incoa una investigación para saber si la autoridad eclesiástica, o sea, la Inquisición, o la autoridad civil, es decir, el Corregidor de Vizcaya, debe conocer este delito. Por desgracia el documento no manifiesta el fondo del asunto: no concreta la expresión con que el acusado blasfemó, ni el contexto, ni la razón de la misma. Sólo expresa que era blasfemo reincidente. Los Reyes Católicos en las Cortes de Madrigal de 1476 legislaron sobre la blasfemia28, y en 1492 una pragmática sobre lo mismo remitida a la provincia de Guipúzcoa. Sin embargo, el texto prueba que hubo, a pesar de los esfuerzos de reforzar la autoridad real, disputas entre la autoridad civil y la autoridad eclesiástica sobre quién debiera conocer judicialmente del delito de la blasfemia.

En líneas generales se puede concluir que Zalla bajo los Reyes Católicos siguió viviendo tensiones entre los Parientes Mayores de los linajes Salcedo Mayor y Menor, y entre sus respectivas parentelas y clientelas. Los Reyes Católicos trataron de robustecer la autoridad regia mediante la figura del corregidor y del teniente de las Encartaciones y la elección de alcalde afectos a ellos, aunque la inestabilidad política no siempre jugó a su favor. También vemos unas pinceladas de la sociedad de Zalla que nos permiten entrever el desarrollo de los acontecimientos a inicios del Antiguo Régimen.

1 Archivo General de Simancas. Registro General del Sello. Vizcaya (1485 – 1486). Donostia. Eusko Ikaskuntza. 2003. Fuentes documentales medievales del País Vasco, 120, 21 – 23.

2 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Registro de Ejecutorias emitidas en Vizcaya (1486 – 1502). Donostia. Eusko Ikaskuntza. 2010. Fuentes documentales medievales del País Vasco, 1400, 102 – 104.

3Archivo Foral de Bizkaia. Judicial. Corregimiento Leg. 595 nº 23.

4 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,149808,189. Archivo General de Simancas, Registro General del Sello, LEG,150003,396.

5 Archivo General de Simancas. Registro General del Sello. Vizcaya (1483). Donostia. Eusko Ikaskuntza. 2002. Fuentes documentales medievales del País Vasco, 118, 3 – 6.

6 Archivo General de Simancas,Registro Generla del Sello. LEG,148711,88

7 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 274 nº 31

8 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149810,251

9Ibidem.

10 GONZÁLEZ CEMBELLÍN, J.M.: Torres de las Encartaciones, I, p. 156

11 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149810,251.

12 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149908,96

13 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149909,120

14 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello ,LEG,150005,178

15 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,150005,204

16 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149909,120: e vos acudan e fagan guardar todas las onrras e gracias e merçedes franquezas e libertades e premynençias e perrogativas ynmunydades e todas las otras cosas al dicho ofiçio anexas e pertenecientes. Ibidem

17 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,150004, 41.

18 Archivo General de Simancas. Registro General del Sello ,LEG,149005,89.

19 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello,LEG,149908,96. Archivo General de Simancas,RGS,LEG,149909,120.

20 COVARRUBIAS OROZCO, S.: Tesoro de la lengua española. Madrid. 1611, p. 380

21DICCIONARIO DE AUTORIDADES, II, p. 613.

22 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Gonzalo: “Libro de la Cámara Real del Príncipe Don Juan, oficios de su casa y servicio ordinario”. Universidad de Valencia. Valencia. 2006. p. 128

23 Archivo General de Simancas,Registro General del Sello, LEG,150005,204

24 GONZÁLEZ CEMBELLÍN, J. M.: Torres de las Encartaciones. Diputación Foral de Bizkaia. Bilbao. 2004, p. 86

25 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 180 nº 7 (1503).

26 Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias. Caja 250 nº 40 (1510).

27Archivo General de Simancas. Registro General del Sello. LEG,149405,301

28Novisima Recopilación Lib. 12 Tít. 5 Ley 3.


Deja un comentario

Condiciones para edificar una casa en Zalla (1741) (II)

Condiziones con que mi Señora Doña Anttonia de San Cristóbal a de fabricar en una cassa en el lugar de la Puente de Zalla, son como se sigue:

Lo primero es condizion que el maestro que executtare las paredes de dicha cassa, aia de desmoler las paredes biejas de ella, y en su sitio rompera nuebos zimientos en zinqueta y dos de fachada, y a la otra mano de quarenta y quatro y pro fuera, dando asta enconttrar planta mui firme  en el grueso de tres pies y medio, y llenos que sean dichos zimientos corttaraa una zapata de medio pie, despues de aver embelado con la superfizie de la tierra, y asentara quatro esquinas en los quatro estremos, y de alli subira con el altto de diez pies asta la ttabla del primer suelo con el gruesso de tres pies, y en la ladera de azia la cassa de Zipriano, asenttara una puertta para la enttrada de ella, y con ttres abiesas y dos tronqueros en cada lado que tenga de ancho zinco pies y ocho de alto con su junttel de piedra, tambien metido en esquadra a picón=Asimismo asenttara otra puertta en la fachada con el mismo gueco y ttodo tambien de piedra =

Y con las demas atteras de cavalleriza y vodegas en los parages que sean convenienttes = y el medianil que divide las dos cassas, se planttificado al mismo tienpo con las paredes maestras para que, de enlazado y ligado uno con ottro y convelado, que sea con dicho primer suelo corttaron una zapata de medio pie  por partte de adenttro, y de alli subirá  con el alto de nueve pies con el gruesso de dos pies y medio, segundo en dicha fachada i una puerta ventana en cada una de las que tenga, cada una de ellas tres pies y medio de ancho y siete y medio de altto, con sus abujas, pies derechos, y dintel con ttres tranqueros, a lo menos en cada lado para su seguridad con sus esconzes y mamposteria, uno y otro bien asenttado ya (…); asi bien asentara una venttana en (…) del salon asi en la una cassa como en la que tenga cada una de ellas dos pies y medio de ancho y tres y medio de altto con sus antt (…) de piedra en el modo antes dicho, con sus abujas tambien y dinteles y dos tranqueros en cada una de ellas para el seguro y permanenzia de dichas paredes, como tambien en cada uno de los quartos de dormitorio y cozina (…) dicho ejecutante una venttana para luz de ellos que tenga cada una de ellas (…) y tres quartos de ancho y dos de altto con su (…) de piedra, abujas y dintel, y sus esconzes, rasgados por la partte de adentro para que mejor se  inttrosduzga la luz, apartando del medio de los quarttos unas cotas en el parage que mas conveniente sea , yendo que sea dicho suelo corttara otro medio de zapata tambien por la parte de (…) y alli subira con el grueso de dos pies y el asta rezivir la gatera del ttejado, dejando las luzes nezesarias para la camara de ellas, y dichas esquinas sean mui bien trascantadas con buenos trascantos por dentro y fuera con las pasaderas nezesarias. Y e adbierte que, aviendo lugar asi en las puetas de abajo como en las de arribam devera ejecutar los arquillos o capecalzados de rejola, unos y otros bien asentados según arte; asi mismo dicho egecutante devera azer la mezcla nezesaria para el cumplimiento de dichas paredes, echandole dos palas de arena y una de cal por lo menos, vattiendolo mui bien, para que aga union lo uno con lo otro, aziendo dicha mezcla un mes antes que se a de usar de ellas, obligandose dicha Señora a poner los matteriales nezesario al pie de la obra = y aunque arriba dize que los dinteles de las puertas prinzipales an de ser de una pieza, se advierte que, si no pareziesen, se executara de arco a rregla =

Asi bien me ajuste yo, dicha María Anttonia, atento a dichas condiziones con Simón Gutiérrez a prezio de nuebe reales de vellón cada una de las brazas que pareziesen reduzidas a dos pies de grueso, dejando aparte el desmolimiento de las paredes viejas, y por ser asi berdad, lo firmo dicho Simón en Zalla a nuebe de Abril de este presente año de 1741 años = Simón Gutiérrez (Firma y rúbrica).

En 20 de Agosto de 1741

Escritura de obligazion que otorgan Simón Gutiérrez como principal, y Joseph de Sarachaga y Antonio de Santibañes y Acasuso como sus fiadores de mancomún in solidum, por la que se obligan de fabricar la casa que pretende fabricar Doña María Antonia de San Cristóbal Murga en el lugar de la Puente de Zalla, por lo respectivo a la cantería según el tenor y precio de las condiciones que ban por cabeza, firmada por el dicho Simón en quanto a la mampostería y la sillería (…) por lo que se tasare por dos personas inteligentes nombradas por una y otra parte; y con que desde oi en adelante aia de entrar seis oficiales a (…) de la dicha canteria, y que baian prosiguiendo (…) en este año, si lo permitiese el tienpo (…) el mes de maio del año próximo que viene, cuio inporte regulado le ha de pagar dicha Señora los tres tercios iguales, principio, medio y fin, de cuia fianza se obliga a sacar a paz y a salbo dicho Simón  a los  referidos sus fiadores =

(BLANCO)

Y así lo otorgamos en el lugar de la Puente de Zalla de este dicho conzejo a veinte dias de el mes de Agosto de mill setezientos y quarenta y un años, siendo testigos Don Joseph de Villar, vezino de la villa de Balmaseda, Don Juan de Urrutia Alcedo, y Joseph Pérez de Dosante, vezino y natural de este referido conzejo, y  a los otorgantes yo, el escribano,doi fee conozco, firmaron los dichos Simón Gutiérrez y Joseph de Sarachaga, junto con la expresada Doña Maria Antonia, y por el dicho Antonio de Santibañes que dijo no saber,  a su ruego uno de dichos testigos, y en fee de todo ello, yo, el dicho escribano= Doña María Antonia de San Cristóbal y Murga (Firma y rúbrica). Simón Gutiérrez (Firma y rúbrica). José Antonio de Sarachaga (Firma y rúbrica). Joseph de Billar (Firma y rúbrica). Ante mí, Francisco Antonio de Palacio (Firma y rúbrica).


5 comentarios

Condiciones para edificar una casa en Zalla (1741) (I)

Archivo Histórico Provincial de Bizkaia. Notarial. Francisco Antonio de Palacio . 1858. 10 y 20 Agosto 1741, f. 103 – 113.

Condiciones con las que se a de executar la obra de la cassa en que María Antonia de San Christobal, vecina de este concejo de Zalla yntenta hazes de planta nueba en el sitio de La Puente del cittado concejo, son las siguientes:

Primeramente es condicion que dicha cassa se a de coxer de planta de fachada1 de cinquenta y dos pies de claro en el sitio de la casa bieja que se halla en aquel paraxe, y a la otra mano a de llevar quarenta y quattro tambien de claro, con la condcion de que todo el buque se a de rrepartir por metad en yguales partes para dos bibiendas =

Yten es condicion que la carpinteria de dicha cassa a de ser sobre paredes y esta de levantar desde las suelas de las puertas principales asta la tabla del primer suelo en diez pies de altto, y en essa correspondencia sobre las paredes que se an de executar en dicha cassa, se an de entrar dos soleras sobre ellas en fachada y trasera a nivel, y en la correspondencia de dicha soleras se an de  asentar seis postes bien zimentados con sus poiales, los que diere a proporcion del el grueso nezesario la duña de dicha obra, y sobre dichos postes se an de asentar tres filas de tirantes del grueso correspondiente, nivelados a proporcion de dichas suelas, y en casso de no haverlos enteros, aian de unirsse con corttes a corchete bien ajustados y clavados con sus cavezales en don ubiere corttes=Y sobre dichas suelas y tirantes a de ser enquartonado dicho suelo con buenos quartones bien asentados y clavados y a de aver de hueco de uno a otro dos pies menos quarto =

Yten es condicion que sobre los mazizos de los postes del primer suelo se an de asentar otros seis postes de el grueso nezedario en la altura de nuebe pies de tabla a tabla, y sobre dichos postes se an de asentar otras tres filas de tirantes a nivel en el mismo modo que los de abajo, y en la correspondencia de dichos tirantes se an de asentar dos soleras a la correspondencia de las de abajo (?) con los tirantes y sobre ellos se enquartonara del mismo modo que los de el primer suelo=

Yten en condicion que sobre los postes ya dichos se asentaran otros seis en la altura de cinco pies que a de llevar desde la tabla del segundo suelo con la gatera, y estos ensanblados con sus cont(?)ras, y en la correspondencia de los cinco postes se asentaran las gateras nezesarias sobre las paredes, y en las quatro esquinas asentaran quatro clavarcones; advirtiendo que en el arca que se a de formar para repartir el texado, a de ser para las dos casas, dividiendola por la mitad con toda ygualdad, y poniendoles los soportes nezesarios  sobre los postes que a de llevar; que sobre dicha arca se asentara un cumbre sobre dos clavarcones con dos mazas vien asentados y clavados en los paraxes que correspondan, y sobre dichas mazas clavarcones y gateras se an de asentar quatro aguilones con el buelo en la correspondencia de dos pies y medio bien asentados y clavados con el agrio nezesario, y sobre dichos aguilones y gateras a de ser encabriado con buenos cabrios, y a de aver de hueco de uno a otro dos pies bien asentados y clavados, y sobre dichos cabrios se a de latar y retexar, y se advierte que en la delantera de toda la cassa a de salir de buelo el texado siete pies, y para la seguridad de dicho buelo an de salir algun9os quartones para acentar una suela, y sobre ella los postes nezesarios para rezivir una gatera que a de sostener los cabrios=

Yten es condicion  que se a de tillar uno y otro suelo a junta de acha bien ajustado y clavado =

Yten a de ser repartido con un carrejo en medio en quatro quartos y una cozina en donde mejor corresponda, uno y otro repartidos con buenas colomas, y asimismo se aran dos escarelas de zelemin en donde mas comodamente correspondan=

Yten se an de executar siete puerttas: La prinzipal, la de el sobrado, y la de los quatro quartos y cozina, rassas a junta de garlopa y azolada con sus bisagras, y la prinzipal dequirio con su erraxe, y tambien se a de executar en la cozina su chiminea =

Y de el mismo modo se a de executar ocho bentanas con sus marcos, rasas y azoladas, asentadas con sus visagras; prebiniendo que, aunque no ba aqui especificada en esta condicion, la claridad y modo con que se a de executar la otra mitad de dicha cassa, se manifiesta a de ser de la misma traza que la otra nominada, sin maña (..) ni quitar cosa alguna =

Y tambien es advertencia que se a de demoler la carpinteria de la cassa vieja, y bajar su texa, y ponerlo uno y otro en paraxe comodo para aprobecharlo que combenga en la nueba fabrica=

Y asi es tambien condicion que a de ser de quenta de el maestro o maestros que remataren la obra, la corta de la madera que sea nezesaria, ademas de la que se pueda aprobechar bieja, sin que sea de quenta de los dichos maestros la condcion de ningunos materiales, porque a de ser de toda ella de la dicha Doña Maria Antonia ponerlos al pie de la citada obra a su costa=

Y se aian de hacer dos balcones de a diez pies de largo cada uno con sus balaustres cuadrados=

La Puente de Zalla – 10 Agosto de 1741

Sepase como nosotros Manuel Bringas, Pedro de Yermo, y Francisco de Montellano, vezinos del conzejo de Zalla, juntos, de mancomun boz, de uno y cada uno de nos por el todo in solidum, renunciando como espresamente renunciamos las leyes de duobus res de bendi y la autentica presente ochita de fide iusoribus, con el beneficio de la división, escursión de vienes, capítulo a las espensas y demás de la mancomunidad como en ellas se contiene, otorgan que se obligan a fabricar por lo correspondiente a la carpintería una casa que pretende hazer Doña María Anttonia de San Christóbal y Murga, viuda, vezina de este mismo conzejo, en el lugar de la Puente de el, arreglada al tenor de las condiziones que para su fábrica se han echo y su thenor es el siguiente =

Las condiciones aquí

por prezio de mill y quinientos reales de vellón que nos ha de pagar en tres terzios y pagas iguales, al prinzipio, medio y fin de la obra, para cuia satisfazion nos entrega aora de contado a presenzia de mi el infrascrito  escribano y testigos la primera paga que es de quinientos reales de vellón de que le pedimos de fee, y yo el escribano la doi de que, ante mi presenzia y la de los testigos, a la zitada Doña Maria Anttonia de San Christóbal la entrego los menzionados quinientos reales en buenas monedas de oro, plata y vellón usuales y corrientes en estos reinos y señorios, los que sumados y contados, pasaron a su parte y poder los nominados Manuel Bringas, Pedro de Yermo, y Francisco de Montellano, y a darle fenezida en arreglo a dichas condiciones, según se bayan fabricando las paredes que en ella se hagan por maestros canteros que lo executaran a costa de la referida Doña Maria Antonia, y nosotros lo haremos a la manera por lo tocante a la dicha carpinteria a tasazion de peritos alarijes que la hagan con vista de dichas condiciones, pena de pagarle los daños y menoscabos, que de no lo hazer, se le ocasionen a la insinuada Doña María Anttonia y asi bien las costas que sobre ello nos puede orijinar, a cuio cumplimiento obligamos nuestras personas y vienes muebles y raizes presentes y futuros, e yo la referida Doña Maria Antonia que presente me hallo, a esta escriptura (…) obligazion que me llevan a ella los relacionados Manuel Bringas, Pedro de Yermo, Francisco de Montellano de la  fabrica de la cassa que me han de edificar por lo correspondiente a la carpinteria, asi bien me obligo a pagarles mill reales de vellón, además de los quinientos de la misma espezie que les llebo entregados la mitad a medio de la fabrica, y la otra mitad concluida, que sea todo sin mas plazo, thermino, ni dilazion, pena de execuzion, costas y daños que de lo contrario asi bien se les ocasionen, y con la condizion que ba referida de que la expresada fabrica ha de ser arreglada a zitadas condiziones, y que su entrega sea y se entienda a bista de notados perittos, y no estando a satisfaczion de los que nombrasemos por una y otra parte, les he de descopiar el menos balor que tenga y aya adquerido la nueba fabrica que espero e intente hazer mediante la voluntad divina en la ultima paga que les he de hazer de los quinientos reales, despues de concluida nominada obra a los sobredichos Manuel Bringas, Pedro de Yermo, y Francisco de Montellano, a que tambien nos obligamos los tres juntos bajo de menzionada mancomunidad, y todas las otras partes y cada una por lo que nos respeta para que nos hagan estar por el contenido de este instrumento, como si su ingreso fuera senttenzia difinitiba de juez conpetente contra nosotros y cada uno, dada consenttida y no apelada y pasada en autoridad de cosa juzgada, porque los rezivimos y damos poder a las justizias reales de Su Magestad que demas causas conforme a fuero y derecho puedan y deban conozer, renunziando como renunziamos en nuestro propio jurisdizion, domizilio, y la ley sit conbenerit de yurisdizione omnium yudicum con todas las demas de nuestro fabor y la xeneral en forma, y yo la dicha Maria Anttonia asi bien renunzio las de el beleyano enperador Justiniano, Senatus Consulttus, Toro, Madrid, Partidas y demas de el fabor de las mujeres, y todas las dichas partes asi lo otorgamos en el lugar de la Puente de Zalla de este dicho conzejo a diez dias del mes de agosto de mill setezientos y quarenta y un años, siendo testigos Francisco de Antuñano, Francisco de Billanueba, y Simón de Pajaza, vezinos y natural de este menzionado conzejo, a quienes y a los otorgantes yo, el escribano, doi fee, conozco, firmaronlo menos dicho Manuel Bringas por no saber, a su ruego lo firmo uno de dichos testigos, y en fee de todo yo, el escribano = Doña María Antonia de San Christóbal y Murga (Firma y rúbrica). Pedro de Yermo (Firma y rúbrica). Francisco de Montellano (Firma y rúbrica). Simón de Pajaza (Firma y rúbrica). Ante mí, Francisco Antonio de Palacio (Firma y rúbrica).


Deja un comentario

La Escuela de Primeras Letras en Zalla (1786)

Por influencia de las ideas ilustradas hubo una gran preocupación por el tema de la educación. El mayor impulso lo recibió en el reinado de Carlos III, merced al impulso de Campomanes para fomentar la educación primaria en un esfuerzo de mejorar la situación de los pobres. En 1771 el Consejo de Castilla por Real Provisión de 11 de Junio de 1771 fijó los requisitos que debían tener los maestros de niños y niñas. Debían estar examinados y presentar la certificación correspondiente. Los maestros han de enseñar a niños y las maestras a niñas. Además a las maestras se les exige un informe de vida y costumbres. Se enseñe el catecismo que señale la Diócesis, por el Compendio histórico de la Religión de Pinton el Catecismo histórico de Fleury, un compendio de Historia de la Nación que señale el Corregidor o personas instruidas. Una provisión de 22 de Noviembre de 1780 suprimió la Congregación de San Casiano, y creó en su lugar el Colegio Académico, para fomentar la educación de la juventud en doctrina cristiana, leer, escribir y contar, que la escuela estuviera en lugar idóneo, no junto a las tabernas, que se enseñase gramática, ortografía, lectura y doctrina cristiana1.

En este marco jurídico conviene situar la fundación de la Escuela de Primeras Letras en Zalla por Manuel de Llantada Ibarra en su testamento otorgado en México en 1786. Sus clausulas indican que el maestro tiene a su disposición en usufructo tierras de pan llevar, 50 parras, plantando manzanos, nogales, perales, higueras, guindas, garrafetes, duraznos, castaños y otros frutales comestibles y ciruelas endrinas. Se ha de comprar una yunta de bueyes. El importe de la dotación de la escuela se habría de invertir en el cultivo de tierras, sin arrendarlo a segundas personas. El cargo de maestro era exclusivo. El maestro había de ser de buenas costumbres, apto para la instrucción de los niños, ejemplar, y que corrijiera a los niños con amor, mansedumbre y afabilidad hasta que por negligencia o no aprender lo que se les enseñara, les impusiera el castigo más adecuado.

La enseñanza era gratuita para los pobres de Gordejuela, Güeñes, Galdames, Sopuerta y Valmaseda, con cama en el Hospital en especial en los días de invierno. Adviertía el testador que no hubiera castigos rigurosos, ni el palmeo por llevar las yemas de los dedos con mosto ácido de las nueces por ser una niñería propia de la juventud. Los árboles eran para los niños para que cojieran fruta. Si hubiere niños sentenciados a disciplina, quedaría libre por sorteo de dados el que menos puntos diere, quedando el resto a la pena determinada. No debían imponerseles tareas de trabajo, excepto llevar al maestro el cantarillo de agua de la Fuente de Liguetigui, y que los niños pobres cortaran fruta por la mañana y al mediodía para todos los niños. Han de cantar la doctrina cristiana debajo del cementerio de la parroquia concluyendo con el alabado, de que vayan una vez a la semana a oir misa y a orar al osario concluyendo con el Padre Nuestro y Ave María.

El albacea Juan Antonio de Yermo procedió a fundar la escuela, pero por los altos precios de los bienes raíces, pasó a imponer un censo de 60.000 reales a los Cinco Gremios Mayores de Madrid y a invertir otros 60.000 reales en el recién inaugurado Banco Nacional de San Carlos en 24 acciones para percibir de ellos los beneficios resultantes el 20 de Julio de 1785. Mandó construir una casa para albergar la Escuela con sus divisiones, viviendas y oficinas cerca de la iglesia matriz de Zalla, y compra de un pedazo de tierra para huerta de árboles frutales y hortalizas. Los intereses del dinero invertido los cobrarían los síndicos de Zalla, y de ellos había de dar el salario diario del maestro que era de 9 reales diarios, incluyendo los festivos, pero si faltare a su deber, no cobraría los días de absentismo, a no ser que fuere por enfermedad u otro accidente involuntario, cuya vacante podría ocupar un interino, mientras durare el absentismo del titular. Los intereses del capital se habrían de guardar en un arca de tres llaves, cuyas llaves las tendrían el Alcalde de Zalla, el Síndico Procurador, y Juan Antonio Ortiz, padre del albacea, y en su falta por uno de los diputados de Zalla. Si en el arca hubiere un excedente de 8.000 reales, se mandase imponerlos a censo para afianzar la fundación.

La Casa Escuela había de servir para enseñar a los niños y niñas y para habitación del maestro y de su familia sin pagar renta alguna, con la prohibición de arrendar los aposentos, ni los pertenecidos, ni de meter en ella taberna, posada o mesón, y la prohibición de entrar efectos que ocasionasen incendios excepto leña y carbón. Había de ser de uso del maestro la huerta de frutales y hortalizas, manteniéndolas trasplantadas, regadas y bien cuidadas para la buena producción de verduras y frutas, dando a los niños la fruta del tiempo en los días de asueto o festivos. El maestro había de enseñar siempre de balde, sin costo para los niños y niñas de Zalla, independientemente de las rentas de sus familias, ni tampoco por las Pascuas con título de componer el haro, disciplina, palmeta, pautas ni otro instrumento del uso de la escuela forzará a los padres a gastos infructíferos y aguinaldos ociosos por entenderse un abuso e inicua grajería. El maestro enseñaría a los niños pobres de Gordejuela, Güeñes, Galdames, Sopuerta y Valmaseda, haciendo constar su pobreza con certificaciones de sus respectivos curas, y se les daría un cuarto para dormir en la Escuela o en el Hospital de Zalla, con la misión del maestro que los niños pobres sean hermanables por los del resto de los niños. El maestro no ha de entrar en el servicio de los niños y de sus familias, sino ha de enseñar la doctrina cristiana, a escribir en la misma forma que la Sociedad Bascongada, a contar, y pedir artes de escribir. El maestro podría tener la capacidad de expulsar a los incorregibles e incapaces de poder aprender, sin dar a entender que el maestro lo hiciera por mal querencia o falta de caridad. Cantaban la doctrina cristiana, los lunes oían misa los niños en la iglesia matriz, cantando al fin de ella el Alabado, y pasando de allí al osario donde rezarían tres veces el Padre Nuestro y el Ave María por el alma del fundador. El maestro había de ser una persona de virtud, vida ejemplar, caridad y ciencia de su arte, elegible de Zalla, y si no se encontrare en Zalla, se podría buscar en las localidades inmediatas. El maestro había de ser vitalicio, mientras no tuviere faltas. Los niños y niñas habían de estar separados. El maestro había de procurar la limpieza de los niños, en su mejor aprovechamiento, de tratarlos con afabilidad y suavidad, y no usara de rigurosos castigos que intimidasen y acobardasen a la tierna puerilidad, y el castigo había de ser encaminado a su aprovechamiento conforme a su edad. El maestro había de enseñarles urbanidad, cortesía y respeto. El maestro electo huía de inclinaciones al parentesco, paisanaje, amistades, parcialidades, rencores e intereses; sólo había de centrarse en el beneficio espiritual de los niños.

El albacea nombraba patronos perpetuos de la Escuela a los alcaldes, síndicos procuradores y diputados de Zalla, al cura más antiguo, a dos parientes de la madre del fundador hasta fenecer la parentela, a Juan Antonio de Yermo Ortiz. Aunque la Escuela fuera obra piadosa, no podría entrometerse la autoridad eclesiástica, sino que quedaba en manos laicas2.

El albacea, al desarrollar con entera libertad la fundación de la Escuela de Primeras Letras, al contar en el testamento permiso para hacer los cambios que estimara pertinentes, ponía en práctica los ideales pedagógicos de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. Esta sociedad no tenía como fin crear escuelas sino que se centró en la renovación pedagógica de las asignaturas que se impartían, en la difusión de los manuales más renovadores como el método de escritura de Pedro Díaz de Morante, el manual de lectura de Francisco Javier de Santiago Palomares, becó a tres personas, una de cada provincia, para examinarse de ambos manuales, y creó premios para motivar a maestros y alumnos.

1 Novísima Recopilación, Lib. VIII, tit. I, leyes II y III

2 Archivo Foral de Bizkaia. Judicial. Corregimiento. Leg. 160 nº 3 (1786).


1 comentario

Condiciones de edificación de la Casa Pinta en Zalla (1682)

Archivo Histórico Provincial de Bizkaia. Notarial. Pedro Francisco de Garaitondo . 5252. 20 Junio 1682, f. 274 – 280.

Condiciones de la Casa y Ttorre que se obliga a hazer en el conzejo de Zalla en el sitio Deesa Domingo Alonso, bezino de la villa de Noja, al Capitán Don Francisco de San Christoval Molinar, vezino  de esta villa y del dicho  concejo  de Zalla, son las siguientes:

Primeramente es condicion que dicha Casa  y Torre ha de ser a quattro aguas, y la planta en la parte donde dispusiere el dicho Señor Capitan tenga aya de ser plantada en quarenta y  seis pies en quadro, y los aya de tener de hueco, y los dichos pies han de ser de bara =

Y a de tener de alto la dicha casa quarenta pies de alto desde la flor de la ttierra repartidas, el primer quarto a de llevar catorze pies de bara de alto, y el segundo quarto lo mismo, y el terçero doze pies de bara de alto =

Y es condicion que se aya de sacar de cimientos de tres pies y medio de bara de ancho asta un pie del superficie de alto de la tierra, y  desde alli asta el primer quarto de tres pies de bara de ancho, y desde alli al segundo quarto con dos pies y medio de bara de ancho, y desde alli al tercero y ultimo ha de llebar dos pies y quarta de bara de ancho, y los medianillos de la bodega de cavalleria han de llevar de ancho dos pies y medio de bara, ynohan de lebantar dichos medianiles mas que asta el primer quarto y an de ir de cal y canto =

Y es condicion que el dicho Domingo Alonso haya de abrir los cimientos por su quenta, aun dando todo lo neçesario para plantar en firme las paredes de dicha casa=

Y es condicion que el dicho Domingo Alonso ha de demoler y apear por su quenta toda la casa bieja y  sacar por su quenta la manpostteria que faltare para obrar dicha casa además de la piedra que ttiene la dicha casa bieja =

Y asimismo ha de sacar por su quenta el dicho Domingo Alonso toda la piedra de silleria para puertas y bentanas y esquinas de la dicha casa, y labrarla y asentarla por su quenta como ba referido, solo el dicho Señor Capitan la ha de hacarrear desde la canttera y ponerla al pie de la obra a su costa la piedra que a de servir de silleria que de lamanposteria ha de çer por la del dicho Domingo Alonso =

Y asimismo es condicion que el dicho Domingo Alonso ha de hazer por su quenta toda la obra de carpinteria y ensanblanje de puerttas y bentanas, suelos y aposentos, cosina y rrecosina, escarelas y todo lo demas que necesitare dicha casa,como es colondas asentar las salbapuertas y bentanas, rrexas y balcones, con asistencia del maestro que las hiziere, siendo por quenta del dicho Señor Capitan lo que costaren dichas rejas =

Y es condicion que el dicho Domingo Alonso ha de executar y hazer dicha obra con las dichas condiciones que ban rreferidas y se rreferiran conforme de muestra la ttraza que se ha echo =

Y es condicion que todas las bentanas y puertas, y esquinas de dicha casa han de ser de piedra labrada, en quanto a las bentanas y puerta forales y esquinas y puerta de bodega y caballeriça =

Y es condicion que las escarelas han de ser de madera conforme es estilo y costumbre, solo el primer paso ha de ser de piedra labrada, y los enconces de dichas puertas y bentanas han de ser de buena manposteria bien lucidos =

Y asimismo  ha de rebocar y luçir por su quenta de dicho maestro todas las salas y aposentos, y las paredes de dicha casa asi de por dentro como  por de fuera muy bien =

Y es condicion  que el dicho Domingo Alonso ha de hazer por su quenta las dichas bentanas y puertas rreferidas y an de ser  apaneladas con sus almadillas y rrefaxadas conforme  estan en las casas donde bive el dicho Señor Capitan en esta villa =

A la piedra labrada ha de ser rrasa sin moldura ni faxas, y solo ha de llevar una ynposta asta el primer quarto de esquina a esquina en rredondo =

Y es condicion que elenttexado de dicha casa han de hir con sus bolados de moldura labrados y asi pillados a tres  caras en lo que permitieren los bolados y los quartones de la casa puerta y de todo el primer quarto la solibadura y quartones han de ir asepilladas por las caras y toda la bivienda del primer y segundo quarto ha de hir tilladas y rrebatida la tabla, y el primer quarto de dicha casa ttodo ella a de hir adrillado el dicho suelo y los quartoncillos que salen del tejado como se rrefiere, an de hir azepillados con cartteleria rasa, y las escaleras han de llevar sus balaustres torneados asta el primer quarto con corniles y moldura =

Y es condicion que el dicho Domingo Alonso ha de empedrar la portalada de la dicha casa de piedra menuda por su quenta =

Y asimismo ha de hazer por su quenta el dicho Domingo Alonso un orno con su  tejabana en alto conforme esta el de casa bieja en la parte que señalare el dicho Señor Capitan =

El dicho Domingo Alonso ha de executar toda la dicha obra en la forma suso referida a su costa y a satisfacion de maestros, y ha de dar por acavada dicha obra con las condiciones dichas entregando llabes en mano sin que se necesite de ottra obra en dicha casa de la fecha de la escriptura en quinze meses =

Y el dicho Señor Capitan le a de dar la madera necesaria para dicha casa como tambien cal, arena, ttabla, tteja, ladrillo, clabazon, bisagras, serrajas, y llabes, balcones, rrexas y todos los materiales donde estan al presente la madera que es junto a la dicha obra, y los quartones, quartoncillos,y colomas, y teja y tabla esta en la casa bieja, y si necesitare demas tabla u otro material, le pondra en dicha parte donde esta el dicho material =

Y para toda la dicha obra y lo que a de correr conforme ba rreferido, el dicho Señor Capitan ha de dar al dicho Domingo Alonso mill y ciento y cinquenta pesos en esta forma: Los ciento cinquenta pesos de contado, y los ochocientos conforme fuera obrando asta que se acabe dicha obra, y los duçientos restantes acabada y entregada dicha obra =

En la villa de Bilbao a beynte dias del mes de junio de mill y seisçientos y ochenta  y dos años, ante mi Pedro Francisco de Garaitondo, escrivano real de Su Magestad y del numero de esta dicha villa y de los testigos infraescriptos, parecieron presentes, de la una parte el Capitan Don Francisco  de San Christobal Molinar, vezino de esta dicha villa y del concejo de Salla,  y de la otra Domingo Alonso, maestro cantero, vezino de la villa de Enoja =

Y dixeron que el dicho Capitan Don Francisco  de San Christobal ttrata  de hazer y fabricar una Casa y Torre en el dicho concejo  de Zalla en el sitio que señalare  en Desa, y anbos estaban conformes de que el dicho Domingo Alonso la aya de executar y hazer dicha obra conforme  a las calidades y condiciones y ttrasa que an echo para ello, y de que el dicho Domingo Alonso aia de dar fianca de cumplir con lo que le ttratare=

Y para insertar en esta carta, entregaron  a mi el dicho escribano las dichas condiciones y son del tenor siguiente:

Aqui las condiciones

Y conforme a las dichas calidades y condiciones, ttraza y alçado que quedan rrubricados de mi el escrivano, el dicho Domingo Alonso, como principal, y Christobal de la Llana, vezino de esta villa como su fiador y llano pagador que se hallo presente, y haciendo de deuda y cargo ajeno suio propio, y saviendo lo que abenttura, ambos, juntos, de mancomún e in solidum, y cada uno por si y por el todo, renunciando como expresamente renuncian las leyes de duobus res de bendi y la autentica presente, de vita de yussoribus y de duobus rreis y la Epistola del Dibo Adriano y la dibision y la execuzion de bienes, y todas las demas leyes que, conforme a derecho, deven remunerar, los que se obligan de mancomun e in solidum como en ellas se contiene, se obligaron con sus personas, bienes presentes y futuros en favor del dicho Capitan Don Francisco de San Christobal de hazer y fabricar la dicha Casa y Torre con conformidad de las dichas calidades y c ondiciones, ttraza y alçado, y de executarlas en todo y por todo como en ellas y en cada una de ellas se contiene, pena de execuzion, costas, daños quando lo contrario se causaren en qualquier manera y a ello quedan ser compelidos por todo responde justizia =

Y el dicho Don Francisco dio y pago al dicho Domingo Alonso conforme a las dichas condiciones agora al otorgamiento de esta carta ante el dicho escrivano y testigos de ella de consentimiento del dicho fiador ciento y cinquenta pesos de que doi fee, y el susodicho otorgo carta de pago de dicha cantidad, y el dicho Capitan Don Francisco de San Christobal, por lo que le ttoca del cumplimiento de su parte en dichas condiciones y de pagar treinta reales de a ocho, que es el rresto, obligo sus bienes presentes y futuros,  y de pagar la dicha cantidad al completo que refieren dichas condiciones pena execuzion y costas =

Y para que a cada parte se le haga cumplimiento con lo que lleve prometido, dieron poder a las justizias de Su Magestad de qualesquier parte y rrazon avia juridicion y juzgado se sometieren, renunziando a su propio fuero juridizion, domicilio y la ley si convenerit y recivieron lo conthenido en esta carta por sentençia pasada en cosa juzgada sobre que renunciaron las leyes faborables conla que prohibe la general.

Y el dicho Domingo Alonso rrecivio y paso a su poder la dicha ttraza y alzado rrubricados de mi el dicho escribano, de que doy fee, asi lo otorgaron, siendo testigos Francisco de Palacio, Francisco de Urrechaga y Domingo de Aguirre, bezino y estantes en esta dicha villa de Vilvao, y de los dichos otorgantes a quienes, yo, el dicho escrivano, doi fee, conozco, firmaron los dichos Din Francisco y Domingo Alonso, y por el dicho Christoval que dixo no saver, a su rruego un testigo. Francisco de San Christobal (Firma y rúbrica). Domingo Alonsso (Firma y rúbrica). Testigo. Domingo de Aguirre (Firma y rúbrica). Ante mi, Pedro Francisco de Garaitondo (Firma y rúbrica)

Archivo Histórico Provincial de Bizkaia. Notarial. Pedro Francisco de Garaitondo . 5252. 23 Junio 1682, f. 283 – 284.

En la villa de Bilvao a veinte y ttres de Junio de mill y seisçientos y cochenta y dos, ante mi el escrivano publico y testigos infraescriptos parezieron presentes Domingo Alonso, maestro cantero, vezino de la villa de Henoja en la Montaña, de la una parte, de la otra Juan de Zamarripa, maestro carpintero, vezino de la anteiglesia de Sqn Pedro de Deustto =

Y dijeron que el dicho Domingo Alonso se havia obligado en favor del Capitan Don Francisco de San Christobal, vezino  de esta villa, de hazer y fabricar una Casa y Ttorre en el Concejo de Zalla =

Y agora los otorgantes estan conformes de que lo aya de executar el dicho Juan de Zamarripa como tal maestro todo lo tocante a la manufatura y execucion de la carpinteria que necesitare la obra de la dicha Casa y Torre y su orno en conformidad de lo que refiere la escriptura y condiciones en ellos insertas con que se obligo hazer toda la dicha obra el dicho Domingo Alonso, la qual se otorgo ante mi el dicho escrivano en veintte de este presente mes y año, que al dicho Juan de Zamarripa se le leieron y confiesa estar entterado de su consentimineto. Por tanto, el susodicho se obligo con sus personas y bienes presentes y futturos de hazer y executtar la dicha obra en lo tocante a la dicha carpinteria, conforme a las dichas condiciones y calidades y escriptura de su rraçon, que siendo nezesario las dio por espresados en esta dentro de un año que ha de enpeçar de la fecha de esta carta sin mas plazo ni dilazion pena de execuzion costas y daños, que de lo contrario se causaren en qualquier manera=

Y ha de pagar por la dicha obra dos mill y treçientos reales y con efectto el dicho Domingo Alonso se obligo con su persona y bienes de pagar la dicha cantidad conforme nonbrando en lo que queda obligado so la dicha pena =

Y para el cumplimiento y execuzion de lo que dicho es y ser a ello compelidos cada una de las partes por lo que le toca, dieron poder a las justicias de Su Magestad, de qualesquiera parttes que sean a una juridizion y juzgado, se somettieron renunciando su propio fuero jurisdizion y domicilio y la ley sitt convenerit de jurisdicione omnium judicum y recivieren lo contenido en esta cartta por senttencia pasada en cosa juzgada sobre que renunciaron las leies favorables con la que proibe la general; asi lo ottorgaron, siendo testtigos  Francisco de Urrechaga, Domingo de Aguirre y Alonsso Martinez Gutierrez, estantes en esta dicha villa, y los dichos otorgantes a quienes yo el dicho escribano doi fee, conozco. Firmo el dicho Domingo Alonso, y por el dicho Juan de Zamarripa que dijo no saver a su ruego un ttestigo. Domingo Alonsso (Firma y rúbrica) Francisco de Urrechaga (Firma y rúbrica). Ante mi Pedro Francisco de Garaitondo (Firma y rúbrica)

Archivo Histórico Provincial de Bizkaia. Notarial. Pedro Francisco de Garaitondo . 5252. 25 Junio 1682, f. 287 – 288.

En la villa Bilvao a veynte y çinco de Junio de mill seiszientos y ochentta y dios años, antte mi el  escribano publico y testigos infraescripttos pareçieron presentes Domingo Alonso, maestro canttero, vezino de la villa de Henoja, en la Montaña, de la una parte, y de la otra Alonsso Gaminde, maestro ensemvblador, vezino dce esta dicha villa =

Y dijeron que el dicho Domingo Alonso se havia obligado en favor del Capitan Don Francisco de San Christobal, vezino de estta dicha villa, de hazer y fabricar una Casa y Ttorre en el conzejo de Zalla =

Y agora los otorgantes estavan conformes de que lo aya de executar el dicho Alonso Gaminde, como tal maestro, todo lo tocante a la obra de ensamblage que nezesittare la obra de la dicha Casa y Ttorre en conformidad de lo que se refiere las escripturas y condiçiones en ella ynserttas con que se obligo a hazer toda la dicha obra el dicho Domingo Alonsso, la qual se ottorgo ante mi el dicho escrivano en veintte de estte presente mes y año, que al dicho Alonsso Gaminde se le leieron y confiesa estar entterado de su conttenimientto=

Por tanto, en la mejor forma que podia y havia lugar de derecho, el dicho Alonsso Gaminde se obliga con sus personas y bienesd presenttes y futuros en favor d edicho Domingo Alonso de hazer la dicha obra de ensemblaje de la dicha Casa y Ttorre que es de puerttas y benttanas, y en la conformidad que prebienen las dichas condiçiones a raçon de veintte reales por cada una de dichas puertas y benttanas dentro de un año que ba de empezar a correr desde oy, dia de lafecha de esta cartta sin mas dilazion, pena de execuzion, costas y daños, que de lo conttrario causaren en qualquiera manera. Y lo que importare dichas puerttas y benttanas a rrespectto de los dichos veinte reales cada una, le aga de dar y pagar al dicho Domingo Alonso, y se obligo a ello conforme fuere obrando, so la dicha pena, y para el cumplimiento y execuzion de lo que dicho es, y ser a ello apremiado, y por ttodo rigor de justiçia dieron poder a las de Su Magestad de qualesquiera partes que sean, a cuia juridizion y juzgado se sometieran, renunciando a su propio fuero, juridizion y domicilio y la ley sit conbeneritt de juridizione omnium judicum, y recivieron lo conttenido en estta cartta por senttençia passada en cossa juzgada sobre que renunçiamos las leies favorables, con la que proibe la General, asi lo ottorgaron, siendo ttesttigos Francisco de Urrechaga, Domingo de Aguirre, y Alonso Marttinez Guttierrez, estantes en esta dicha villa, y los dichos ottorganttes, a quienes, yo, el dicho escrivano, doi fee, conozco. Firmo el dicho Domingo Alonso, y por el dicho Alonsso Gaminde, que dijo no saver, a su ruego un ttestigo = Domingo de Aguirre (Firma y rúbrica), testigo. Francisco de Urrechaga (Firma y rúbrica). Ante mi, Pedro Francisco de Garaitondo (Firma y rúbrica)


1 comentario

Condiciones de construcción del Puente de Ibarra en Zalla (1780).

Archivo Histórico Provincial de Bizkaia. Notarial. Juan Ángel de Pajaza. 1913. 25 de Junio de 1780. Protocolo suelto.

Junio 1780

Condiciones con las quales, siendo Dios servido, se ha de executar la construzion o redificazion de la zepa de un Puente que llaman de Ybarra en el concejo de Zalla, de orden de Don Miguel de Yermo, vezino de San Miguel de Lacavez, la que se halla arruinada, y se hara en la forma siguiente:

  1. Primeramente es condizion que el maestro, en quien se rematare dicha obra, aya de mezclar y aguar el mortero quince dias antes de empezar a plantar la obra, y sera la mezcla de buena cal y arena, hechando dos medidas de aquella y una de esta.
  2. Iten es condizion que dicho maestro aya de desmoler el resto de dicha zepa y abrir la planta en dicho sitio, todo en peña firme, pues se reconoce haverla, y a nibel, fondeando el cimiento medio pie por la parte que, menos rebajando la dicha peña desde su pabimento inferior, que esto serbira de caxa para asentar los primeros sillares, pues toda esta planta ha de ser orizontal, y para executar lo dicho, se devera quitar el agua del rio para que con mas livertad y seguridad se pueda plantar, pues el, como lo ha de hacer, arbitrara dicho maestro, prebiniendo de veinte y quatro en treinta estados de tabla que considera nezesario sin las demas zanjas, y estacadas que son conbenientes.
  3. Iten es condizion que dicha zepa ha de ser en altura, anchura y largura a imitazion de las que subsisten, salbo en la nariz, proa, taxamar, que esta a de ser en angulo recto en linia zircular, que es el punto subido, o canija, todo bien trabajado con buenos sillares atizonados, hechandole lechadas de cal pura, y el interior bien macizado con dicha mezcla la mamposteria.
  4. Iten es condizion que dicho maestro aya de sacar, labrar y conducir toda la piedra, asi de silleria como mamposteria, que sea nezesario, y la silleria, bien mettido en esquadra y salta escuadra, segun lo pida, vien sincelado y labrado a picon según arte.
  5. Iten es condizion que todo el tajamar, desde la planta asta su remate, ha de ser de silleria, todo el, como tambien los dos esquinales de la parte vajera, dandole de ramal a lo menos tres pies, y de mocheta lo que tubiere y diese de si la cantera, que sera quanto mas mejor, y todo senttado al mayor tizon, esto es, hacia su zentro, y todo executtado a la perfezion y maior seguridad su macizo en lo interior y aseo en lo esterior, y executado todo lo dicho perfecttamente, senttara las maderas sobre sus asnillas con sus soleras, antepechos y contteras, todo bien asegurado, ensamblado y clabado con buenos clabos, y por ultimo a imitazion en todos suguresos y demas a lo que subsiste seguro en dicho puente.
  6. Iten es condizion que todos los materiales, asi cal, arena, piedra, madera, tabla, clabazon y otros que sean nezesarios, como su conduzion a la obra, aya de ser a quentta de dicho maestro lo que faltase, aprobechandose de lo que hay y quedo en la ruina del Puente, dando el pueblo o dueño de la obra cantteras y monttes libres a escecion para la tabla, que esta la debera traer dicho maestro prontamente.
  7. Iten es condizion que el referido maestro de la obra la aya de dar concluida para el dia catorce de septiembre proximo venidero, y la seguridad, firmeza y subsistencia sera de su quenta durante año y dia desde su conclusion y entrega que sera a vista de maestros peritos en el arte nombrados de una y otra parte.
  8. Iten es condizion que el importe de lo que se remattare o ajusttare dicha obra lo aya de entregar el dueño o dueños de ella en tres pagas iguales, a saber, la primera hecha la escritura y dando fianzas el maestro, asi del importe del dinero como de la seguridad de la obra y subsistencia asta el año y dia segun vadicho; la segunda, aprontados todos los materiales a la vista moral de la obra y mezclado y aguado el morttero, y la tercera y ultima, concluida y entregada que sea en la forma ya referida.
  9. Itten es condizion que dicho maestro aya de pagar por estas condiciones quarenta reales de vellon por su trabajo de presente, y con esta y las demas que ban referidas, yo, Juan Antonio de Ribacoba, maestro de canteria y vezino del lugar de Santa Maria de Llano del Valle de Tudela, me obligo a la ejecuzion de dicha obra en la cantidad de seis mil ochocientos y zinquenta rreales de vellon, para que conste, lo firmo en dicho Zalla a quattro dias el mes de Junio de este año de mil setezinetos y ochenta. Juan Antonio de Ribacoba (Firma y rúbrica).


1 comentario

Ejemplo de transcripción paleográfica de un documento redactado en escritura cortesana.

Emplazamiento para que Juan de Salcedo, vecino de Aranguren, en el concejo de Zalla, se presente ante el condestable de Castilla y los del Consejo en seguimiento del pleito que tiene pendiente con Diego Hurtado de Salcedo, sobre ciertos maravedíes que le debían SS.AA.

Archivo General de Simancas,RGS,LEG,149808,189

(Encabezado) Enplasamiento contra / Juan de Salzedo / Agosto 1498/

Don Fernando e Doña Isabel etc. A vos Juan de Salzedo / (roto) de Aranguren que con el conçejo de Çalla salud / (roto) des que ha nos es fecho rrelaçion que el dotor Antonio / Cornejo nuestro corregidor que fue del Condado de Viscaya vos sy / do mandado so çierta pena que paresçieredes por çiertas / personas ante nuestra Corte de nuestro Consejo en seguimiento de / çierto pleito que ante esta pendiente entre vos de la una / parte e Diego Urtado de Salzedo de la otra sobre dozientas e se / tenta e quattro mill maravedíes que diziades que nos vos deviamos / de lo que avides gastado con çierta gente que aviades enviado / en el quanto desente (…) seguidores que costava so el dicho proceso / e servir testimonio que ante nos presentado e dis que avedes / so el dicho nuestro coytiº vos sea mandado que paresçisedes / personalmente ante nos so pena de dozientos mil maravedíes / dentro de quinze días de quid aveis venido enparesçido en / seguimiento del dicho pleito e nos fue suplicado cierto dello / mandásemos primer (tachado) como la cantidad fuese lo qual / visto se los de nuestro Consejo judicial vos devedes ser llama / do e oydo sobre lo susodicho fue acordado que deviamos / mandar dar esta nuestra carta para vos en la dicha (…) sela / que ante vos mandamos que de dicho que vos fuiste (…) / notificada en vuestra presencia sy pudieredes por avi / do e sy no ante las puertas de las casas de vuestra morada / aziendolo saver a vuestra muger o fijos entrados sy los / (tachado) avedes e sy no en vuestros estrados o vecinos / mas çercanos para enviárselo aga e faga saber para ma / (…) que venga a vuestra noticia (…) / e notaçion fasta veynte días primeros syguyentes los / quales acordamos e asyguimos en tres plazos / dados vos los primeros doze días en primero plazo e los / otros quatro días en segundo plazo e los otros quatro // (f. 1v.) días en otro plazo e (…) perentorio vengades e paresçie / des personalmente ante nuestro Condestable de Castilla / e los del nuestro Consejo quien con el e seguir en estos nuestros sigui / mos en seguimiento del dicho pleito e a vos ver declarar aver caydo / e incurrido en la pena que por el dicho nuestro corregidor vos fue puesta / sobre lo susodicho e a desir en alegar çigidado vuestro derecho / todo lo qual desir e alegar que sy oides para lo qual / e para todos los otros avades deste pleito / a que de derecho devades ser presente (roto) / llamado e para una sentencia o sentencias (roto) / asy yncº lavorotras  como definitivas (roto)/ e ser a jurar (…) sy las (roto) / por esta nuestra carta vos llamos (roto) / e pronunçiamos por las perentoriamente (roto) / çimiento que vos fasemos que sy los dichos cantidades de maravedies /   o en qualquier dellos vinieredes e pertenesçieredes / que los del nuestro conçejo vos oyran e guardaran ante / vuestro derecho en otra manera vuestra ausencia / faser non enviar  (…) aviendolos por / presençiar e oyra a la (…) e de (…) / (…) sobre ello lo que fallaren para derecho / syn  vos mas (…) / sobre ellos de como esta (…) vos será  / en dar notificada e conplides  mandes / so pena d ela dicha merçed e dos mil maravedíes para / la nuestra cámara. Dada en la villa de Valladolid / a syete días del mes de agosto de XCVIII / años el Condestable y Duque Don Bernaldino Ferrandes / de Velasco Condestable de Castilla, Duque de / Frias e la mando dar por virtud de los poderes / que tiene del Rrey o de la Rreyna, nuestros señores, la mando dar. Yo Bachiller Coloma Rruis de Casta / ñeda (…)


1 comentario

Ejemplo de examinar un documento histórico para determinar los hechos significativos contenidos en él

Lo siguiente es un extracto de un documento examinado por mí recientemente. Da idea del trabajo realizado en una fuente histórica que descargué de pares.mcu.es. En letra negrita son anotaciones mías a modo de resumen del contenido, mientras que el resto es una transcripción literal de las partes del documento que me parecía más interesante. Lo saco a colación porque es un ejemplo de trabajo que el historiador tiene que hacer para entender y comprender la esencia del documento y de los hechos reflejados en él.

            Archivo de la Chancillería de Valladolid. Ejecutorias caja 3330 nº 31 (1768).

            De una parte José Villa Urrutia y Salcedo, vecino de Zalla, contra Juan Antonio de San Cristóbal Sarachaga, vecino de Güeñes, sobre la petición de José de San Cristóbal, capellán en la iglesia de San Miguel, de la que fundó el Licenciado Pedro Ortiz de Gobeo, cura de Güeñes, y Francisca de la Calle de Avellaneda, viuda de Francisco de Retola, el 16 de Mayo de 1647, para cuya congrua el Licenciado Pedro Ortiz de Gobeo designó una casa que tenía en el bario de Gobeo y otros bienes descritos en la escritura de fundación.

            Pedro Ortiz de Gobeo el 16 de Septiembre de 1645, hijo y heredero de otro Pedro Ortiz de Gobeo, y de Francisco de Ibarra y del Bachiller Domingo Ortiz de Gobeo, su hermano, pidió que se recibiera información de cómo de sus padres fueron dueños de diez semanas de aprovechamiento en el molino de Gobeo con sus frutos, rentas y derechos, con la citación de Diego de Villa Loizaga y de María Hurtado de la Quadra Velasco. Por los ajustes que se hicieron de la parte proporcional de reparos correspondientes a sus diez semanas y de una clausula del contrato matrimonial de 26 de Marzo de 1622 de María de Villa y María Hurtado de la Quadra, por el cual se mandó el molino de Gobeo a María Hurtado de la Quadra a excepción de las diez semanas. El 5 de Marzo de 1648 Pedro Ortiz de Gobeo se posesionó de las 10 semanas de porción del Molino de Gobeo, quedando así la capellanía dueña de la porción.

            (f. 1v.) El Arzobispo de Burgos el 30 de Enero de 1753 la reconoció como dueño de la capellanía de la que entonces era capellán Domingo de San Cristóbal, y abrió diligencias para permutar las diez semanas de la porción del Molino de Gobeo por otros bienes raíces. Parece que la permuta se trató pero no se llevó a efecto, y por tanto, José de Villa Urrutia no quiere devolver a la capellanía su porción de diez semanas, y pide que se la devuelva, y le restituya las rentas, frutos y derechos que debía pagarle como compensación.

            Se pide traslado de la escritura dada el 26 de Marzo de 1692 ante Juan de Burceña Sopnado, escribano de Valmaseda por las que se confirman las diez semanas de porción del molino de Gobeo. Sentencia del Arzobispado de Burgos de 10 de Abril de 17 de 1683 declara tocar a la capellanía todos los bienes raíces del fundador en Gobeo, incluídas las diez semanas.

            El 24 de enero de 1764 José de Villa Urrutia y Salcedo hizo una petición, respondiendo que todo el molino es de mayorazgo, y pide la restitución de las diez semanas, frutos y rentas.

            Bolumburu 29 de Abril de 1764. El molino de Gobeo se halla en uso de Alonso Ortes de Velasco, curador de Doña Hurtada de la Quadra Ortes de Velasco, al tiempo de casarse ésta con Diego de Villa, le entregó los bienes de esta casa por razón de vínculo, y hablando del molino de Gobeo:

            (…) Item el Molino de Gobeo menos diez semanas que tiene en el Pedro Ortiz de Gobeo con el derecho que tengo a las diez semanas por la renta de echuzcos Dicho Don Alonso beinte i dos años antes ajusto las quentas de echuzcos con dicho Pedro Ortiz y seguido hizo aquella fundación este Pedro y no en la posesión de las diez semanas con que es evidente era justa // (f. 2v.)

         Es propiedad de la capellanía tres castaños detrás del molino de Gobeo. En un pleito que hubo entre los Villa y el Bachiller Gobeo, éste ni menciona ni se acuerda de las diez semanas de porción del molino. Esto ratifica que Alonso Ortes de Velasco dotó a la esposa de Diego de Villa todo el molino, pues era íntegramente de mayorazgo.

            (f. 3r.) Compulsas pedidas por Juan Antonio de San Cristóbal de los libros de la capellanía. En Ocharan a 16 de Mayo de 1640 parecieron el Licenciado Pedro Ortiz de Gobeo, clérigo en Santa María de Güeñes y natural de Zalla y Francisca Calle Avellaneda, viuda de (f. 3v.) Francisco de Retola, dicen que por cuanto en la iglesia hay necesidad de una misa en los días festivos por la mañana (misa de alba), fundan una capellanía en la iglesia de San Miguel de Zalla, y una misa rezada que diga todos los días de fiesta de guardar, el día de San Marcos, el día de San Lucas a perpetuidad, domingos por la mañana al salir el sol. Digan misas por su alma y la de los fundadores y de sus difuntos que tuvieren obligación de rogar, decir responso sobre sus sepulturas. El capellán está obligado a asistir a las vísperas solemnes.

            Sentencia del Arzobispo de Burgos fechada el 10 de Abril de 1686.

            En este negocio de demanda a los vienes de  que fueron y quedaron del Vachiller Pedro Ortiz de Gobeo Veneficiado que fue de la Iglesia Parroquial del conzejo de Güeñes y sus anejas entre el Capellán y Patrón de una capellanía que en la Iglesia Parroquial de San Miguel de Zalla fundaron en los diez i seis de maio y año de mil seiscientos y quarenta y dos Francisca de Calle Avellaneda y dicho Bachiller Pedro Ortiz de Gobeo con la dicha Iglesia de Santa María del dicho conzejo de Güeñes, y el Vachiller Matheo de San Christobal pretendia dicha capellanía su capellan y patronos ttocar a ella y sus capellanes, ttodos los vienes que eldicho
Bachiller Gobeo compro y adquirio en el lugar de Gobeo Conzejo de Zalla desde el día de su fundacion hasta el de su muerte con sus frutos y rentas de ellos desde el dia que los adquirio la dicha Iglesia de Güeñes que se le declare por nuestra (…) los vienes que quedaren por fin y muerte del dicho Vachiller Gobeo los que dejo en aquel conzejo como el de Zalla excepto los que quedaron en el varrio de Gobeo de Avajo, y el dicho Lizenciado Matheo de San Christobal que se le haia de declarar por (…) de todos y qualquiera vienes que ttuvo dicho Vachiller Gobeo asi los que dejo al tiempo de su muerte como los que señalo para la fundación de dicha capellanía pretendiendo su invalidacion que son vienes materiales y el juez en ellos como parte propinquo del Vachiller Pedro Ortiz de Gobeo y sus Provisores en sus nombres:

         Visto por Su Merced el Señor Lizenciado Don Bartholome Antonio Sainz Muñoz, Provisor y Vicario General de este Arzobispado estando haziendo Audiencia Publica en la ziudad de Burgos a diez dias del mes de Avril de mil seiscientos y ochenta y tres: Dixo que, sin embargo de lo dicho y alegado por el dicho Vachiller Matheo de San Christobal, devo de declarar y declaro a la dicha Iglesia de Santa Maria  del dicho conzejo de Güeñes por nuestra lexitima de todos los vienes que quedaron por fin y muerte del dicho Bachiller Pedro Ortiz de Gobeo exzepto de los que dejo y quedaron sitos en el lugar de Gobeo asi laicos como zensos, los quales declara Su Merced por de la dicha  Capellanía que en la dicha Iglesia de San Miguel de Zalla fundaron los dichos Francisca de la Calle y Vachiller Pedro Hortiz de Gobeo asi los que agrego fundo para dicha capellanía al tiempo de su fundazion como despues avono adquirio y // (f. 4r.) compro en el dicho lugar de Gobeo del dicho conzejo de Zalla durante sus dias con los frutos y rrentas dellos desde el dia de su muerte en adelante, y mando Su Merced que la dicha Capellanía su capellan y patrono lo recivan y cobren desde dicho dia y agan (…) y apeo de los dichos zensos y vienes que asi quedaren en el dicho lugar de Goveo, y los pongan en el Archivo donde estan los papeles ttocantes a dicha capellanía para que en todo tiempo conste los que son y pertenezen y por este su auto asi lo proviso  mando y firmo siendo testigos Francisco Rodriguez y Juan Antonio Garcia notarios: Lizenciado Sainz. Ante mi Juan Ruiz de la Viñuela.

            AUTO DE VISITA 1753 a la Capellanía.

            En el conzexo de Güeñes año de 1753 el Illustrisimo Señor Don Francisco Guillén (…) visto este libro y capellanía colativa que en la Iglesia Parroquial de San Miguel de Zalla instituio Doña Francisca de la Calle sobre el capital de 500 ducados a la que agregó Don Pedro de Goveo Beneficiado en este dicho concejo difunto vienes muebles y raices que ttenia suios propios en el varrio de Goveo el de Zalla que se decir estimada en 8.230 reales que ttodo compone 13.330 reales con la pensión de misa de alba los dias festivos y guardar en las de los Evanjelistas San Lucas y San Marcos de la que es actual  en poder Don Domingo de San Christobal, Presvitero Benefiziado en las unidas deste dicho Conzejo quien declaro vajo de juramento estar cumplidas todas las misas que han correspondido desde la última hasta la presente acta en dicha Iglesia de Zalla poder y medio de Don Francisco Bustamante y Don Diego de Villa Presvitero en cuya visita las declaró Su Ilustrisima por cumplidas y le encargo que en adelante la zelebre o haga zelebrar con la misma puntualidad y recordados instrumentos de que han de espresar la ultima visita se hallo excesivamente y sin disminucion el capital declarado, cuia conservación y quanto le encargo Su Ilustrisima sobre ello la counique, y solicitando la ynposicion a enpleo de los 391 reales y 8 maravedies que existen en su poder en finca que reditue a favor de dicha capellanía, y rsultando de la agregazion que hiziese a ella el dicho Don Pedro de Goveo el año pasado de 1647 la recreada es posesion de que se uniese a ella todos los demas vienes que adquiriese o avonase en el dicho varrio de Goveo consttando como constta  que en el al siguiente de 1648 por la Xunta Xeneral del Conzejo de Zalla en conttradicttorio juizio con los hixos y hermanos de Diego de Villa Loiçaga y Doña Maria Urtado de la Quadra se declaro en favor de dicho Don Pedro de Goveo la porzion de diez semanas en el molino ttittulado de Goveo la que ttomo y aporendio quieta y pacificamente  en 5 de Marzo de 1648 según resta del instrumento exivido que se a ttraido a esta ultima por Don Joseph de Villa, vezino de dicho conzejo, posseedor de el resto del dicho molino y quien partte a disfrutarlo las referidas diez semanas por la hignorancia de los possedores y administradores que han sido de dicha capellanía (…)

         (f. 4v.) Colazion. (…) Nos el Doctor Don Diego Antonio de Angulo de el Gremio y Claustro de la Universidad de Alcala, Provisor y Vicario de este Obispado de Santander por el Ilustrisimo Señor Don Francisco de Arriaza, Obispo de dicho Obispado de el Consejo de S.M.. Por consttar de la havilidad, meritos y sufizienzia de Don Juan Antonio de San Christoval de Sarachaga, clerigo de menores, y por le hazer bien gracia y merced, le damos y conferimos canonice e in perpetuo una capellanía que en la Iglesia Parroquial del Conzejo de Zalla fundaron Don Pedro Hortiz de Goveo y Francisca de la Calle y ahora por renuncia de Don Domingo de San Christoval, último possedor , y de ella le hacemos tittulo, colazion, provision y canonica institucion por imposicion de un bonetta en caveça de Juan Antonio de Laguna, Procurador de dicho Don Juan Antonio de San Christoval como parte de dicha Francisca de la Calle en sesto con primero grado de consanguinidad como sobrino carnal de dicho Don Domingo de San Christoval, último capellán, a quien, por sentencia del Tribunal Eclesiástico de Burgos de setezientos y quarenta y siete, se le declaro en quinto con primero grado de dicha fundadera, como nieto legítimo de Doña Isavel de Santivañez, hermana de Don Juan de Santivañez, a quien por otra sentencia de diez y ocho de junio de el año de setezientos y onze se declaro en primero con terzero grado de dicha Francisca, como nieto de Ursula de la Calle, su hermana, y le mandamos despachar tittulo de colazion en forma con reconocimineto de posesion, frutos, y rentas de ella, según exivio de la Audiencia y Constituciones Sinodales de dicha Diozesis. En execuzion de lo qual, por la presente y su tenor, executamos y requerimos, y siendo nezesario, mandamos que en virtud de santa (…) pena de excomunion mayor  y de doszientos ducados aplicados según conzesiones apostólicas a qualquier clerigo, presvítero nottorio o escribano que sea requerido, ponga al dicho Don Juan Antonio de Sarachaga o a su poder haviente o en su nombre en la tenencia y posesion real acttual corporalis velquasi de dicha capellanía y puesto le defienda y ampare en ella, acuda y aga acudir con ttodos los frutos y rentas, derechos y emolumentos que por esta razón le sean devidos y pertenezientes en qualquier manera, procediendo contra ttodos y qualesquiera reveldes y conttradicttores por zensuras yustto rector de derecho, que para lo referido y lo a ello avajo y dependiente a dicho Presvítero, le damos comisión en forma. En la ciudad de Santander a diez y siete de Noviembre de mil setezientos cinquenta y siete. Doctor Don Domingo Antonio de Angulo. Por mandado del Señor Provisor y Vicario Xeneral Bernave Antonio de la Canal.

         Posesion. En el Cementerio de la Iglesia Parroquial del Conzejo de Zalla, Encartaciones del Señorio de Vizcaya, a catorce dias del mes de Febrero de mil setecientos cinquenta y ocho, yo Don Pedro Gómez y Ballujera, cura capellán en la Iglesia Parroquial y Matriz de Nuestra Señora de Santa María de Güeñes de dichas Encartaciones, y nottario por auttorizacion apostólica , haviendo sido requerido con el despacho, titulo y colazion deste cura parte expedido por los Señores Provisores deste Obispado por Don Domingo de San Christoval, cura veneficiado en precittada matriz, como apoderado, según consta del poder precedente de Don Juan Antonio de San Christoval y Sarachaga, espresado en dicha colazion, el qual haviendo aceptado y ovedecido con el respeto devido, entre en la possesion real actual corporalis vel // (f. 5r.) quasi de la capellanía al espresado Don Domingo de San Christoval, y en señal de posesion ttome de la mano al dicho Don Domingo, y le entre en la dicha Iglesia Parroquial de San Miguel, ttomo agua venditta, fue al Altar Maior, hizo orazion al Santtissimo, abrio un misal, y dijo la oracion de el Espiritu Santo, fue a la Sacristia, rejisttro los ornamentos, uxo una campanilla, y ultimamente dijo un responso por las animas del purgatorio con ottros diferentes acttos de posesion, la qual ttorno quieta y pacificamente sin conttradicion de persona alguna.Y asimismo tomo posesion de una casa y heredades pertenezientes a dicha capellanía sittas en el lugar de Goveo de el prenottado conzejo de Zalla, siendo testigos Don Manuel de la Mella, cura y beneficiado en dicha iglesia de San Miguel, Don Juan Manuel de Terreros, Don Joseph y Don Miguel de Salcedo y Sarachaga, vezinos y naturales del dicho Zalla, y para que conste  lo firma en referido conzexo junto con dicha parte en referente dia, mes y año ut supra. Domingo de San Christoval. Por mi y ante mi Pedro Gomez de Vallujera.

         (f. 6v.) Petizion. El Bachiller Pedro Hortiz de Goveo, cura veneficiado en Santa Maria de Güeñes, hixo lexitimo de Pedro Hortiz de Goveo y de Francisca de Ivarra (…) con beneficio y medio, cuia herencia ttengo aceptada, y siendo nezessario la acepto de nuevo con el dicho veneficio y medio, y asi bien con el mismo beneficio y medio  de el Bachiller Diego Hortiz de Goveo, mi hermano, como mejor haia lugar en derecho ante V. parezco y digo que los dichos mis padres dejaron al tiempo y  quando fallecieron desta presente vida por suios tres zezavos de molino en los molinos de Goveo, y en los quales tres zezavos de molino se me debe dar la porzion como a hixo y heredero conforme al edictto de el divo Adriano. Por tanto, a V.S. que havida sumaria informacion de la lexittimidad de mi persona dar la posesion dello.

         Otrosi pido y suplico mande para mas verificacion que sean citadas las partes a Don Francisco de Villa Loizaga y sus hermanos como porcioneros de los dichos molinos de Goveo.

         La citación se efectúa el 17 de Septiembre de 1645, y comparecen ante el Alcalde Ordinario Francisco de Salcedo. Testigo Pedro de San Cristóbal de Ibarra. Conoce el Molino de Gobeo, y dice que pertenecía al padre del Bachiller Pedro Ortiz de Gobeo tres seisavos: cuatro semanas (un seisavo), cuatro semanas (otro seisavo), y ocho semanas (el seisavo restante): total 16 semanas. El resto era de Don ïñigo Hurtado y de María de Murga, dueños de la Torre de Bolumburu. Martin de Yermo, Juan de Maruri de Longar ratifican este testimonio. Diego de Beci de San Pedro dice que su porción era de diez semanas.

            Francisco de Villa Loizaga, hijo de Diego de Villa Loizaga y de María Hurtada de la Quadra, dice que el molino la gozó Íñigo Hurtado de Salcedo y su mujer María de Murga, y a su muerte Agustina de la Quadra y Alonso Ortes de Velasco, y se opone a la pretensión del Bachiller Pedro Ortiz de Gobeo.

            El Bachiller Pedro Ortiz de Gobeo pide traslado del contrato matrimonial de Diego de Villa y su mujer ante Pantaleón de Montellano o Juan Burceña de Valmaseda, y papeles y cuentas que pasaron entre  los dueños del molino de Gobeo.

            (f. 8r.) (…) En la villa de Valmaseda a veinte y tres dias del mes de março de mil seiszientos veinte y tres  en presencia de mi Juan de Burceña Sopando, escribano del rey, nuestro señor, del numero desta dicha villa, pareçieron presentes los señores Don Alonso Hortes de Velasco, Administrador de la Aduana de Valmaseda, y Doña Agustina de la Cuadra Velasco, su muger, de la una parte como madre lexitima de la dicha Señora Doña Agustina de la Quadra Velasco de la Doña María Hurtado de la Cuadra Leguizamon, su hixa, y del Señor Don Juan de la Cuadra Leguizamon, su primo y marido difunto, vecinos de Valmaseda, y de la otra, el procurador Martin de Liendo, curador de María Hurtado de la Cuadra Leguizamon, y Diego de Villa.

            (f. 8v.) María Hurtado de la Cuadra es nieta paterna de María de Murga. En una de las clausulas se encuentra el Molino de Gobeo menos diez semanas.

            En testimonio de Simon de Santelices quenta entre Joseph Ignacio de Santelices i Pedro de Goveo sobre los reparos que havian puesto en el molino de Goveo en este año de mil y seiszientos en el lugar de Goveo a quince dias de el mes de Julio año de mil y seiszientos en presencia de mi Francisco Martin de Goveo escrivano de el numero de dicho Conzejo de Zalla por el Rey nuestro señor e ttestigos parecieron presentes de la una parte Don Iñigo Hurtado de Salcedo e Mendoza, e de la otra Pedro de Goveo vezino del dicho conzejo i dijeron que ellos estavan alli ajusttados para hacer la quenta de lo que cada uno de ella ttenia puesto i gastado en reparos y rodetes nuevos que havian puesto en el molino de Goveo que son del dicho Iñigo Urtado e de Doña Maria de Murga tres quartos y mas un zesavo y de el dicho Pedro de Goveo tres zesados en lo que asi parecio que en todo ello havian gastado según lo dicen por quenta es los siguiente:

         Primeramente dio por quenta el dicho Don Ignacio Urtado haver puesto en toda la dicha obra de los rodetes e otras cosas al dicho molino convenientes cuatro ducados y seis reales estto oficiales carpinteros que esttuvieron en ello.

         Itten mas la madera de dos rodettes doce reales.

         Itten mas siete piezas de madera para dicho molino catorze reales.

         Itten mas costo la carrera ocho reales.

         Itten mas una piedra para el gorrion dos reales.

         Itten dicittur los zellos en tterrenos para los dichos rodetes tres reales.

         Itten de afinarlos en la rementeria ocho reales.

         Itten por adecentar los fu… ocho reales.

         Itten mas ttres reales de clavijas y clavos.

         Itten parecio por quenta quedio dicho Don Iñigo Hurtado en cosas nezesarias a dicho molino por mando despues de las quentas pasadas hasta oy como lo confeso el dicho Pedro Goveo noventa y un reales, que juntados con los ziento de platta de ottros monta todo ello  dozientos setenta e un reales.

         Itten parecio el dicho Pedro de Goveo havia puesto con su persona todo lo demás que havia puesto y gastado hasta oy despues de la parece en ttodo veinte y seis reales.

         Por manera que suma toda esta quenta duzientos y ochenta y siete reales de los quales parece que le uviera al dicho Pedro Goveo por tres zesavos que ttiene en los dichos molinos quarenta y un reales y medio (la sexta parte del molino) y ttodo lo demas les uvimos caver al dicho Don Iñigo Hurtado por tres quartos en un zesavo que ttiene en el dicho molino por manera que el dicho Pedro de Goveo le queda deviendo al dicho Don Iñigo Hurtado y su muger de toda esta dicha quenta quince reales y medio porque de los quarenta y un reales y medio que le venian se le desquentan los veinte y seis reales que tenia puesto y asi queda deviendo los quince rreales y medio y ansi lo ottorgaron ante el dicho escribano  siendo testigos Gregorio de Yermo y Juan de (Santa) Marina y Longar y los dichos otorgantes lo firmaron de su mano: Don Iñigo Hurtado. Pedro de Goveo. Antonio Francisco Ortiz de Goveo.

         En el lugar de Goveo del conzejo de Zalla a ttres dias del mes de Noviembre de mil seiszientos años en presencia de mi Francisco Ortiz de Goveo escrivano de numero deste conzejo por el rey nuestro señor e testigos parecieron presentes de la una parte Don Iñigo Hurtado de Salcedo y Doña Maria de Murga su lexitima muger e de la otra Pedro de Goveo vezino de dicho conzejo y asi justan y hacen  quenta de lo que havia costado hechar en los molinos de Goveo que hera de los susodichos una muela que havian hechado en ella los dias que la havian hechado a su costa los dichos Don Iñigo Hurtado y su muger e nasi con la dicha muela como con otras cosas que nuestro havian puesto los dichos Don Iñigo y su muger despues de la cuenta ahora conozida pasada que entre ellos havia pasado alcanzaron al dicho Pedro // (f. 9r.) Hortiz de Goveo sobre un ducado que luego le dio en veinte reales y estos dichos veinte reales son quenta fenecida entre ellos hasta oi dia de las quentas hasta oi unas entre ellos de los dichos molinos. Y los quales dichos veinte reales el dicho Pedro Gobeo quedo y se obligo asi los dar a los dichos Don Iñigo Urtado e su muger cada y quando se lo pidan e ansi lo otorgaron (…)

         El Juez da la razón al Bachiller Gobeo y manda que disfrute de su porción del Molino de Gobeo, tomando posesión de él el 5 de Marzo de 1648.

            A continuación se da inventario de bienes de Fernando de Villa Salcedo, cura beneficiado de Zalla, paracticado por Manuel de la Mella, cura de Zalla, y José de Lejarza, cura de Güeñes, en virtud de comisión del Provisor del Arzobispado de Burgos efectuada el 4 de Mayo de 1750, en el que sale el pleito arriba ya mencionado.

            (f. 12v.) Fundación de la capellanía

         En el lugar de Ocharan del conzexo de Zalla que es en las Encartaciones del Señorio de Vizcaya a diez y seis dias del mes de Maio de mil seiscientos y quarenta y siete años ante mi el escribano y testigos parecieron presentes el Señor Licenciado Don Pedro Ortiz de Gobeo clerigo cura beneficiado en la iglesia de Santa María de Güeñes y natural deste conzexo de Zalla y Francisca de la Calle Avellaneda, viuda e muger que fue de Francisco de Rettola difunta vezina de citado conzexo de Zalla a los que yo el escribano  doy fee y conozco e dijeron que por quanto consideraron que en la Iglesia Parroquial del Señor San Miguel deste dicho conzexo de Zalla ay falta y nezesidad de una misa en dias festivos por la mañana y por hazer bien al pueblo y a ellos y a sus difuntos estan de toda voluntad de fundar e instituir como lo hazen por esta escriptura como mejor pueden una capellanía en la Iglesia de San Miguel de Zalla de una misa rezada que se diga todos los dias y llevan de guardar y los domingos y los domingos y el dia de San Miguel y el día de San Marcos de cada un año perpetuamente para siempre jamas comenzando a dezir las dichas misas de oy en un año primero y que esta misa rezada se diga cada dia de fiesta y domingo de mañana a el salir el sol por ser mas comodidad de lugar y de su cabildo y el capellan que fuese la diga a esta hora y tiempo siempre por su anima la de su fundador difuntos y por mas cargo tuvieren a rrogar a medias en dicha iglesia sin hazer falta y en ello se encargan la conzª y le suplican se acuerden de encomendarlas a nombre santo y de dezir responso sobre su sepultura.

         Y que tambien el capellan tenga obligacion de asistir en dicha iglesia a las visperas solemnes que hubiesen y en quanto a todos los demas dias del año sea libre dicha capellanía zelebrar donde por quien quisiere a su voluntad y ayude a quien quisiere a su voluntad a quien quiere, lo qual este primer capellan sea Agustin de Rettola clerigo de menores ordenes  hijo lexitimo de Agustin de la Calle y primo de dicho Licenciado Gobeo al qual desde luego nombran de conformidad para que sea ttal capellan  de dicha capellanía por todos los dias de su vida y despues de el sea es pariente mas cercano de los fundadores que se inclinare a ser sazerdote y si no le hubiere lo sea el que fuere nombrado que lo sea de la voluntad y partes que convengan y que el nombramiento de dicho capellan le haya los derechos pendientes y qualquiera de ellos en su vida y despues de ellos hayna el nombramiento dos partes mas zercanas de los dichos fundadores uno de la parte y linea del Licenciado Gobeo y el otro de la parte y linea de dicha Francisca de la Calle y desde luego llaman para este efecto nombran presbitero capellan de ella al dicho Licenciado Gobeo, a los hijos de Francisca Ortiz de Gobeo, muxer lexitima de Gaspar de Santibañez en primera y a sus subzesores lexitimos, y a falta de ellos nombre a Juan Yermo, su primo, escribano de este conzejo de Zalla y a sus hijos y subzesores de casa de la dicha Francisca de la Calla, llama y nombra a su hijo Juan de Revollar, su hijo lexitimo, y despues de el a sus hijos y herederos lexitimos, y despues del susodicho Juan de Yermo, su sobrino de ella, y despues a sus auttores y subzesores de su casa  para que los susodichos hagan el dicho nombramiento de ttal capellan  siempre que muera el sazerdote que la hubiera ttenido, y sean ttales patronos de ella, y estos sean los maiores en hedad principal franco principal el varon a la hembra y no sube quedan de ambas lineas en el dicho Juan de Yermo nombrado por ambos como ttal subzesor  y subzesores lo sea  y nombre (…) y quien subzediere en su casa y tambien (…) estas deudas a quien toca el nombramiento de ttal capellanía le aian de hazer luego que ba dicha capellanía de conformidad, y si en ellos hubiere diferencia y no se conformen en dicho nombramiento en este caso y de parte de dicho conzejo su sindico en su nombre o a quien ttocare le haya de a ttreze dias, y si en ellos no lo hiziere que monta dilixencia al qual nombre dicho conzejo de Zalla en ttal capellanía que lo sea de dicha capellanía que lo sea por sus dias nombrando persona ver(..)vosa qual no conbeniente para ello sea parte (…) hubiere.

         Y si no le hubiere ottro cual convenga suficiente y si acaso hubiere dos tres o mas deudos en qualquier grado que quisieren ser capellan de ellas en ttal caso sean nombrados y que la lleve qualquiera de ellos por examne ante el ordinario a el que mas supiere, y si entre ellos hubiere algun graduado, sea entendido a los que de estos no lo fueren, y si ottros lo fueren, se probea enttre ellos por examen antte el juez ordinario bien para que esta capellanía sea firme que cumpla esta mision y el capellan tenga congrua dexan fundan señalan para ello los vienes y hazienda siguientes:

         El dicho Lizenziado Gobeo la Casa entera de Gobeo deste dicho conzexo de Zalla con la demas hazienda raiz a ella perteneze que tiene en dicho lugar de Gobeoy comprenda // (f. 13r.) los abonos y reparos que en ella hubiere de aquí en adelante, y tambien si adquiere o comprare de aquí adelante en el dicho lugar de Gobeo sea para ello, y este agregado a esta capellanía y los que oy tiene se pone aquí por menor señalado y apreciado para mas craridad en esta forma:

         La dicha casa de Gobeo ttoda enttera que es nottoria con ttodos sus derechos acciones, entradas salidas y con larei de fierro y dos acarde de cumbre y dos cajas y dos escaños y una caja de lama vieja y ottras dos urnas y mas viejas y dos escabeles que ttodo esta dentro de dicha casa, la qual con los dichos muebles aze trezientos y cinquenta ducados y tambien de la ondera de dicha casa que ttiene quattro suelos de heredad derechos de casa hacia el rio comun nogal pequeño que bale quattro ducados.

         Itten la heredad huerta zerrada pegado a la dicha casa  que ttiene ttreinta y quattro suelos alsado vale de dicha casa y en quanto a ella y con la pared y zercado del Capitan Arroios y al lado de la Attalaia la hera de abajo y camino que ba a la llosa de Gobeo la de Avajo en que enttra la ttrasera de dicha casa  y es camino de la dicha llosa y a la ondera al Camino Real con ttodas sus paredes que ttodo vale settenta ducados.

         Itten mas en la llosa de Gobeo dettras de la casa de dicho Francisca Ortiz de Sollano y Agustin de Ostolaza un parral de quarenta y nueve suelos que vale mill maravedies cada suelo y por ovar bueno que monta quarenta y siete mill maravedies,  y alinda con la dicha casa de Francisca Ortiz y de Agustin, y a la ondera con el Camino Real y a su ladera de Bolumburu y a la cabeçera con heredades del dicho Bachiller Gobeo que queda con esta capellanía.

         Itten mas toda la heredad de pan llevar y frutales que van pegado a dicho parral y haçe de ttodo ciento treinta y un suelos que se llama la huerta y vale cinco ducados cada suelo y alinda a la ondera con el Camino Real de la Aduana y a la cabecera parral de dicho Bachiller Gobeo que es de la dicha capellanía (…) de heredad de Martin de Acasuso y Agustin de Osttolaza, y a la ottra ladera de arriba heredad de Martin de Herrera.

         Itten mas junto a la Ttalaia en dicha llosa ottro pedazo de heredad de ttreze suelos azia la Attalaya pegado al Camino del Monte a la cabecera heredad de Juan de Gobeo y ottra ondera Maria de Yermo a ocho rreales el suelo.

         Itten mas el parral que esta a la cabecera de la dicha heredad de arriba hazia las sebes que de sierra a mas tiene diez y ocho suelos y mas junto a el ttreze suelos de cavida, y a la cabecera de ella siete suelos de ejido juntto todo que alinda a la ondera con la dicha heredad de la partida de arriba y a la cabecera y ladera de arriba heredades y castañar de la casa de Diego de Terreros y la ottra heredad de hazia Baluga con heredad de Martin de Yermo y de Francisco Ortiz de Sollano ttodo es quatrozientos y cinquenta reales.

         Itten mas una pieza de exido arriba de la cerca de sobre lo susodicho con veinte y dos de castaños y pedazo de seve a la cabecera que ttodos haze noventa y dos seves en diez ducados que la linda de la ondonera con heredad de Francisco Ortiz y a la cabecera con heredad del Capitan Arroios y a la ladera de Baluga castaños de Juan de Gobeo y Martin de Yermo y la ottra ladera de Bolumburu con seves y castaños de Diego de Terreros.

         Itten mas en la sezilla do dizen de arriba de Casa de Martin de Yermo doze suelos de ejido con siete castaños que alindan a la ondera hacienda de Magdalena de Gobeo con el montte del conzexo y otra ladera con castaños de Juan de Gobeo que baste diez rreales  mas a la Cruz de Gobeo do dizen La (…) tres pies de arboles consu entrecasa nueve rreales (…) Bolumburu a Las Lastras yendo  azia el Callexo castaños en tierra concejil dos reales mas a la (…) de Gobeo tres caños con su tierra en doze rreales a la Cruz de Gobeo diez y nueve castaños con su tierra entre castaños de Martin de Yermo y de Capitan Arroio y llegan a el cauze del molino y a el Camino Real y a el quattro reales cada uno. Mas en la ribera  del rio caudal ondera del parral y heredad de la dicha capellanía arriba dicha tres nogales y un ciruelo en dos ducados a la ondera de rrellano sobre Baluga veinte y tres castaños con su tierra juntos que alinda a la ondonera  heredad de Francisco Ortiz y de la casa de Valuga a la cabezera castaños de la dicha casa de Baluga y a la ladera de Valuga sebes del Capitan Arroio y a la otra de Gobeo sebes y castaños del dicho Capitan Arroios a quatro reales cada uno ni con quadras de hera en la hera pegado a huerta y heredad del Capitan Arroios y Agustin Osttolaza en diez y seis reales que lo demas dello es del Capitan Arroio la media y el otro quarto de Agustin de Ostolaza.

         Itten mas la sepultura de San Miguel de Zalla en la primera rey que junto a las gradas a es lado de la espalda del Alttar Maior que en ttres partes, las dos y la ottra seria parte es de Martin de Yermo y pegado a el lado del altar de Nuestra Señora del Carmen con la sepultura de la Casa de Urrutia de Llantada y del ottro lado del altar de Nuestra Señora del Rosario sepultura de Juan de la Quadra esta no se aprezia.

         Todos los quales dichos vienes raizes son del dicho Licenciado Gobeo y los da y dezia para esta capellanía libres de ttoda deuda carga y obligacion y (…) adquiriere o abonare en el dicho lugar de Gobeo de aquí en adelante se anplie esta capellanía dicha y estan agregados a ella siempre con las mismas calidades susodichas y que van declaradas en esta escritura.

         Itten la dicha Francisca de la Calle viene y da para dicho efecto quinientos ducados de principal  en parte a dos en zensos buenos y seguros por ella fundados que tiene contra las personas y vienes siguientes:

         Lo primero un censo de sesenta ducados de principal contra Maria Perez de Mendieta, vezina del dicho conzejo de Zalla y sus vienes por escritura otorgada ante Pedro Perez de Ezquerra escribano en diez de octubre de mil seiscientos y beinte años y rredittuo de renta cada un año (…) a favor del Capitan Mateo de Arroyos Zella le justo del Capitan Juan de Arroios Villanueva su sucesor escritura de venta que se contrajo ante dicho escribano  el quatro de octubre de mil seiscientos treinta y dos años.

         Itten ottro zenso de sesenta ducados de principal  contra Sancho de Angulo y Andres de San Cristobal su mujer vezino de dicho conzexo de Zalla y tres ducados de renta por escritura  de zenso ottorgada a su favor por escritura otorgada por Juan de Yermo escribano del dicho conzexo en quinze de septiembre de mill seiscientos treinta y cinco años.

         Itten otro zenso de quarenta ducados de principal y dos de renta cada un año a su favor contra Pedro de la Llosilla y Angela de Arechaga su mujer, vezinos de Zalla, por escritura otorgada ante Juan de Yermo escribano en diez y seis de febrero de mill seiszientos y quarenta y ocho años.

         Itten otro zenso de quarenta ducados de principal  y dos de renta otorgado a su favor  contra Gregorio de Palacio Pajaza y Maria de la Quintana su cuñada principales deudores vezinos de dicho conzexo de Zalla y Diego y Cosme de la Quintana, vezinos del lugar de Bezi sus fiadores por escritura de zenso por testimonio  de Juan de Yermo escribano en diez de junio de mill seiscientos y quarenta y dos años.

         Itten otro zenso de quarenta ducados de principal y dos de renta por escriptura de zenso ottrogada a su favor por Juan y Sebastian de Paxaza hermanos vezinos del dicho conzexo de Zalla ante dicho Juan de Yermo escribano a diez y nueve de Agosto de mill seiscientos y treinta y cinco años.

         Itten otros dos zensos de quarenta ducados de principal y dos de renta contra Pedro Lopez de Llano principal deudor y San Juan de Sarachaga zerrajero como su fiador vezinos del dicho conzejo por escritura otorgada ante Pedro Martinez de Avellaneda escribano en doze de jullio de mill seiscientos y quarenta años otorgada en su favor y este zenso es de veinte ducados de principal y el otro zenso es de otros veinte ducados de principal contra Roque de la Llana Marroquin y Maria Lopez de Palacio su muxer como principales deudores y Francisco de la Llana de Laisequilla como su fiador // (f. 13v.) de dicho conzejo por escritura  de zenso ottorgada ante Sancho de Aedo escribano en cinco de jullio de mill seiscientos y doze a favor de Juan de Tablada vezino de Valmaseda y la dicha Francisca de la Calle la hubo de tomar de la Tablada su hijo y heredero por escritura de venta que le hizo ante Juan de Yermo escribano en veinte de febrero de mil seiscientos y dos años, y este zenso le debe el dicho Pedro Lopez de Llano por haber comprado y ttener los vienes e hipottecas de dicho Lope de la Llana y su muger y ansi anbos tener hazen los dichos quarenta ducados de principal  y dos de renta que debe el dicho Pedro Lopez y los fiadores de dichos zensos y los vienes obligados en ellos.

         Itten otro zenso de beinte ducados de principal  y uni de renta otorgado en su favor conttra Juan de Rettola y Mencia de Lastra su mujer por escritura ottorgada ante dicho Pedro Perez Ezquerra escribano en diez y siete de septiembre de mill seiszientos y veinte y cinco años son vezinos del dicho conzejo de Zalla y el zenso esta asignado de derecho dicho Pedro Martinez de Avellaneda escribano.

         Itten ottro zenso de beinte ducados de principal y uno de renta contra Sebastian de Trabesedo y Maria Carrera su muxer vezinos de dicho conzejo por escritura  ottorgada en favor de Rettola de la Questa ante el dicho Pedro Martinez de Avellaneda en catorze de henero de mill seiscientos y treinta y seis años y este zenso lo hubo la susodicha por benta y cession que le hizo ante dicho Pedro Martinez de Avellaneda.

         Itten otro zenso de treinta ducados de principal y uno y medio de renta ottorgado en su favor  contra Pedro Fernandez de Maruri y Isabel de Zarigulas su muxer vezinos del dicho conzejo por escritura otorgada en su favor ante el dicho Juan de Yermo escribano en onze de junio de mill seiszientos y quarenta y un años.

         Itten otros tres zensos de ochenta ducados de principal y quattro de renta que la dicha Francisca impuso a Jusepe Nietto de Sobrado vezino de Arzentales por escritura de venta y zesion que hizo a dicho Juan de Yermo escribano en beinte de febrero de mill seiscientos quarenta y dos años ratificando una venta por Simon Ortiz de Paules su yerno luego ante  el mismo escribano y los dichos zensos los deben los siguientes: los quarenta ducados de principal los deben Gregorio de la Vilia y Lucia de la Llosa su muxer vezinos de Arzentales por dos escrituras de zenso de beinte ducados a una otorgado ante Aparicio de Renobales escribano en beinte y nuebe de septiembre de mill y seiszientos y quarenta años y la ottra ante Simon de Santtelizes escribano a primero de de jullio de mill seiszientos y treinta y tres años, y ottros beinte ducados de principal  deben Pedro Ortiz de Paules y Clara Gordon su mujer vezinos de Arzentales por escritura  ottorgada ante Bernardino de Orcasittas escribano en dos de febrero de mill seiszientos treinta y un años y los ottros beinte ducados de principal los deben Pedro Miguel de Quintana y Clara de Marrubia su muxer principales y Domingo Velez su fiador vezinos de Truzios por escritura ottorgada de zenso ante dicho Bernardino de Orcasittas en ocho de septiembre de mill seiscientos treinta años que todas hazen los dichos ochenta ducados de principal ottorgada en favor Josephe Metts.

         Itten ottro zenso contra Sebastian de Avellaneda y Francisca de Rebollar su muxer vezinos de Zalla en hacienda de beinte ducados de principal y uno de renta ottorgada en su favor ante dicho Pedro Martinez de Avellaneda escribano en diez y nueve de julio de mill seiszientos y beinte y cinco años dijo que es dicho zenso paso ante Pedro Perez de Ezquerra y esta trasladado su parte de dicho Pedro Martinez.

         Itten ottro zenso de beinte ducados de principal y uno de renta contra Pedro de Galdames y Cathalina del Sel su muxer vezinos de Vezi ottorgado en favor de Marttin de las Ribas y María de Rettola su muxer ante Sancho de Aedo escribano en quinze de septiembre de mill seiscientos y beinte y un años el qual hubo la dicha Francisca de la Calle por benta que le hizieron el dicho Ribas y su mujer ante dicho Sancho de Aedo.

         Itten ottro zenso de beinte ducados de principal y uno de renta cada año conttra los vienes y herederos de Bartolome de Truçios y Juan de Rettola de la Lastra vezinos de dicho conzejo por escritura de zenso ottorgada  por ellos ante dicho Sancho de Aedo escribano en diez y siete de julio de mill quinientos noventa años en fabor de Luis de Ligorria vezino de Valmaseda de diez y ocho ducados de principal y despues el dicho Barttolome le rratifico y crecio hasta beinte ducados de principal  por escritura que ottorgo ante Pantaleon de Montellano escribano de Valmaseda  en onze de noviembre de mill seiscientos y veinte y tres años en fabor de Pedro de la Piedra Carranza (…) de dicho Luis de Ligorria; y despues el dicho Pedro de la Piedra la vendio y cedió a Francisca de la Calle en diez y siete de henero de mill seiscientos treinta y dos años ante Martin de Velasco vezino de Valmaseda todos los quales zensos que la dicha Francisca de la Calle enttrego para el efecto arriba montan quatrozientos nobenta ducados de principal y a cumplimiento de quinientos faltan diez ducados y estos dichos diez ducados de principal la dicha Francisca de la Calle queda deudora  de ellos y obliga su persona y vienes havidos y por haver de que los dara y enttregara a dicho capellan en zenso enpleado seguro luego y mienttras no diese diere ella queda que pagara medio ducado de renta cada año y a ello se obliga  en forma pena de lo pagar con costas y daños ttodo ello con  esto cunple los dichos quinientos ducados de principal de zensos y beinte y cinco ducados de renta cada año para esta dicha capellanía y fundacion de manera que suma  montta y bale la hazienda rraiz y mueble que los dichos Licenciado Gobeo y Francisca de la Calle dan y enttregan para en dicha capellanía y fundacion  ttreze mill setezientos y noventa rreales de principal como de ttodo ello consta y pareze y esto ademas de las dos terzias partes de la dicha sepulttura de San Miguel de Zalla porque ttodo el dicho Agustin de Rettola primero capellan en sus dias y despues el capellan que fuere subzedido perpetuamente lo aian tengan i gozen y disfruten sus rentas y cobren sus frutos y rrentas que para ttodo se lo dan y enttregan desde luego para siempre jamas y les dan poder conzesion y trespaso de todos sus derechos y acciones en ttodo bastantes y la dexo (…) con la dicha sepultura se entierran en ella y an de con los dichos vienes siempre y obligan sus personas y vienes havidos y por haver // (f. 14r.) al seguro y saneamiento de ttodo ello en forma de derecho.

         Itten con condizion de que estos dichos vienes haziendas zensos y sepultura no se pudieren vender dar donar trocar cambiar en ningun tiempo causa ni dividir destruir no corttar de la rraiz ni malparar ni obligar ni empeñar que siempre an de estar libres sujetos y obligados a acudir a dicha capellanía en pie juntos entteros y ttodo lo que en conttrario se hiziere sea nulo y los pueda sacar el capellan  o el patron   o pattrrono de ella y qualquier de ellos cuio poder les haze libremente para que esten libres y de manifiesto y el capellan para estte efectto tampoco los pueda vender destruir ni malparar ni antes de ellos anttes aumenttarlos y rrepararlos para este efectto y si no lo hiziere e hiziere lo conttrario por el mismo caso presta la capellania y teniendo beneficio contrabre benda en una parte baque y subzeda ottro en ella a quien vaya conforme a dichos llamamientos (…) a poco por delicttos que esta capellania metta ni dicta que haga nos pueden mas parar y no mas pareciere el dicho capellan  haver bendido de ma(…) xado alguno que ademas de sacar los vienes de cuio poder se hallare y se hubiere menoscabo en ellos de los ottros vienes que tuviere el dicho capellan  se separe estos vienes porque siempre los an de tener en pie y en bien y bien rreparados y dejarlos de la misma calidad y no menos cubierttos y perpetuamente se tienen de conserbar ttodos los dichos vienes y su tenor contraido y nombre de satisfacción capellania pattronazgo real de legos aunque para ello convenir ni gastar con alguna cosa aunque se tenga y juzgue (…)rente (…) y aunque para ello a su facultad pontificado o real de ambas que sean de propio mottu o en ottra manera de que no se a de poder mas y quando se hiziere de echo en conttrario sea ninguno y no balga ni se les pueda repartir ni cobrar subsidio ni escusado ni otros derechos que se rreparttieren a las rentas eclesiásticas.

         Itten que los principales de los dichos zensos se redimieren en qualquiera de ellos que los deudores de ellos no los puedan enagenar al capellan ni a ottra persona  alguna sino al maiordomo lego que fuere de la dicha iglesia de San Miguel de Zalla para que este lo registre y saldase (…) Archivo de la dicha iglesia y de alli luego se buelba a emplear en una parte segura en persona lega llana y abonado para esta capellania con intervencion de patrono o patronos della aunque se pueda conbertir en ottra cosa pena de que el ttal mayordomo lo pague con intereses y tambien si los dichos deudores que redimieron tienen lo contrario desta clausula lo vuelvan a pagar  de sus vienes y para ello su (…) en dicha iglesia para los vezinos del lugar y para los de fuera se les haga notorio para que le cumplan y que les pagaron (…) de dicha capellania el dicho mayordomo ttenga cuidado de que se buelba a emplear y hayan para ello las dilixencias nezesarias como mejor se asegure y en todas las escrituras que se hizieren de nuebos enpleos se a de poner por condicion  paertticular este grado (…) y porque a de haver en dichos enpleos y que asi dos meses (…) redempcion.

         Itten que si el que uviere capellan  tubiere beneficio u ottra capellania que me benda para otra parte tenga obligazion de dezir por su persona  o por ottro sazerdote estas dichas misas ttodos los dias de domingos y fiestas de San Marcos y San Lucas arriba dichos y no cumple con quererlas dezir en ottros dias porque effectivamente an de ser dichos dias festivos dichos y no cumple y en la dicha iglesia de San Miguel de Zalla y no en ottra parte ni tampoco se escusa a dicho capellan  el que tenga enfermedad u ottro impedimento para dejarlas de dezir o hazer que se digan por otro sazerdote en otro en su nonbre y el (…) de dicha capellania del dicho conzejo de Zalla o su sindico en su nonbre y qualquiera de ellos le para en pedir y hazer cunplir esta clausula y obligar a  dicho capellan (…) y hazitandolo por la renta de los dichos vienes y si asi no lo hiziere baque esta capellania y enttre ottro en ella qual fuere nonbrado como arriba refiere para que las voluntad de los dichos fundadores es que esta (…) se diga por los dias solamente como dicho es a la dicha su intencion y propagacion necesidad que el lugar ttiene de ello por la falta de sazerdotes que ay en la dicha iglesia de San Miguel de Zalla y para que se ebiten muchos pecados e incombenientes que ubieren o puedan haver por la mucha vezindad del pueblo a que aun tiempo no puedan acudir a dezir misa a dicha iglesia todos.

         Itten que el dicho capellan que es o por tiempo fuere de la dicha capellania a quien dijere las misas aia de vivir y viva en la dicha casa de Gobeo arriba dicha pena de que baque la dicha capellania y enttre ottra en ella es que tiene nonbrado como antes ba dicho.

         Itten que si acaeziese que el quien tubiere de ser capellan  de dicha capellania fuese menor de hedad gozase (…) en este caso el tiempo que ttardare de ordenarse de sazerdote o hubiere vacante el procurador de esta de ellas haya de dezir las dichas misas por quenta de la renta de los dichos vienes e para ello le cobren del mexor pasado de ellos y para quenta la dicha limosna, y si el cabildo de la dicha iglesia de San Miguel las quisiere dezir las diga y (…) quatro reales  por cada misa en el tiempo de la dicha bacante a falta de medir y con esto pidan y suplican al Ilustrisimo y Reverendisimo Arzobispo de Burgos y Señores Provisores de este su Arzobispado y demas a quien tocare la aprobacion desta capellania y su capellan según que ba e fueren nombrados se sirva de confirmar y aprobar esta fundacion y nombramiento echo en el derecho a quien de renta los que despues de el como ba dicho y le de por a cada uno  en su tiempo titulo y canonica (…) de dicha capellania y darles las posesion della (…) que las sirban y ejerzan en la forma y manera que ba dicho elijan de los dichos vienes sobre que se funda en es personales para que siempre que de forma y perpetua y en la dicha forma derechos de mi parte se acordaron y obligaron sus personas y vienes havidos y por haver de lo pagar y haver firme como ba declarado  sin faltar cosa alguna porque a ellos les guardan vien como (…) y renta bastantes de que se alimentar y esta escritura (…) siendo presentes por testigos Balentin de Terreros carpintero vezino de Santa Cruz de Arzentales y Diego de Zerezeda y Juan de Rebollar vezinos de dicho conzexo de Zalla, Bachiller Pedro Ortiz de Gobeo Bachiller de Terreros. Ante mi Pedro Martinez de Avellaneda (…) año de 1647.

         (f. 14v.) En la Puente de Ibarra a 9 de Noviembre de 1765 José Fernandez de Maruri, apoderado de José de Villaurrutia Salcedo, y Manuel de Urioste, apoderado de Juan Antonio de San Cristóbal Sarachaga, capellán de la misa de alba, en el inventario de bienes a muerte de José de Villa Salcedo  y de Feliciana de Salcedo en 1748 de los bienes raices muebles y papeles tocantes a la Casa Torre de Bolumburu, el Teniente de las Encartaciones sobre la pertenencia de diez semanas del molino de Gobeo da por bien probada la intención del capellán Juan Antonio de San Cristóbal, por lo que declara por cierto la pertenencia de las diez semanas del molino de Gobeo a dicha capellania, y condena a José de Villaurrutia pague las rentas vencidas desde la contestación de este pleito y que se vencieron respecto de la escritura de arriendo que hubiere en el referido molino de Gobeo de la parte de las diez semanas. Pronunciado el 27 de Marzo de 1767.

            José de Villaurrutia apeló al Juez Mayor de Vizcaya quien confirma la sentencia del Teniente General de las Encartaciones en grado de apelación y de súplica y revista.